The news is by your side.

Greenpeace: ecologistas que se dedican a hacer negocio con los combustibles fósiles

Mientras que de frente Greenpeace arremete contra el comercio de combustibles fósiles por su impacto ambiental, por detrás vende un producto energético compuesto en un 99.21% por gas fósil con la excusa de mantener un precio competitivo.

0

No estoy seguro de si han visto la más reciente polémica del mundo desarrollado, pero vale bastante la pena hablar de ella y de su principal protagonista. Como se puede intuir desde la lectura del título, hablamos de la famosísima organización ambientalista Greenpeace. Internautas, columnistas y periodistas especializados notaron una falla catastrófica en un producto de Greenpeace que pocos conocen: el ProWindGas. Resulta que este producto energético vendido por Greenpeace Energy (compañía afiliada a Greenpeace con sede en Alemania) incorpora 99.21% de gas natural. Sonará parcialmente inocente el adjetivo «natural», pero dicho gas es el tercer combustible fósil más usado del mundo después del petróleo y el carbón. Concretamente, el gas natural compone el 28.73% del consumo global de combustibles fósiles y se multiplicó 13 veces en los últimos 120 años. ¿No es un poco raro para los ambientalistas? Sí.

consumo global combustibles fosiles composicion
Consumo de combustibles fósiles (carbon, petróleo y gas), serie histórica. Fuente: Ourworldindata

Pero vamos parte por parte. Greenpeace Energy tiene historia desde 1998 iniciando sus planes de negocio, pero fue en 2011 cuando se hizo popular al tener más de 110.000 clientes. En ese año, llegando a un punto cumbre de su proyecto, sacaron el bien sujeto a debate: el ProWindGas, su producto original. Citándolos a ellos mismos, el ProWindGas es ‘‘ecológicamente sensible’’ y convirtió a Greenpeace en ‘‘un proveedor de energía completo’’… Pero diez años después les pasó factura. En principio, los problemas con Greenpeace no se dan tanto por lo que están vendiendo. Van más por su posición como ecologistas y vendedores de ‘‘energía verde’’ que no es verde. Por ejemplo, en su sección ‘‘Sobre Nosotros’’ (ueber uns) dicen que su mezcla energética se compone de energías 100% renovables. Pero en realidad, su único producto original (el ProWindGas) está compuesto casi totalmente por energía no-renovable.

Greenpeace: ¿Presa de la hipocresía?

Este no es el más grande ejemplo del doble estándar que sostiene Greenpeace vendiendo un producto hecho en un 99% de gas fósil. Repetidamente han dicho que utilizar combustibles fósiles, especialmente petróleo, carbón y gas (sí, el mismo gas que venden) es muy dañino. Un estudio hecho por ellos mismos (si es cierto o no es harina de otro costal) sostiene que estos productos energéticos se vinculan a 4.5 millones de muertes anuales y reduce el PIB en un 3.3% a nivel global. ‘‘Es un coste altísimo que pagamos con nuestra salud’’ Greenpeace en su resumen del impacto causado por los combustibles fósiles. Por esto convocan periódicamente a protestas , e incluso se les ha desalojado de lugares públicos teniendo que emplearse más de dos docenas de policías. Es bastante extraño, entonces, que perpetúen el negocio que critican con un producto como el ProWindGas.

prowindgas producto greenpeace gas fosil
Composición del ProWindGas: Actual y proyectada. Fuente: Greenpeace

La información que se utiliza en este artículo es pública y puede consultarse en el sitio web de Greenpeace Energy para analizar en detalle su gas. Conforme a lo que muestra su barómetro de gas, la composición de su producto insignia en los últimos 2 años contiene apenas 0.79% de gas eólico. Mientras tanto, el otro 99.21% de la mezcla es puro gas natural, fósil, el mismo que lleva criticando desde hace más de tres décadas. ¿Por qué, si son una empresa derivada de un movimiento ambientalista, utilizan tanto gas fósil? Por lo mismo que hacen el resto de empresas en el mercado: los costes. Ellos mismos admiten que como la producción de hidrógeno renovable es cara y quieren mantener el precio competitivo, no pueden hacerlo 100% verde. Dicen que solo pueden aumentar el hidrógeno eólico lentamente, pero desde Enero de 2018 su participación se ha reducido en un 33.3%.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.