The news is by your side.

Fernández: ‘‘Tenemos descendientes que se convirtieron en afroamericanos’’

Intentando arreglar su derrape sobre el origen de los mexicanos, brasileños y argentinos, Alberto Fernández aseguró que el «pueblo de los barcos» tiene «descendientes que se convirtieron en afroamericanos».

0

Alberto Fernández intentó corregir su frase «Los mexicanos salen de los indios, los brasileños de la selva», pero terminó peor que antes. En su encuentro con Pedro Sánchez el pasado 9 de junio, adjudicó una cita erróneamente al poeta Octavio Paz, que a la postre fue calificada de racista. Diputados de su partido, representantes de los países vecinos e incluso el presidente brasileño Jair Bolsonaro reprocharon o se burlaron de Fernández por eso. ‘‘Los mexicanos salieron de los indios, los brasileños de la selva y los argentinos venimos de los barcos, y esos barcos venían de Europa. Así los argentinos construimos nuestra sociedad’’ dijo Fernández en plena conferencia abierta con el mandatario español. Para arreglar esto, el argentino intentó ayer resaltar la diversidad étnica de su población, solo para enrollarse tratando de armar una frase simple. Nuevamente, el mandatario se volvió el objetivo de burlas, chistes y memes.

Acá la ocasión fue el Día de la Bandera, para el que Alberto Fernández preparó un discurso especial que nos dejó una memorable frase. “La Patria somos todos nosotros. Vivimos en un territorio inmenso, muy diverso en gente. Tenemos nuestros pueblos originarios, descendientes que se convirtieron en afroamericanos, descendientes de europeos, tenemos una diversidad muy plural” dijo Fernández ayer. Durante su ponencia habló de los cinco millones de inmigrantes europeos que llegaron a Argentina en la primera mitad del siglo XX. Fernández se declaró orgulloso de que este flujo migratorio llegara para convivir con los pueblos originarios de Argentina para formar una sociedad étnicamente diversa. Lo que no se entiende, no obstante, es cómo en el árbol genealógico hubo descendientes de los barcos que se convirtieron en afroamericanos. Esta confusa frase se pronunció a un público principalmente infantil de niños con edades de entre 7 a 8 años.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.