The news is by your side.

Campaña de Michelle Bachelet vinculada a corrupción de Lava Jato

Según declaraciones de empresario investigado en caso Lava Jato, Bachelet habría recibido una gruesa suma de dinero por contratos a petición de Lula.

Lava Jato, una de las investigaciones sobre corrupción de políticos más grande de Latinoamérica, por medio de las indagatorias al empresario Léo Pinheiro, reveló que la empresa que dirigía (constructora OAS) financió ilegalmente la campaña presidencial de Michelle Bachelet en 2013, por petición expresa de Lula da Silva, preso en Brasil producto de la misma investigación.

Bajo un marco de delación negociado con el Ministerio Público, informa el diario Folha de Sao Paulo, Pinheiro dejó en claro que el expresidente brasileño fungió como mediador de los negocios fraudulentos entre su compañía y los Gobiernos de Costa Rica y Chile (Bachelet 2013) además de revelar una supuesta injerencia de Bolivia y Guinea Ecuatorial.

Lula pidió dinero expresamente para financiar a Bachelet

Pinheiro, quien está detenido desde 2016, declaró que su empresa estaba tratando de establecerse en 2013, intentado participar en el consorcio que buscaba construir un puente en el canal de Chacao, proyecto iniciado durante el gobierno de Sebastián Piñera, pero que fue concretado por la administración de Michelle Bachelet.

Según relata, era un año electoral, donde la líder de la Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, era la favorita. Como Pinheiro temía perder el contrato con el cambio de Gobierno, le manifestó a Lula la situación, entonces el exmandatario les dijo que había hablado con el ex presidente Ricardo Lagos, el cual había garantizado que su empresa continuaría en la concesión.

Asimismo, Pinheiro aseguró que Lula le pidió dinero para financiar la campaña de Bachelet, a modo de asegurar la concesión. Es así como, según el empresario, la compañía brasileña pagó 101,6 millones de pesos «en interés de la campaña de Bachelet». El monto se entregó mediante un contrato ficticio con la compañía Martelli y Asociados una vez finalizada la campaña.

MÁS ARTÍCULOS
Lula da Silva: Bolsonaro es un "lamebotas" de Estados Unidos

Sin embargo, luego de que estallara el caso Lava Jato en Brasil y se indagara la injerencia de OAS, la empresa constructora se retiró de la concesión en el canal de Chacao.

Bolivia entra en juego

Según la publicación de Folha, Pinheiro reveló las participaciones de su empresa en Bolivia, de nuevo con Lula como mediador. De acuerdo con el ex directivo, OAS se adjudicó la construcción de una vía entre las ciudades de Potosí y Tarija en 2003 a petición del líder del PT, cuyo Gobierno en ese momento tenía diferencias con la administración de Evo Morales.

Todo apuntaba a que no era un proyecto fácil, pues este se había puesto en marcha en 2003 por Queiroz Galvao, empresa en conflicto con el Gobierno boliviano, por lo que rompieron el contrato en 2007. De ahí el problema que Lula quería evitar. Fue así entonces que el Presidente brasileño le prometió a OAS la obtención de otro contrato en Bolivia para compensar el que tomara un proyecto problemático.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

diez − 7 =