Press "Enter" to skip to content

El régimen de Maduro trata de demonizar la ayuda humanitaria

Las cadenas estatales de Venezuela trabajan a toda máquina intentando lavar la imágen de Nicolás Maduro desde la llegada de la ayuda humanitaria.

Después de que la imagen de AFP tomada por Edinson Estupiñan, del puente Tienditas bloqueado por contenedores se convirtiera en la pieza central de la prensa internacional, la tiranía comunicativa de Maduro persigue a la “ayuda humanitaria”.

El 10 de febrero, se publicó en el sitio web de VTV, la principal cadena ​​del Estado venezolano, un artículo titulado “Estados Unidos envía alimentos contaminados con potencial de cáncer bajo el pretexto de ayuda humanitaria”. La pieza no tiene autor, excepto un misterioso letrero de BG al final.

Horas más tarde, el periódico estatal Correo del Orinoco publicó una variación del mismo artículo, supuestamente de Presidential Press.

Los informes falsos de la prensa estatal venezolana

El artículo afirma que, según los supuestos estudios realizados por el Centro Nacional de Información Biotecnológica de los Estados Unidos (CNIB), la ayuda humanitaria proporcionada por USA, contiene productos que incluyen acrilamida y dióxido de azufre, ambos compuestos químicos que se consideran riesgos para la salud e incluso podrían causar cáncer.

Pero ninguna de las dos versiones del artículo cita o da los nombres de los informes en que basan sus acusaciones.

En su lugar, el artículo de VTV solo ofrece un enlace al discurso pronunciado por Maduro durante su conferencia de prensa más reciente, el mismo donde el poder se apagó dos veces (también, ese artículo de VTV te haría pensar que Maduro cambió su nombre a “Jefe de Estado”).

The Caracas Chronicles, intentó verificar el informe del VTV sin éxito. Pero al final, ese no es su punto principal.

Como la tiranía ha sido sorprendida (no pretendía hacer un juego de palabras) al difundir información errónea, no sería una sorpresa si también siguieran el modelo de sitios de conspiraciones como InfoWars.

Por cierto, es una ironía que el mismo gobierno, quien suministró su propia “leche malk”* en su corrupta línea de programas CLAP, esté llorando por supuestos alimentos contaminados en las ayudas humanitarias.

leche de mala calidad en los clap
El gobierno de Venezuela fue duramente criticado por entregar productos de mala calidad en sus cajas CLAP.

Otros medios que intentan lavar la imagen de la tiranía de Maduro

Hay otros medios relacionados además de los estatales más imporantes, que hacen sus propios ataques a la ayuda humanitaria.

Misión Verdad lanzó recientemente dos videos en la web en los que presentan los casos de Haití y la República Centroafricana como ejemplos de ayuda internacional como un lobo con piel de oveja.

Usar la mala gestión de los fondos de reconstrucción en Haití y el escándalo de prostitución a cambio de alimentos en la República Centroafricana como excusas políticas para no permitir ninguna asistencia es engañoso y francamente mezquino.

Dicho esto, es innegable que el problema general de la ayuda humanitaria para Venezuela se ha convertido en un argumento serio, tanto en el país como en el extranjero.

Expertos notorios en el tema como Susana Raffalli ya han hablado sobre los límites de lo que se puede lograr. The Caracas Chronicles ha presentado varios artículos sobre el tema, tratando de ponerlo en una perspectiva adecuada.

La preocupación que algunas ONG están mostrando sobre el tema no puede ser ignorada: hay muchas preguntas legales, logísticas y especialmente éticas sobre cómo se debe usar la ayuda humanitaria.

El hecho de que esté ligado abiertamente a nuestro actual enfrentamiento político no es el mejor de los escenarios.

Pero este problema también se presenta cuando los venezolanos enfrentan una falta de información adecuada sobre lo que realmente está sucediendo, con una tiranía que está cerrando más programas y brindando, en cambio, tergiversaciones obvias, como las que se mencionan anteriormente, en los pocos espacios que nos quedan.

Las fuentes creíbles en las redes sociales son escasas, pero existen, como el Servicio de Información Pública, que nace de la necesidad de noticias confiables durante la ola de protestas hace dos años.

Sin embargo, se requerirá más esfuerzo para manejar este delicado tema y no caer en el mismo tipo de manipulación media que la tiranía está haciendo mientras busca una narrativa para mantenerla.

Uno de los que ayuda a la dinámica de la desinformación no es otro que uno de los arquitectos económicos de Maduro, Alfredo Serrano Mancilla en el pseudo-thinktank CELAG (del que tanta publicidad ha hecho Gustavo Petro), junto con uno de sus sustitutos, Arantxa Tirado (también conocida como la niña española muy tonta) y su reciente serie de envíos desde Caracas, para refutar la crisis.

PD: Lamentablemente, como parte de la actual campaña de desinformación sobre la “ayuda humanitaria”, existen falsos vínculos en la plataforma de “Voluntarios para Venezuela” anunciada por Juan Guaidó. El único registro autorizado en línea es Voluntariosxvenezuela.com y su cuenta de Twitter . Esto no es un respaldo de dicha plataforma, sino un anuncio de servicio público.

Este artículo apareció por primera vez en The Caracas Chronicles por Gustavo Hernández A.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *