The news is by your side.

Carta abierta a un gobernante inmaduro

Texto políticamente correcto dirigido al peor error nacido de la política latinoamericana

0

Escribo desde el anonimato para evitar ser perseguido y convertirme en un preso político. Espero entienda las precauciones que tomo después de todo lo sucedido en el pasado con oponentes a su régimen.

Puede que tenga algunos seguidores fieles, bien armados y con el cerebro meticulosamente lavado por su fastuosa propaganda. Puede que tenga ejércitos mercenarios a su disposición, provistos de armamento de alta tecnología y una ceguera ideológica que solo les permita obedecer sin miramientos. No me importa, hoy quiero apelar a su razón y su entendimiento, no a la fuerza de sus masas (no le estoy diciendo gordito), ni al poder de sus lacayos (nosotros también podemos usar esta palabra señor).

Tómese un momento para revisar el estado del país y hágase un autoexamen (no es una prueba vehicular, señor) a conciencia. Pregúntese: ¿coño, será que la cagué?, ¿será que no debimos mandarles a lavar ese paltó a toda esa gente?, ¿será que dentro de los que me oponen hay personas con argumentos válidos que de ser escuchados podrían ayudar a recuperar el país? Hacerse este tipo de preguntas no es muestra de debilidad, es muestra de magnanimidad, una palabra que aunque dudo que usted conozca su significado, pienso que querrá ser asociada a ella.

[irp]

Si no puede (si no le da) arreglar la situación en la que nos ha metido, por favor deje de embarrar más sus pezuñas y hágase a un lado mientras otro se encarga. Puede incluso probar con alguien de su propio partido a ver si las cosas mejoran, eso si, por favor elija bien y no nos ponga a nadie ni muy calvo ni con demasiado cabello, mire que lo que queremos es arreglar las cosas y no radicalizar sus monumentales cagadas.

Más allá de buscar que usted nos resuelva los problemas, lo que muchos queremos es que nos deje resolver nuestros problemas sin el uso de la fuerza. A través de la mediación de individuos libres en un mercado competitivo y abierto. Las barbaries que pueden ocurrir si nos deja libres son mucho menos dañinas que el desastre que ha generado su deseo y voluntad de poder totalitario.

Si lo que quiere es seguir siendo presidente dele, vaya con fe y siga siendo presidente todo lo que quiera, pero por favor quítese funciones y responsabilidades. Usted no quiere equivocarse más y nosotros no queremos seguir sufriendo por sus errores.

Espero que esta carta llegue de alguna forma a su despacho. No voy a decirle a nadie cómo hacer, yo no tengo que decirle a los pájaros que píen y los jardineros saben llevar abono al sitio donde se miran las flores. No pretendo ser el que despierte a sus hienas.

Sin más a que hacer referencia por los momentos, me despido.

Firma: Anónimo Graterol

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.