The news is by your side.

El capitalismo salvó al oso panda de la extinción, así fue como se logró

En 2016, el panda gigante estaba peligro de extinción. Hoy mejoró a especie vulnerable ¿A qué se debe esto y cual es el papel del capitalismo en ello?

0

El oso panda es sumamente adorable y también es icónico. Los osos de esta especie son tan icónicos que son el animal nacional de la República Popular China. Sin embargo, estos animales tienen una serie de desventajas evolutivas y la única cosa que permite que sigan vivos es que, a ojos humanos, son adorables. Para la media de personas, vivir una experiencia con pandas es única y no tiene precio ver a esas cositas tiernas.

Pero para un empresario, dar un show de pandas puede generar 800.000 dólares en un día. Scott Peley, periodista de CBS, nos cuenta precisamente eso y podemos analizar por qué es relevante que para los espectadores sean adorables y para los empresarios un negocio. Si se ve desde la economía, veremos por qué para la supervivencia del panda fue importante su privatización y comercialización a través del entretenimiento.

Los problemas del panda

El panda tiene un problema central, y es su reproducción. De acuerdo al veterinario del Instituto Smithsoniano, Marc Valitutto, tenemos varias cosas que considerar dentro de este singular problema. Al año solamente hay 3 días en el que se pueden reproducir, y es un pequeño espacio de tiempo para que puedan tener bebés. La hembra solamente ovula una vez por año. En segundo término, pasan mucho tiempo al día comiendo (aproximadamente 16 horas al día) lo que dificulta que consigan pareja. En tercer lugar y para sumarle al anterior, el resto del día buscan quemar las calorías que obtuvieron en las pasadas 16 horas.

Todo esto dificulta el proceso de emparejamiento y luego el de aparejamiento, por lo que el modo más efectivo de aumentar el número de nacimientos es la inseminación artificial. Incluso en cautiverio y de la mano de especialistas, es difícil.

La importancia del capitalismo en su preservación

Ahora, lo que salva al panda es la cultura que ha fundado y ni sabe que lo ha hecho. La gente adora a los pandas, a nadie le puede caer mal un panda y si a alguien le cae mal, no debería ser una persona. Como el panda tiene un culto a su alrededor y es fetichizado por los espectadores, crea una base de consumidores en el sector del entretenimiento. Esto es captado por empresarios, quienes buscan hacer de esta cultura (no por nada el panda es hasta un animal nacional) un negocio. Si el panda desaparece, el dinero también.

Pandas gigantes bambu
Pandas gigantes comiendo hojas de bambú,

En consecuencia, lo normal es que se hagan enormes esfuerzos conservacionistas para evitar su extinción desde distintas áreas: Inversiones de zoológicos y reservas naturales, laboratorios, colaboración intersectorial entre la industria y los investigadores… Todo volcado hacia el esfuerzo común de salvar a los pandas. Y es que aunque han tratado de introducirlos en la naturaleza al ser liberados en su hábitat natural, estos tienden a morir. Se agrava más la situación cuando son recién nacidos.

Al nacer en la naturaleza, si hay gemelos, el gemelo más pequeño y débil es abandonado. «En la naturaleza, el gemelo más pequeño y débil será abandonado para morir porque la madre no tiene suficiente energía para producir la leche que se necesita para dos bebés» dice el doctor veterinario Marc Valitutto. «Estando bajo cuidado humano, los gemelos son alimentados por veterinarios. En un toque, la madre es llamada al deber para atender a los gemelos uno a la vez, así que ambos sobreviven» concluye.

De ahí que se vean tantas noticias de zoológicos y reservas que informan respecto a los nacimientos de pandas. También es normal que los medios no solamente cubran los nacimientos, sino los planes de los centros de conservación para aumentar la población de pandas. Siendo un negocio lucrativo, es normal que busquen preservar el «capital» y utilicen una inversión y activos fijos para hacerlo. 800 mil dólares al día son llamativos, ¿o no?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.