The news is by your side.

Elecciones Colombia, Duque o Petro ¿por quién votar?

Colombia se juega su destino, nunca antes hubo tanto en juego durante unas elecciones, los colombianos estarán en una encrucijada mañana 17 de junio

Este será mi post definitivo sobre las Elecciones Presidenciales 2018 en Colombia, no había tenido suficiente tiempo para redactarlo, pero supongo que el momento es bastante justo y preciso ya que se llevaran a cabo mañana 17 de junio.

Presentaré mis opiniones sobre los candidatos en dos simples numerales, tratando de ser lo más claro, conciso y contundente, haciéndolo uso de toda mi honestidad, comencemos…

Este Domingo 7 de Junio tendremos una de las jornadas mas tensas de los últimos años, y los protagonistas son dos personajes que resaltan, ya sea por sus propuestas «brillantes», o por sus «honorables» apoyos:

En la primera esquina tenemos al títere de un expresidente: Ivan Duque

Para la gran mayoría no es un misterio que este hombre es la ficha bendita de Álvaro Uribe, un viejito paisa de carácter “pesado», muy pesado, que no ve la hora de poner sus manos en la Casa de Nariño una vez más, con un legislativo casi completamente favorable, y ganas de hacer quien sabe cuántas reformas para hacer la tarea de aferrarse al poder aún más sencilla…

Seamos honestos, es imposible hablar de Duque sin colocar a Uribe sobre la mesa, Duque tiene una carrera bastante corta en la política colombiana. Sin embargo, quien está detrás suyo, tiene mucha influencia y mucha historia para contar, muchas de ellas frías, que causaron dolor a mucha gente durante 8 años; Bien sabemos que por su falta de control se produjeron hechos como los falsos positivos, sabemos que por sus ínfulas de superioridad terminamos violando la soberanía de otros países, sabemos que estuvo muy cerca autorizar su segunda reelección y esto no con intenciones del todo “sanas» Y así podríamos continuar narrando hechos por un largo tiempo.

MÁS ARTÍCULOS
Gustavo Petro hace uso de la maquinaria para la segunda vuelta

Álvaro Uribe sigue representando una figura estrepitosamente descomunal en la política colombiana, obtuvo la votación más alta que jamás ha recibido un senador en toda la historia nacional y está muy pero muy lejos de desaparecer (para el desagrado de algunos). Para colmo, esta vez el uribismo llegó reforzado y arrasó en primera vuelta con casi un 40% de los votos, ¿Cómo hizo esto?, ¡Simple!, se debe a que en estas elecciones la derecha se logró unir en un bloque, hacer estrategias unificadas (cosa que no hizo la izquierda), y además un factor muy importante: Logro adherir votos de todas las personas que, de manera muy justificada, sienten temor del candidato que resulto en segundo lugar de la primera vuelta, y ese no es otro que

Gustavo Petro, el híbrido entre Hugo Chávez y Nicolás Maduro

No voy a andarme con suavidades, aborrezco que Petro sea colombiano, y me tiene sin cuidado que una manada de jóvenes entre los 15 y 25 años, especialmente por redes sociales, lo quieran hacer ver como la solución a los problemas del país, como el salvador, el mesías que nos sacara del “Malvado capitalismo oligárquico» Claro que muchos dirán que me equivoco ya que este camaleón ha crecido mucho en su estrategia y aunque no a la altura de Andrés Manuel Lopez Obrador ha intentado camuflarse tras ser humillado por la derecha tanto en las consultas interpartidistas como en la primera vuelta.

Las cosas como son, este ex-alcalde de Bogotá recurre a las mismas estrategias populistas y demagógicas de los políticos tradicionales a los que tanto critica, y las pule para de esta manera poder capturar nuevas poblaciones de ingenuos, colombianos venezualizados diría yo. ¡Al que le quepa el sombrero, que se lo ponga!

MÁS ARTÍCULOS
Pensando como un Socialista: Petro y la expropiación de tierras a Incauca

No pretendamos tapar el sol con una mano ni negar lo evidente, Gustavo Petro moja cuco por los gobiernos de izquierda latinoamericanos, incluyendo Cuba, Venezuela, Nicaragua Etc. Y no, no estoy diciendo que este hombre “Nos vaya a volver como Venezuela”. No obstante, lo que sí es seguro, es que sus propuestas poco fundamentadas, ilusorias e irrealistas van a llevar a Colombia a la quiebra en su propia, única y original manera que incluso podría llegar a ser peor que la debacle en el país vecino.

También puedes leer nuestro artículo sobre como Murray Rothbard desmonta la propuesta de Educación gratuita universal de Petro aquí.

Aunque muchos no lo quieran ver, Gustavo Petro es el único culpable de que el Uribismo prácticamente tenga asegurado volver al poder; Medio país no se cree su discurso de Justicia social, el cual no es más que una simple mascarada para la premisa de guerra de clases, de odio, de radicalismo y totalitarismo que este hombre y sus secuaces han defendido de manera constante, todo construido alrededor del increíble culto a la personalidad de “Petroski” el cual fácilmente podría montarle competencia al de Uribe.

Voy a describir a Petro, la militancia de la Colombia “Humana” (Si, nótese las comillas), y al 80% de los seguidores de este hombre en un par de frases:

  •  “Somos el Gaitanismo/Galanismo de este siglo, incluso si no sabemos un carajo de lo que estos caudillos planteaban”
  •  “Lo siento, pero claramente yo sé más… De absolutamente todo… Así ni tenga mi título universitario”
  •  “Petro no hizo nada malo, todo fue una persecución política… Puto Ordoñez, Puto Uribe”
  •  “No importa que la mayoría de sus propuestas no hayan sido efectuadas a cabalidad en ningún país del mundo y que las que si hayan sido un fracaso irremediable, claramente van a funcionar en Colombia, donde no tenemos infraestructura, plata, recursos tecnológicos, estabilidad… ¡La estrategia del existo total!”
  •  “¡Pero miren todos los intelectuales que apoyan a Petroski!… Digo, no había escuchado de ellos en mi vida, y no sé si lo apoyan por sus propuestas o simple afinidad ideológica… ¡Pero son intelectuales! Que importa que también apoyaban a Chávez»
  •  “Yo si leo… Cuando no estoy compartiendo memes chimbos de la naranja revolucionaria o artículos mal planteados de Las Dos Orillas”.
MÁS ARTÍCULOS
Piketty y los economistas de izquierda pagados por los gobiernos

Mejor no seguir, ya deje claros mis puntos respecto al “Salvador”, quien no pudo aplicar sus utopías en una ciudad de cerca de 8 millones de habitantes, pero seguramente lo hará en un país de 49 millones. Definitivamente a mucha gente en Colombia le gusta meter la pata cagada en el mismo hueco. Y luego dicen que eso solo es de Uribistas. Sigan en su burbuja amigos, sigan que allí están bien.

¿Conclusión? Estamos sencillamente en una encrucijada por donde se le mire. Nuevamente los colombianos jugamos las fichas de manera errada y vamos a pagar el precio; Ahora el asunto es, ¿Cual es el menor precio a pagar?, ¿El megalómano? ¿El títere de un megalómano? Al meditar y pensar durante estas ultimas semanas, sabía que fuese cual fuese la decisión que tomara, para mi pesar yo iba a sentir rabia del candidato a favor del cual marcaría el tarjetón en las urnas este Domingo, pero no teniendo otra alternativa para detener a un ser aun peor, más desquiciado y falso, de colocar sus sucias manos en la presidencia de mi país. Mi voto este Domingo 17 de Junio es por el candidato del Centro Democrático, Iván Duque, es la decisión más sensata.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

siete + 6 =