The news is by your side.

España: Feministas vandalizan sede de organización LGBT en Madrid

Por la mañana de ayer, la sede de COGAM (colectivo LGBT+) en Madrid apareció pintada con firmas y símbolos de feministas radicales que los acusaron de «misóginos», «explotadores reproductivos» y «patriarcales».

0

Independientemente del lugar del mundo donde te encuentres, sea en España, Estados Unidos o Colombia, las feministas hacen cosas extrañas. Ayer ocurrió una de ellas en la capital española de Madrid, cuando el Centro Asociativo Pedro Zerolo apareció vandalizado con acusaciones, insultos y degradaciones visibles. La instalación pintada funge como sede del Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (COGAM), organización no gubernamental LGBT+ que ‘‘trabaja por los derechos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales’’.

Examinando los símbolos y acusaciones discursivas, quienes se adjudicaron la autoría de fechoría fueron feministas radicales que atacaron anónimamente. Al leer, nos encontraremos mensajes como «queer es misoginia», «cuerpo equivocado = patriarcado», «explotadores reproductivos»,  y muchos otros improperios. Un mensaje específico se opone a la Ley Trans propuesta por PODEMOS en febrero, tachándola de «misógina» y «equivalente al capitalismo».

Ante estos actos ocurridos en el barrio madrileño de Chueca, la organización declaró que la vandalización no los va a detener. ‘‘No nos van a callar ni a amedrentar contra la transfobia y la intolerancia, la firme quien la firme’’ dijo Carmen García de Merlo, presidenta del COGAM. Extendiendo sus declaraciones dadas al medio Europa Press, García de Merlo determinó que ‘‘mil veces pinten nuestra sede, mil veces la limpiaremos’’.

Posteriormente la cuenta oficial de Twitter de COGAM tildó al ataque como una muestra de inferioridad por parte de las autoras. ‘‘Quiénes no tienen argumentos ni razón usan el vandalismo y la violencia’’ colocaron en un tweet publicado en la mañana de ayer. Si bien ningún colectivo feminista se adjudicó la pintada, muchas feministas justificaron en redes sociales el ataque. La mayoría acusa a la organización de promocionar la explotación de mujeres embarazadas.

Confusión, feministas justificándose y… ¿Fuego aliado?

A pesar de que los mensajes se desprenden del discurso feminista y los símbolos empleados corresponden al movimiento feminista, COGAM no lo reconoció. Es más, asoció el ataque con un «blanqueo a la ultraderecha y el fascismo» en vez de relacionarlo con la sección trans-excluyente del feminismo radical. ‘‘Para aquellxs que seguís dando alas y blanqueando la ultraderecha y el fascismo, hoy somos nosotrxs, ¡mañana puedes ser tú!’’ dijeron.  A la vista de esta desviación de la atención, el economista, abogado y comentarista político Juan Ramón Rallo les preguntó públicamente: ‘‘¿Por qué llamáis ultraderecha a lo que es feminismo de extrema izquierda?’’.

Esto se puede constatar si vemos lo que dicen las feministas radicales que comentan la pintada. ‘‘Su objetivo es poder comprar bebés sin salir de España’’ comentó uno de los perfiles, aquejando sobre el favorecimiento del COGAM a la gestación subrogada.

‘‘¿Qué pone ahí que sea mentira? ¿Cuándo linchais mediáticamente a las mujeres no es violencia?’’ dijo otra feminista, sosteniendo que todas las acusaciones en la instalación vandalizada son ciertas y, por tanto, no incurrieron en ninguna acción deshonesta.

‘‘Los que veis intolerancia en estas pintadas, deberíais reflexionar. Los bebés no se compran aprovechando la necesidad de mujeres q los gestarán y parirán ( madres). Ser padre/ madre no es un derecho’’ argumentó otra usuaria, invirtiendo el papel de víctima-victimario.

‘‘Igualdad para el COGAM = comprar mujeres para explotarlas reproductivamente’’ añadió otra usuaria acompañando el ventarrón de defensas al acto.

 

Si bien puede parecer extraño que ambos sectores político-identitarios del progresismo occidental se destruyan entre sí (al punto de aparentar ‘fuego amigo’), no lo es tanto. Dentro del feminismo hay un sector denominado comúnmente como TERF, acrónimo de «trans-exclusionary radical feminist» que tiene marcadas diferencias de agenda con el lobby LGBT.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.