The news is by your side.

Carta a los libertarios iberoamericanos

El equipo de la Asociación iberoamericana de estudiantes y profesionales por la libertad extiende un llamado a todos los libertarios.

Nos encontramos en un alto punto de coyuntura en nuestra historia. Los ciudadanos conforme pasa el tiempo se encuentran más insatisfechos con la labor que ejecutan los Estados y se dan cuenta que éstos carecen de muchas capacidades para darle solución a los problemas que nos aquejan. Guste a quien guste, y pese a quien pese; el Estado tiende a ser inefectivo si los ciudadanos no participan desde una vigilancia constante de los proyectos, programas y planes del gobierno. No obstante, simultáneamente, muchos iberoamericanos que quieren combatir la corrupción en la cual están inmersas nuestras naciones, son los mismos que consideran que el Estado debe continuar manteniendo bajo control muchos de los servicios que satisfacen algunas de nuestras necesidades como seres humanos.
[AdParrafo1]
Los libertarios tenemos una oportunidad de oro, pero para potenciarla debemos reconocer y admitir que las estrategias que hemos implementado hasta la actualidad no están a la altura de las necesidades reales de nuestras naciones. Esto debido a que nos hemos vuelto muy buenos debatiendo en medios masivos de comunicación, redes sociales y elaborando artículos. Aún así, no hemos logrado que las ideas de libertad tengan mayor accesibilidad a la persona del común. En lugar de ser considerados por la opinión pública como un clan arrogante, frenético, vehemente, y con tintes de cinismo y crítica elevada, tenemos que ser un movimiento que se extienda y haga desear a otros individuos ser libertarios. Aclaramos con esto, que en lo absoluto buscamos caer en la trampa del populismo y lo dicho políticamente correcto. No, no se trata de eso, se trata de procurar ser mucho más retóricos y encantadores, incluso compasivos.

Para nadie es un secreto que tenemos el derecho de reconocer que el Estado de bienestar es un mecanismo completamente adverso para favorecer a quienes luchan por sostener a sus familias y empresas. Sabemos que no hay cosas gratis, que de algún lado deben salir como se ha repetido hasta el cansancio. En el evento tal de no estar de acuerdo con las personas que conocemos, en lugar de llamarlos “borregos adoctrinados” o “idiotas útiles”, comprendamos por qué piensan así y hagamos un esfuerzo sincero para ir al fondo de la situación y entender verdaderamente el origen de su punto de vista antes de avanzar en nuestra posición sobre los temas que se estén tratando.

También para ninguno de nosotros es un secreto que ser libertario implica tiempo, estudio, análisis, crear destrezas para cuestionar a nuestro entorno y cuestionarnos a nosotros mismos, entre otros. Ser libertario requiere ser significativamente inteligente, pero se requiere mucha más inteligencia comprender y generar empatía con las personas, porque así es que se contribuye a que nuestras ideas puedan trascender en diversos escenarios. Debemos hacernos conocer como el movimiento civil y político que escucha a las personas y trata de ponerse en sus zapatos, y no como el que se hace a la labor de atacarlos y ridiculizarlos. Recordemos que quienes tienen realmente ese propósito y son hienas hambrientas de poder y de saciarse con los restos mortales de los ciudadanos, son los dirigentes de izquierda, no nosotros. Nosotros buscamos que otros entiendan que las ideas de la libertad, más que una manera de hacer política y generar transformaciones serias y plausibles, son un estilo de vida.

MÁS ARTÍCULOS
Colombia bajaría impuestos del 70 al 50% gracias a la reforma tributaria

Basta ya de ese libertarismo desafiante. Necesitamos un libertarismo que desarrolle la habilidad para poner sobre la mesa todas las visiones, y que entienda además las razones por las cuales una persona ha llegado hasta ese punto. Debemos tender puentes en lugar de crear enemigos, lo que contribuirá a que otras personas se entusiasmen por ser libertarios, a aprender de la literatura que nos trajo hasta acá y aprender a apropiarse correcta y continuamente de los conocimientos de aquellos padres y precursores de nuestra causa; en lugar de caer en sempiternas discusiones todo el tiempo con todos, y en ocasiones, entre nosotros mismos. Sugerimos que cuando discrepamos con otro compañero libertario, las diferencias sean resueltas a puerta cerrada y evitando tomarnos las sugerencias y observaciones del otro como un ataque a nuestra individualidad, puesto que lo que se atacan son las ideas, no las personas. Debemos colaborar a las personas a entender la teoría libertaria por sí mismas. Debemos promover un libertarismo accesible y factible.

Claramente no existe una manera cómoda en nuestra lucha contra la forma en la cual se encuentran actualmente concebidos los órganos de gobierno de nuestras naciones, pero con un cambio de actitud y direccionando nuestros sentimientos y emociones desde la lógica y la razón, lograremos que nuestras ideas entren en funcionamiento. Solamente tenemos que ser lo suficientemente esforzados y valientes como para admitir que un ajuste en nuestra estrategia, debe ser aplicado desde ya.
[AdsenseMitad]
A su vez, debemos hacerle entender a otros que nuestras naciones no pueden continuar hundiéndose como viene pasando desde tiempo atrás. Estamos en la labor de hacer que en nuestros países sean promovidos el emprendimiento y la innovación como principales fuentes de provisión y sustento de la sociedad y como motor para llegar al siglo XXI, y de crear conciencia sobre la evidencia de todos aquellos casos de éxitos en los que el respeto a la vida, la justicia, la libertad y la propiedad privada han traído consigo notables mejoras en la calidad de vida de los ciudadanos.

Nuestros países los sacamos adelante todos sin excepción, independientemente de nuestro sexo, raza, credo o comunidad de fe, gustos o preferencias, entre otras características que constituyen la singularidad e individualidad de un ser humano. Para lograrlo, debemos ser veedores constantes de la labor que ejecutan los dirigentes de turno, de manera que ellos sientan que ya no les resultará tan sencillo valerse del patrimonio público para así saldar los costos materiales e inmateriales de sus malas decisiones.

Nuestras veedurías deben instituirse formalmente, siempre en aras de que el objetivo es el desarrollo que enaltece el pragmatismo por encima de las buenas intenciones, proponiendo mejoras en caso que se produzcan errores o desviando lo inicialmente contemplado para corregir, y el amalgamiento como miembros de una nación; aunado al entendimiento que el otro jamás será igual a mí, pero aún así, merece ser tratado con la misma dignidad y respeto y legitimando la inexistencia de concesiones legales. La libertad es nuestro fin permanente, nunca debe yacer inmóvil.

Extendemos nuestra invitación a un nuevo modus operandi a todos los libertarios iberoamericanos.
Cordial Saludo.

MÁS ARTÍCULOS
Ready Player One nos da un modelo para reducir el tamaño del Estado

EQUIPO LOGÍSTICO ASOCIACIÓN IBEROAMERICANA DE ESTUDIANTES Y PROFESIONALES POR LA LIBERTAD – LIBEROAMÉRICA.

1 comentario
  1. Jane Doe dice

    Siempre me gustó pelear con los zurdos pero me di cuenta de que no es lo mas conveniente, cuando se hace desde el intento de trasmitir conocimientos en las redes sociales es mucho mejor hacerlo amablemente

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.