The news is by your side.

20 indicadores donde el pequeño Taiwán deja en ridículo a la ‘‘gran’’ China

Menores niveles de deuda pública y pobreza junto a mayores niveles de productividad, riqueza, esperanza de vida, competitividad, preparación tecnológica y libertades en Taiwán son factores decisivos que hacen ver a la belicista China como un «gigante» con pies de barro.

0

Ser un país pequeño no impide lograr cosas grandes: Liechtenstein es el sexto país más pequeño del mundo, pero es el más rico. Su nivel de riqueza por habitante es de 180.366 dólares, hito que no es alcanzado por ningún otro país —ni siquiera las llamadas potencias—. Aquí, en este pequeño país escondido entre los Alpes, el salario medio es de 6.436 dólares mensuales y la pobreza es inexistente. Tienen lo que se conoce como pleno empleo: el desempleo ronda el 2.6% de la fuerza laboral, atrayendo trabajadores suizos que laboran en la frontera. Como es común y siendo algo lamentable, los éxitos que alcanzan estos países no son tenidos en cuenta. Todos se fijan en qué hacen los países grandes como si los pequeños no valieran. Bajo esta premisa, busco honrar a una perla que no está escondida pero que casi nadie mira: Taiwán.

Los organismos internacionales consideran (especialmente por cuestiones de diplomacia) a Taiwán como una provincia de China. Afortunadamente, brindan su contabilidad de forma apartada al vasto territorio asiático que aglutina en un solo país casi el 20% de la población del mundo. No digamos ya cómo ven los aliados de China a Taiwán, desprestigiándola, humillándola y tildándole como una «provincia rebelde» que le pertenece al gigante asiático. Esto no es así: los individuos que conforman una comunidad asentada no son propiedad política de nadie, veamos qué pasó con los uigures. Además, Taiwán tiene una identidad propia (solo el 4% de la población se identifica como china), sus propias instituciones y muchas razones para no ser parte de China. ¿Cuáles son estas razones? Son, en un sentido casi poético, sus propias diferencias con China en aspectos sociales y económicos que la hacen superior con creces.

¿Cuáles son las diferencias entre China y Taiwán?

Previo a exponer en qué cosas, cómo y por cuanto supera Taiwán a China, debemos conocer las principales diferencias entre ellas. El país que conocemos como Taiwán se denomina oficialmente República de China y es un territorio insular de 35.980 kilómetros cuadrados ubicado en el Sudeste Asiático. Taiwán es una isla en la que se refugió el gobierno exiliado del Kuomintang (partido nacionalista chino) y los desplazados por la Guerra Civil China. Cuando los nacionalistas perdieron el control de la China continental al término de la Guerra Civil en 1949, huyeron a la isla de Taiwán e instalaron un nuevo gobierno allí. A partir de ese momento, la élite política nacionalista de corte autoritario instauró una ley marcial que duró hasta 1987. China no tiene control efectivo sobre el territorio a pesar de hacer continuas incursiones militares sobre él.

mapa china taiwan
Por superficie terrestre, Taiwán es 266 veces más pequeño que China, pero no es parte del «gigante asiático». Foto: VOA

Taiwán, pese a que no tiene un ejército tan poderoso como el chino, aprovecha sus recursos balísticos, el apoyo de los Estados Unidos, las tensiones de China con otros países de la región como Malasia y Filipinas y que es la °16va  potencia armamentística global para rechazarlo. ¿China tiene acaso control institucional sobre Taiwán? Pues no, Taiwán tiene una república semipresidencialista, pluripartidista, respeta los derechos civiles y tiene procesos electorales tan confiables como los de Suecia, Alemania o Canadá. No me lo invento, son datos que provee el Democracy Index de la Unidad de Inteligencia de The Economist y si no fuera por la baja participación ciudadana, Taiwán tendría una de las mejores democracias del mundo. China es el territorio de 9.596.960 km² donde se eliminan culturas, la censura abunda, se depredan las libertades y solo un partido tiene voz. Sin más preámbulos, empezamos.

Diferencia abismal en la riqueza por habitante

Taiwán integra, junto con Japón, Singapur y Corea del Sur, el grupo de países conocido como los «Tigres Asiáticos» y su lugar allí no es trivial. Su posición se vale de, al igual que todos los países que reciben el apodo, un poderoso crecimiento económico impulsado por la creación de riqueza. Para evaluar este aspecto de la economía del pequeño país asiático, veremos el clásico indicador de PIB per cápita. Teniendo en cuenta que las diferencias de precios entre países y la devaluación, el indicador se expresa en dólares internacionales a precios de 2011. Como dato inicial sobre este pequeño pero increíble país, veremos que Taiwán es más rico por habitante que Japón y Corea del Sur. El PIB per cápita en Taiwán es de 44.664 dólares; 15.48% mayor que el de Japón, 17.75% mayor que el de Corea del Sur y 340% mayor que el de China.

pib per capita tigres asiaticos china
PIB per cápita en dólares internacionales de 2011 (ajustados a la inflación y diferencias de precios). Fuente: Ourworldindata, Maddison Project Database

China, en comparación con la pequeña isla, luce como un país miserable. Su nivel de riqueza por habitante no llega ni a un tercio del de Taiwán. Por su parte, la isla se acerca a sus vecinos más ricos de la región, Hong Kong y Singapur. Taiwán tiene 12.4% menos riqueza por habitante que Hong Kong y respecto de Singapur la brecha se amplía hasta el 34.7%. Además, tiene la dicha de ser el segundo país que más ha crecido económicamente en la región desde 1950 después de Corea del Sur. Desde esa fecha —que coincide con la formalización de la secesión— el pequeño país creció el doble que su vecino norteño, diciéndonos mucho de ambos. ¿Eso es el único dato que muestra la enorme superioridad de Taiwán? No.

Trabajadores e industrias mucho más productivas

Tener altos niveles de productividad es algo bueno. Primero, si produces más en menos tiempo puedes reducir las horas de trabajo, presionando menos la fuerza laboral sin perder producción. Segundo, como hemos anotado en otras publicaciones y como muestran diversos estudios, la productividad y las remuneraciones van de la mano; crecen juntos. La teoría económica marca que los trabajadores más productivos con capacidades para emplear adecuadamente los bienes de capital son atractivos para la inversión. Eso quiere decir que más productividad genera ofertas de capital, que es igual a demanda de trabajo, lo que revaloriza la mano de obra. Tercero, no puedes financiar subidas salariales sin mayor productividad porque genera mayores costos laborales, poniendo los despidos como una opción atractiva. ¿Taiwán goza de ser un país altamente productivo, en especial comparándolo con China? Basados en la evidencia, sí.

productividad hora trabajada paises asiaticos
Productividad laboral por hora trabajada en dólares internacionales de 2011 (ajustados a la inflación y diferencias de precios). Fuente: Ourworldindata, Penn World Tables 9.1

En su región, Taiwán tiene la segunda productividad más alta después de Singapur, generando e 43.47 US$ de valor por hora. Singapur, que lidera el Sudeste Asiático, tiene una productividad de 48.25 US$ por hora, con una brecha relativamente baja respecto de Taiwán. Como Taiwán es el segundo país más aventajado en productividad, eso significa que supera a Japón, Hong Kong, Corea del Sur y China. En concreto la productividad es 0.27% superior a la de Japón, 22.97% más alta que la de Hong Kong y 27.6% mayor frente a Corea del Sur. ¿Qué hay con China? Pues este «gigante» se queda en pañales: apenas produce 10.68 US$ por hora, cuatro veces menos que Taiwán. Sabemos ya que la isla no solo es un lugar mucho más rico: es mucho más productivo que lo que China podría desear.

Competitividad rampante y fortaleza económica

Escalando a indicadores más avanzados, usaremos en esta sección el Índice de Competitividad Global (GCI), un indicador creado por el economista suizo Klaus Schwab. Resumiendo su funcionalidad, el GCI nos sirve para evaluar la calidad y el estado de los factores que determinan los niveles de productividad. Según su propia metodología, un país más competitivo es capaz, en el mediano plazo, de asegurar una mejor calidad de vida a las personas que viven en él. Los países que son más productivos aprovechan mejor sus recursos y los más competitivos son con frecuencia (80% de los casos) los más ricos del mundo. Y es que la competitividad mide la calidad de las instituciones, el estatus del capital humano, la eficiencia de los mercados, las actitudes empresariales, el avance tecnológico y otros indicadores que inciden en el desarrollo.

competitividad economica datos mundo europa asia
Competitividad económica de Taiwán, China y países seleccionados de Asia, Oceanía y Europa, puntaje del 1 al 100. Fuente: Foro Económico Mundial

Generalmente, los países competitivos no solo son más ricos: los habitantes de países más competitivos tardan menos tiempo en salir de la pobreza. Además, estudios que evalúan la utilidad del índice encuentran que los países más competitivos tienen economías más fuertes, en el sentido de resistentes. Incluso entre países con el mismo nivel de riqueza, cuando hay una crisis el país más competitivo del grupo tendrá una menor contracción económica. Entonces, el GCI nos da una ventana para ver qué tan apta es una economía al momento de brindar prosperidad, resistir caídas y generar inversiones productivas. ¿Es Taiwán un país competitivo? Juzga tú: supera a Corea del Sur, Canadá, Francia, Australia, Dinamarca y Alemania. Globalmente es el decimosegundo país más competitivo y supera a China especialmente en mercado laboral (23.72%), innovación (23.07%), sistema financiero (17%) y dinamismo empresarial (10.6%).

Responsabilidad fiscal

Otro punto interesante sobre Taiwán es que su loable desarrollo no necesitó de endeudamiento masivo a diferencia de China. Analizando la evolución de la deuda de ambos países se hace evidente que el ascenso de este pequeño país es más orgánico y económicamente sostenible. Esto ocurre incluso si comparamos a Taiwán con otros países del ASEAN-5 como Singapur o Hong Kong, que tienen niveles de endeudamiento más altos.

Primero que todo, la evolución de la deuda gubernamental de China desde 2010 hasta finales de 2020 fue tan brutal que se cuadruplicó. Los datos del FMI indican que para el 2010 la deuda era del 33.9% del PIB, unos 2,045 billones de dólares, pero en 2020 la deuda ascendió al 66.8% del PIB. En el cierre fiscal anterior, la deuda china ascendió a 9,834 billones de dólares, monto 43.65 veces superior al de Taiwán.

Y es que la deuda de Taiwán actualmente es de solo 225,28 mil millones de dólares estadounidenses (33.67% del PIB), una suma más moderada. Ahora, claramente está el detalle de que la economía taiwanesa es mucho más pequeña y, por tanto, no «necesita» una inyección de recursos tan grande. Esto no está a discusión, pero el argumento no justifica ni quita que China se endeuda mucho más rápida e incontrolablemente.

deuda publica total paises asiaticos
Evolución de la deuda pública real desde 2010 hasta la actualidad, Taiwán, China, Sudeste Asiático. Fuente: FMI

Porque sí, el endeudamiento del gigante asiático va tan rápido que su capacidad de saldar sus deudas se diluye al mismo paso. Anoto que el índice muestra una evolución de la deuda gubernamental de China, Taiwán, el ASEAN-5 y el Sudeste Asiático en la última década. El crecimiento pertenece a la deuda total bruta (interna + externa) tomada por el Estado expresada en dólares estadounidenses ajustados a la inflación.

China vs. Taiwán: ¿A quién le pesa más la deuda?

Al adentrarnos en estos temas, es normal que veamos valores reflejados en tasas, relaciones o índices para que los números tomen sentido. El PIB total, por ejemplo, solo sirve para medir qué tan grande es una economía y el tamaño de sus mercados, pero no funciona para evaluar la prosperidad. La riqueza de una sociedad, en este caso, se mide con el PIB per cápita para estimar la renta media. Ahora, al hablar de deuda, tenemos un indicador que sirve para saber si un país está muy endeudado: el ratio de deuda/PIB. Un país puede tener una deuda de 9,834 billones (como China) pero si su economía produce 983,4 billones basta que extraiga el 1% para saldarla. Cuando queremos saber si una deuda es mucha o poca para un país, evaluamos su capacidad de pago comparando la deuda con los recursos disponibles.

datos deuda publica china taiwan peso pib reservas
Deuda pública como porcentaje de las reservas internacionales y del PIB, indicadores de solvencia. Fuente: FMI, Banco Mundial, Consejo Mundial del Oro, FRED

¿Cuál sería el veredicto si valoramos la responsabilidad fiscal por la capacidad de pago? Bueno, Taiwán le vuelve a ganar a China tanto si relacionamos la deuda con las reservas internacionales como con el producto interno bruto. Nuestro protagonista puede pagar su deuda con el 41.63% de las reservas totales del Banco Central y con el 33.66% del PIB (presión promedio = 37.65%). China —muy distante de tener esa capacidad de pago— debe multiplicar sus reservas por tres y usar 2/3 del PIB para alcanzar el mismo resultado. Dicho de otro modo, Taiwán puede pagar su deuda utilizando siete veces menos reservas y dos veces menos PIB que China. Ante esta realidad, el pequeño país tiene una solvencia más alta debido a la menor presión de sus pasivos.

Taiwán ganó la carrera para erradicar la pobreza

Viéndolo en retrospectiva, Taiwán tiene las condiciones, las capacidades, la fortaleza y el desarrollo suficiente para erradicar la pobreza de su población. También sé que hay mucha gente que sólo dice ‘‘si, todo es teoría, todo es bla bla pero eso no se traduce a la realidad de la población’’. Aunque este comentario es un prejuicio rápido que no entiende que se ha explicado hasta ahora, sigue siendo valioso explicar cómo la competitividad, la riqueza y la productividad impactan en la población. Vamos con los datos: Taiwán erradicó la pobreza extrema (gente que vive con menos de 1.90 US$ al día) en 1981, hace 40 años. La pobreza absoluta, que afecta a la gente que tiene un umbral de ingresos inferior a los 10 dólares diarios, se erradicó en el 2000.

estadisticas pobreza china taiwan
Porcentaje de pobreza en Taiwán y China por umbral internacional (desde menos de 1.90 dólares hasta menos de 10 dólares). Fuente: Ourworldindata, Banco Mundial

Cuando Taiwán tenía 0% de pobreza extrema, China apenas obraba un viraje comercial y una apertura impulsada más que todo por la desesperación. El fracaso de la planificación central y el agrarismo comunista de Mao Zeodong dejaron para 1981 una tasa de pobreza extrema del 88.09%. Mientras Taiwán erradicaba definitivamente la pobreza, China tenía una tasa de pobreza extrema del 36.49%; apenas 3.2% vivía con más de 10 US$ diarios. Desde el principio Taiwán hizo las cosas bien, pero China tuvo que fracasar para darse cuenta que aun teniendo poco capitalismo podía hacer milagros. Aunque el gobierno chino se jactó de eliminar la pobreza extrema, ciertamente su objeto de bullying lo hizo mucho antes —y no presume de ello—. Algunos economistas, como Daniel Lacalle, incluso afirman que este hito es inválido porque el gobierno chino manipula precios para alterar los resultados.

Desarrollo tecnológico e innovación

Puede ser que ya lo visto hasta el momento baste para concluir que Taiwán tiene una superioridad considerable sobre China: productividad, riqueza, competitividad, nula pobreza… ¿Cuáles otras cosas podemos resaltar para hacer aún más evidente que no hay nada que envidiarle a China? Las que veremos en este punto del artículo tratan la ventaja que Taiwán le saca a China en los principales indicadores tecnológicos y de innovación. Como fuente de datos usaremos el Reporte de Competitividad Global 2017 – 2018 para medir la disponibilidad de tecnología, el empleo de tecnologías por parte de las empresas —también conocido como absorción tecnológica—, la capacidad de innovación y la calidad de los institutos de investigación. En lo que respecta a la innovación práctica disponemos del indicador de patentes aplicadas por millón de habitantes, del Reporte de Competitividad Global 2019.

estadisticas innovacion desarrollo tecnologico taiwan china asia
Indicadores tecnológicos varios (China, Taiwán) y aplicación de patentes por millón de habitantes (países seleccionados). Fuente: Foro Económico Mundial, OCDE

Aquí veremos dos cosas interesantes. En primer lugar, Taiwán tiene más disponibilidad de nuevas tecnologías, capacidad de innovación absorción tecnológica y calidad científica que China. Las diferencias son del 24.4%, 13.33%, 13.04% y 10.86% respectivamente con los puntajes medidos del 1 al 7. En segundo lugar y para más éxtasis, Taiwán es el tercer país  del mundo que más inventos aplica solo detrás de Japón y Corea del Sur. La cantidad asciende a 461.15 patentes por millón de habitantes, 32 veces más que China —quien apenas supera las 14.46 patentes por millón—. Eso demuestra que Taiwán capta mejor que China las aptitudes creativas de su población para generar nuevas invenciones. Ya explicamos antes que Taiwán es uno de los pocos países del globo que fabrica microchips, pero hay otras formas de medir el avance.

La población de Taiwán está mucho más digitalizada

Si queremos ver qué tanta inserción tecnológica tiene una sociedad, podemos evaluar su adopción de tecnologías de la información y la comunicación (ICT). Las ICT permiten a los individuos recabar y transmitir más información, más rápido, a más personas con un menores costos. Su rol destacado es el de masificar y mejorar la generación de conocimiento, pero también desarrollar redes internacionales de mercadeo. Los tipos de archivos que podemos enviar o recibir, su peso, con quiénes nos podemos comunicar, las modalidades de envío, cuántas personas pueden ser y la velocidad cambian dependiendo del estado de estas tecnologías. Tener más información, más barata y en menos tiempo es vital para mejorar la toma de decisiones mostrándonos más opciones, ahorrando tiempo y reduciendo costes. Una vida sin ICT es una vida sin Internet, Google, Dropbox y Amazon.

ancho banda velocidad internet conectividad asia
Ancho de banda por usuario en países seleccionados en kilobytes por segundo e indicadores de conectividad. Fuente: Foro Económico Mundial, ITU

La adopción de las ICT tiene un impacto económico considerable. La penetración de banda ancha produce incrementos del PIB per cápita (0.9% al 1.5%) y el uso del Internet puede incrementar el comercio en 3.9% y la riqueza por habitante en 2.89%. El efecto de estas tecnologías es tal que un aumento del 10% en el número de suscripciones telefónicas eleva el PIB per cápita hasta 3.96%. Primero que todo, Taiwán tiene la sexta disponibilidad de banda ancha per cápita más alta del mundo: 717.6 kbps, 49 veces más alta que la de China. Además, el 92.8% de la población tiene acceso a Internet (frente al 54.3% de China), gozando de 16.35% más suscripciones a líneas móviles con Internet. China solo mantiene ventaja en la densidad de suscripciones a banda ancha fija… Costándole una velocidad promedio inferior a la de Venezuela.

Productos más complejos, con mayor valor y más diversos

Taiwán, a diferencia de China, tiene una economía que involucra actividades sumamente intensivas en conocimiento y tecnología: una economía compleja. Como se anotó en otras ocasiones, la isla es uno de los pocos países del mundo que produce microchips, pero va un paso más allá. Este país no solo los produce, sino que los circuitos integrados son su principal producto de exportación (32.5% del total). A esta categoría le siguen las piezas de equipo de oficina (4.06%), computadoras (2.53%), petróleo refinado (2.51%) y pantallas LCD (1.93%). El hecho de producir bienes intensivos en conocimiento hace a la economía taiwanesa la segunda más compleja del mundo después de la japonesa, hecho poco conocido. Tanto es así que la economía de Taiwán es el doble de compleja que la china, mostrando que la prevalencia de conocimientos productivos en su sociedad es mayor.

top paises complejidad economica exportaciones tecnologia calidad
Tabla de complejidad económica (diversidad industrial e intensidad tecnológica en los productos). Fuente: OEC

Ahora, una economía compleja no solo implica más conocimientos productivos. Para que una economía sea compleja su canasta de exportación debe ser diversa y abarcar productos sofisticados. Los países con economías más complejas tienden a producir bienes tecnológicamente avanzados, generando mayor valor agregado. Si el índice de competitividad económica (GCI) mide el estado de los factores que determinan los niveles de productividad, el índice de complejidad económica (ECI) evalúa las capacidades productivas. Los países más complejos económicamente hablando suelen ser los más ricos, y cuando un país complejo no es rico, crece más rápido. Ello ocurre porque los países con más capacidades productivas tienen más potencial por explotar, pero necesitan tiempo (nuestro protagonista ya lo hizo). Entonces, ¿Taiwán tiene una estructura de producción superior a la de China que le permite ofrecer mejores cosas al mundo? La respuesta es sí.

La esperanza de vida en Taiwán es de calidad nórdica

Un indicador proxy que nos puede decir mucho sobre la calidad de vida en un país es cuánto viven sus ciudadanos, esto es su esperanza de vida. La posibilidad de vidas más largas se relaciona con menores tasas de mortalidad, mayor consumo de alimentos, acceso a agua potable y servicios sanitarios. Los países ricos suelen tener mayor esperanza de vida porque son capaces de financiar y desarrollar los factores que la elevan.  Son las sociedades más adineradas las que pueden pagar servicios de salud, más alimentos, viviendas e infraestructura de servicios (transporte, agua, electricidad). Sin embargo aunque si bien la esperanza de vida se relaciona fuertemente con los ingresos, el vínculo se debilita a medida que aumentan. Otros factores vinculados directamente con la salud y el acceso a servicios básicos (como los mencionados arriba) son más determinantes.

esperanza vida taiwan china paises desarrollados
Esperanza de vida (años) en países seleccionados. Fuentes: Ourworldindata, Clio Infra, ONU

Tener mayores rentas por habitante es una condición básica necesaria, pero no suficiente ni tampoco es la más influyente. Un 10% más de gasto en servicios de salud por habitante (no sectorizado) se relacionan con una ganancia de 3.5 meses de vida por año y la adopción de estilos de vida más saludables se asocian con 2.6 meses de vida más, mientras que un incremento del 10% en el PIB per cápita aumenta la esperanza de vida 2.2 meses. Ante esta diatriba, ¿Taiwán forma parte de esos países que aprovechó su crecimiento económico para mejorar su calidad de vida? Efectivamente. Taiwán tiene una esperanza de vida de 80.5 años, similar a la de Dinamarca (80.9 años) pero superior a la de USA (78.9 años). Un taiwanés promedio vive 3.6 años más que un chino, el cual no espera vivir más de 76.9 años.

Más electrificación, más certidumbre, más normalidad

La esperanza de vida es totalmente interpretable como un reflejo de mejores condiciones de vida en un determinado país, funcionando como un proxy de la situación salud. Es más, este indicador conforma —junto con los años de escolaridad y la riqueza por habitante— el conocido Índice de Desarrollo Humano. Justamente el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano especifica que la esperanza de vida actúa como un dato que representa la salud. Ahora, si bien la esperanza de vida se entiende como mejor salud (porque sin mejor salud es difícil que vivas más) y a su vez tener mejor salud es tener mejor calidad de vida, hay algo más que podemos revisar. Vivir sin electricidad es un infierno. Ni información, ni refrigeración, ni servicios básicos, ni alumbrado de ningún tipo, ni puntos de venta, ni controladores industriales… Algo así como Venezuela el año pasado.

consumo electrico per capita paises desarrollados
Consumo eléctrico per cápita en kilovatios por hora en países seleccionados. Fuente: Ourworldindata, BP

Prácticamente todas las tecnologías y servicios de los que disponemos, desde celulares pasando por respiradores, ventilación, alumbrado, Internet, televisión, plataformas de pago, mensajería, congeladores, neveras, monitoreo de seguridad y más cosas de las que te puedes imaginar funcionan con electricidad. Solo imagina que tu país produjera tan poca electricidad que solo pudieras acceder a ella por seis horas diarias, o que permanecieras días sin ella. Bueno, esto ya está pasando en China cuya producción energética no cubre la demanda (especialmente en invierno), limitando el uso industrial de la electricidad. Taiwán afortunadamente no tiene que preocuparse de que a sus habitantes o empresas les falte energía: el consumo de electricidad por habitante es de 11091 kilowatts per cápita. En este sentido sobrepasa en un 109% a China, cuyo habitante promedio apenas consume 6297 kilowatts, estando más restringido y vulnerable.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.