The news is by your side.

Cerca de 40.000 militantes kirchneristas controlarán precios en Argentina

Movimientos sociales y sindicatos kirchneristas desplegaron 40.000 miembros para fiscalizar precios en unos 1000 puntos de venta del Área Metropolitana de Buenos Aires y el interior. Advirtieron con boicotear al que no cumpla.

0

Pasó más de un año desde que Argentina retomó el programa Precios Cuidados como una iniciativa del gobierno de Alberto Fernández para contener la inflación. El principio de su gesta tomó un tono peculiar: al momento de ejecutarse, varios miembros del gabinete de ministros fueron a controlar precios. Al llamado de Santiago Cafiero, jefe de Gabinete que propuso hacer una recorrida por supermercados, acudieron el Ministro de Educación y la Ministra de Mujer. Para ese momento (mediados de Enero) pasó una semana desde que se retomó el programa y, en ese corto período de tiempo se añadieron 240 productos regulados más a los 70 del comienzo. Sin tener éxito en su contienda ya que los precios (especialmente los de productos cárnicos) siguen en aumento, parece que buscan nuevos métodos para controlar. Ahora, los movimientos sociales y sindicales kirchneristas ayudarán al gobierno a regular los precios.

El último intento del gobierno argentino para controlar los precios de venta al por mayor vino en forma de amenaza a las exportaciones. Respecto de los precios, Alberto Fernández dijo que ‘‘el Estado sólo tiene dos canales para resolver el problema. Subimos las retenciones o implementamos cupos para las exportaciones’’ arriesgando el tipo de cambio disminuyendo la oferta de dólares por falta de ventas al exterior. Pero ayer, en un evento con cobertura del medio TN y Telam, se estrenó una medida alternativa que durará dos meses como mínimo. Unos 20.000 militantes kirchneristas brindarán complicidad al control de precios en la Ciudad de Buenos Aires, y otros 20.000 lo harán en el interior. Esperan que la prevalencia de militantes sea tal que alcance una tasa de 30 a 40 «promotores» por cada local afectado por la regulación.

Kirchneristas y control de precios: Situación

Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social de Argentina, dice que el control de precios es una tarea bajo dirección de la Secretaría de Comercio. Pero reconoció que las organizaciones sociales y sindicales de corte kirchnerista colaboran en la fiscalización de los precios. ‘‘Lo que hacen las organizaciones sociales es colaborar, hacer relevamientos’’ dijo Arroyo ante la polémica del despliegue masivo de militantes que ahora fungen como fiscales. Entre los movimientos están Barrios de Pie, Movimiento Evita, Corriente Clasista y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular. Gildo Onorato, titular de la Federación de Cooperativas del Movimiento Evita, proclamó que van a ‘‘impulsar un boicot contra quienes no cumplan’’. A eso se le añaden multas y apercibimientos que actuarán como sanciones desde el Estado, impuestas después de que los colaboradores hagan las denuncias. Incluso hay riesgo de clausura: 22 locales fueron cerrados estos últimos cuatro días por incumplir.

carne grasosa argentina
Carne vacuna como esta se vende en Argentina como respuesta orgánica al control de precios. Cortesía: Clarín

Onotaro remarcó que los boicots se harían al mismo tiempo que escraches ante la población, denuncias las autoridades y exposiciones por redes sociales. La propuesta viene en formación desde que a finales de Enero, los sindicatos propusieron al gobierno su participación en el control de precios. Al mismo tiempo, se organizaron movilizaciones multitudinarias de organizaciones sociales oficialistas hacia distintos supermercados en Buenos Aires. Se espera que los 40.000 controladores de precios actúen todos los sábados durante dos meses como período de prueba, con un futuro incierto sobre la efectividad. Para evitar una escasez con los controles de precios y amortiguar sobrecostes, se vende carne grasosa en los mercados (lo que desató una fuerte controversia). A pesar de estas técnicas degenerativas de la calidad para cumplir con la cantidad y los daños conocidos de la distorsión de precios, el plan ya está en marcha.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.