The news is by your side.

Diez citas de Ayn Rand que hacen que los socialdemócratas parezcan idiotas

Libertad (f.): A no preguntar nada. A no esperar nada. Para no depender de nada.

citas rebelion de atlas

Muy lejos de las ideas de libertad están los socialdemócratas que apoyan el Estado de bienestar. Su idea de la libertad es la de la dependencia del gobierno. ¡Todo el poder para el Soviet! ¡Todo el poder en manos del Estado! ¡De cada uno según su capacidad, a cada uno según su necesidad! El grito de los socialistas y comunistas es el grito de la tiranía, el autoritarismo y la dictadura, como vemos en Venezuela y Corea del Norte. Todo se expresa mejor en la anterior cita sobre el significado de libertad para Rand.

Que cualquiera que crea que un alto nivel de vida es el logro de los sindicatos y los controles del gobierno se pregunte a sí mismo: si tuvieramos una «máquina del tiempo» y transportaramos a los jefes sindicales de Estados Unidos y los más tres millones de burócratas del gobierno, de vuelta Hasta el siglo X, ¿serían capaces de proporcionar al siervo medieval luz eléctrica, refrigeradores, automóviles y televisores?

Rand entiende clase de parásita no tiene ningún valor productivo, aparte de lo que pueden obtener de los demás. La innovación prospera en el libre mercado gracias a la competencia, el interés propio y el capitalismo. Y así lo expreso en la anterior cita extraída de su libro «Capitalismo: El ideal desconocido»

Juro por mi vida y mi amor por ella que nunca viviré por el bien de otro hombre, ni pediré a otro hombre que viva para el mío

La anterior cita sacada de «La rebelión de Atlas es la máxima expresión de la virtud del ego individual. En el Manantial ella decía: «El ego es la fuente de la cual fluye todo el progreso humano». Si no creyéramos en nosotros mismos, ¿cómo podríamos lograr la grandeza? Si nos encontramos todo el tiempo haciendo nada más que vivir para otros, ¿cómo podríamos construir la riqueza material necesaria para hacer posible la caridad? La cita de Rand es una bofetada a los socialistas y colectivistas en todas partes, que exigen que el individuo esté sometido a las necesidades del estado.

Déjame darte una pista sobre la pista sobre los personajes de los hombres: el hombre que condena el dinero lo ha obtenido deshonrosamente; el hombre que lo respeta se lo ha ganado.

¡Tan verdadero! Rand llama a aquellos que desean redistribuir la riqueza que no han ganado. Aquellos que son más ruidosos cuando se trata de condenar al dinero, son casi siempre los que no lo ganaron en primer lugar.

Corre por tu vida cuando cualquier hombre te diga el «dinero es malo». Esa frase es la campana de leproso de un saqueador que se aproxima.

frases de ayn rand

Los socialistas, por supuesto, no entienden lo basico sobre economía. Toda su filosofía está pervirtiendo las leyes de la oferta y la demanda. El dinero en un mercado libre es simplemente una herramienta que puede usarse para bien o para mal. Quien lo tiene es lo que importa. Las personas que dicen que el dinero es la raíz de todos los males son ignorantes. Es como culpar a las armas por disparos. Cucharas por engordar a la gente. No tiene sentido. La anterior cita no le gusta a Bergoglio.

No hay tal cosa como un trabajo pésimo, solo hombres pésimos a los que no les importa hacerlo.

A la gente le gusta quejarse de que la inmigración reduce los precios. Dicen que tenemos que aumentar los salarios mínimos, para que las minorías no puedan competir con el trabajo blanco. Dicen que tenemos que aumentar los salarios para que la gente haga los trabajos sucios. Rand echa a un lado esas ideas una cita más tomado de su obra maestra «La rebelión de Atlas».

John Galt es Prometeo quien cambió de opinión. Después de siglos de haber sido desgarrado por los buitres en pago por haber llevado a los hombres el fuego de los dioses, rompió sus cadenas, y retiró su fuego, hasta el día en que los hombres retiran sus buitres.

¿Quién es John Galt? Él es el hombre que detuvo el motor del mundo. En la fantástica novela de Rand, John Galt y los miembros productivos de la sociedad se retiran a donde ya no están obligados a cumplir con las demandas que se les imponen. Su libro presenta una tremenda historia de lo que sucede cuando la clase parásita ya no puede dejar de lado a aquellos cuyas energías consumen, sin agregar nada de su valor.

El dinero es el barómetro de las virtudes de una sociedad. Cuando el mismo se intercambia, no por acuerdo, sino por compulsión-cuando ves que para producir riqueza, necesitas obtener un permiso de hombres que no producen ninguna-cuando ves que el dinero fluye hacia aquellos que negocian, no con bienes, pero sí con favores- cuando ves que un hombre se enriquece más por la fuerza que por su trabajo, y que las leyes no te protegen a tí de él, sino que a él lo protegen de tí-cuando ves que la corrupción es recompensada y que la honestidad es un sacrificio-ya debes saber que tu sociedad está condenada.

¿Qué más puedes agregar a eso? Podemos vivir en un mundo en el que la gente comercializa voluntariamente los frutos de su trabajo o por medios codiciosos. La anterior es una de mis favoritas, nuevamente extraída de su ya de por si recomendadísima novela «La rebelion de Atlas»

No hay forma de gobernar hombres inocentes. El único poder que tiene cualquier gobierno es el poder de tomar medidas enérgicas contra los delincuentes. Bueno, cuando no hay suficientes criminales, uno los hace. Uno declara que tantas cosas son un crimen que me resulta imposible vivir sin violar las leyes. ¿Quién quiere una nación de ciudadanos respetuosos de la ley? ¿Qué hay para eso? Solo apruebe el tipo de leyes que no se pueden observar ni aplicar, ni interpretar objetivamente, y se creas una nación de infractores de la ley, y luego se beneficia de la culpa.

El monopolio de la Rebelion de Atlas de Rand es incontestable. Aquí se hace eco de tácito, argumentando que cuanto más corrupto es un Estado, más numerosas son las leyes. Las leyes de los Estados Unidos son tan numerosas que todo el mundo comete tres delitos por día.  Esta es la forma en que el gobierno puede aplicar la ley de forma selectiva contra cualquier persona, en cualquier momento que lo desee. El abogado de derechos civiles de Boston Harvey Silverglate dijo que «desde la era del New Deal, el Congreso ha delegado en varias agencias administrativas la tarea de redactar las regulaciones», incluso cuando «el Congreso ha demostrado una creciente disfunción en la elaboración de legislación que de hecho puede ser entendida». Ahora, gracias a la FDA, la FCC, la FAA y todas las demás agencias, todo el mundo está violando alguna ley, en alguna parte.

Es deber de un policía recuperar la propiedad robada y devolverla a sus dueños. Pero cuando el robo se convierte en el objetivo de la ley, y el deber del policía se convierte, no en protección, sino en el saqueo de la propiedad, entonces es un delincuente el que debe convertirse en policía.

mas gobierno

Siempre es fascinante y algo gracioso cuando los socialdemócratas se ven rociados en la cara con gas pimienta. Después de todo, querían más gobierno, por lo que obtuvieron lo que pedían. La policía es el instrumento de la tiranía cuando existe un gobierno muy grande. Ahora nuestro IRS, EPA e incluso el Departamento de Agricultura están llevando armamento pesado para usar contra nuestra propia gente. Piensa antes de votar. O no votes.

Articulo original en ingles: The Libertarian Republic

3 Comentarios
  1. […] una escuela filosófica completa y consistente con sus ideas, el objetivismo, que ella definió como una filosofía para vivir en la Tierra. Murió en Nueva […]

  2. […] acción bárbara de un país lejano, la premisa sobre la que descansa se ha infiltrado en países socialdemócratas, como el Reino Unido. Mientras que el Reino Unido no exige el aborto de niños basado en un número […]

  3. […] Una vez más, la lección para los izquierdistas es: no meterse con los mercados, no tratar de fijar los precios, sino trabajar con los ingresos de la economía de mercado para ayudar a los más desfavorecidos de la sociedad. La otra gran ventaja aquí es que el público puede ver cuánto nos cuesta realmente esta socialdemocracia. […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.