The news is by your side.

La abundancia de recursos naturales se sextuplicó en los últimos 40 años

Por el contrario de lo que pregona el alarmismo medioambiental, actualmente se necesita trabajar 75.2% menos que en 1980 para adquirir recursos naturales dada su disponibilidad cada vez mayor.

0

¿Cómo nos podemos aproximar al conocimiento exacto de la abundancia o escasez de un bien? Desde que Carl Menger publicó sus «Principios de Economía Política» en 1871 entendemos que el precio de mercado es, por antonomasia, el reflejo de su situación. A medida que un recurso es más escaso, tenderemos a apreciarlo más porque hay menos unidades de él para satisfacer nuestras (probablemente infinitas) necesidades. Y a la inversa: si el recurso es más abundante, tenderemos a depreciarlo porque su utilidad se reduce a medida que se vuelve excedente. Un ejemplo que Menger coloca para demostrar que nuestra valoración sobre los recursos depende de su escasez y el contexto es que, en el desierto, nosotros valoraremos más un litro de agua que una libra de oro. Los recursos naturales no escapan a esta dinámica de valoración marginal y reactiva a la escasez.

abundancia recursos naturales estadisticas
Índice de Abundancia Simon (que mide la disponibilidad de recursos naturales), comportamiento entre 1980 y 2020. Fuente: The Simon Project

Al igual que los demás tipos de bienes (consumo, intermedios, capital, instrumentos), los recursos naturales se sujetan a la valoración humana. A su vez, la valoración de equilibrio producto de los múltiples intercambios entre humanos se traduce en precios de mercado. Aprovechando el potencial que tienen los precios para mostrarnos la disponibilidad de los bienes, el internacionalista Marian L. Tupy y el economista Gale Pooley crearon el Índice de Abundancia Simon usando los precios de 50 bienes primarios (commodities), el ingreso medio global y la población para medir qué tan accesibles son los recursos naturales para nosotros hoy en día. Sus resultados son muy distintos a los propagados por reconocidísimos alarmistas medioambientales. En concreto, la abundancia de recursos naturales se incrementó 608.4% entre 1980 y 2020, y ahora tenemos que trabajar mucho menos para adquirirlos.

Recursos naturales: infinitamente más accesibles hoy día

Creo que en este momento te estés preguntando cómo se mide la abundancia de los bienes, y es relativamente simple. Primero que todo, los precios de los bienes primarios nos informan su escasez, y el ingreso medio por hora refleja nuestro poder adquisitivo. Una vez tenemos ambas cosas, se compara el precio de los recursos naturales con el poder adquisitivo, para saber cuánto podemos comprar… O en otros términos, evaluamos su accesibilidad.

La relación entre el ingreso medio global y el precio de los recursos naturales se conceptualiza como el precio temporal. Aunque parece un término rimbombante, simplemente se refiere a qué tanto tenemos que trabajar para comprar una canasta de bienes primarios. De acuerdo al Índice de Abundancia Simon 2020, hoy día se tiene que trabajar un 75.2% menos para adquirir recursos naturales que hace 40 años.

accesibilidad commodities datos
Histograma que muestra la disminución en el tiempo que debemos trabajar para comprar recursos naturales, por commodity. Fuente: Human Progress

Lo anterior implica que con el mismo tiempo que necesitábamos para comprar una canasta de recursos naturales en 1980 ahora podemos comprar 4. Consecuentemente, los recursos naturales son más accesibles y, por tanto, más abundantes. Esto cambia dependiendo del bien específico, porque algunos se abaratan más que otros. Por ejemplo, comprar azúcar hoy cuesta 86.2% menos trabajo que en 1980, reflejando que su disponibilidad es mucho mayor.

El mineral de hierro, aunque también se abarató en comparación con nuestros ingresos medios, solo lo hizo un 24.4%, mucho menos que el azúcar. Hay otros 48 ejemplos de recursos naturales que muestran que, si bien tenemos que trabajar mucho menos para adquirirlos, no se abaratan de forma homogénea. Por ejemplo, los bienes analizados son el oro, níquel, paladio, pollo, gas natural, arroz, goma, soja, carbón, madera, lana, café o el trigo.

¿Cómo se relaciona la población con los precios?

Ambos economistas estiman que por cada 1% de incremento de la población mundial, el precio de los productos básicos cae 0.992%. Después de todo, el principal miedo con la escasez de recursos naturales es que no alcancen para todas las personas del planeta. Por tanto, la escasez de los recursos en este caso se compara con la población global, que en vez de disminuir sus existencias las aumenta. Si relacionamos cuánto incrementó la abundancia de bienes primarios para cada uno de nosotros (4.03 veces) con el aumento de la población global (1.758), la abundancia estimada en base a los precios, la capacidad para adquirirlos y la población que los consume se incrementó 7.08 veces entre 1980 y 2020. Abajo veremos cómo se compone la canasta (6% metales preciosos, 12% energía, 14% materiales, 20% metales y 48% alimentos).

composicion indice abundancia simon
Composición de la canasta de bienes primarios que evalúa el Índice de Abundancia Simon, por tipo de recurso.

Históricamente, la inspiración de este índice que nos concientiza sobre las mejoras en la accesibilidad para recursos naturales se encuentra en el nombre. Julian Simon fue un economista de la Universidad de Maryland que se opuso a la creencia de que depredamos la tierra. Para Simon más personas son más problemas a corto plazo, ‘‘pero al mismo tiempo habrá más gente para resolver estos problemas y dejarnos con la ventaja de costos más bajos y menos escasez a largo plazo’’ por lo que, desde su perspectiva, el recurso definitivo de nuestras economías son las personas. Su convicción fue tal que apostó con Paul Ehrlich (biólogo autor de «La Bomba P») que los precios reales de los metales disminuirían en una década… Y cayeron 56.2%, ganándole a Ehrlich y abriendo paso al origen teórico del índice que lleva su nombre.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.