The news is by your side.

Ministro de Educación de Argentina dice que 1 al cuadrado es 2

Se sabe que elevar un numero al cuadrado es multiplicar ese numero por si mismo. Si multiplicamos uno por uno, dará uno... Pero el ministro de Educación de Argentina está en desacuerdo y dice que es dos.

0

Ayer se creó un trending topic en Argentina de la mano del ministro de educación. Y, efectivamente, fue algo que creó una gran agitación en las redes sociales. No fue por algo exactamente importante si lo vemos desde el punto de vista del suceso… Lo importante fue QUIÉN dijo el suceso. Así fue como el Ministro de Educación de Argentina, Nicolás Trotta, quedó en rídiculo frente a miles de internautas que navegaban.

Todo empezó porque el 11 invitó a resolver problemas matemáticos, como los clásicos que se ven en las redes sociales. Allí, se tenía que utilizar el razonamiento lógico – matemático para deducir los resultados de cada operación. Sin embargo, ayer fue cuando publicó los resultados despejados de estos problemas y uno (el tercero) implicaba una potenciación.

¿Por qué significaba que había que potenciar? Porque hay dos notebooks, una en la base (más grande) y otra como exponente (más pequeña). Dado los tamaños, se puede asociar con que invitaba a la resolución de un ejercicio que implicaba elevar una potencia al cuadrado. Para dar un ejemplo referencial, obsérvense las comparaciones.

Una potenciación se compone de una base (1) y un exponente (cualquier número). En el caso de elevar al cuadrado, el número se multiplica por sí mismo. Al elevar al cuadrado uno, se multiplica uno por uno y eso da uno. Con el dos, es cuatro. Con el tres, es nueve. Y así sucesivamente.
Una potenciación se compone de una base (1) y un exponente (cualquier número).

1 x 1 = ¿2?

En el caso de elevar al cuadrado, el número se multiplica por sí mismo. Al elevar al cuadrado uno, se multiplica uno por uno y eso da uno. Con el dos, es cuatro. Con el tres, es nueve. Y así sucesivamente con los números hasta el infinito. Pero fijémonos con detenimiento en lo publicado por Trotta:

Este es el ejercicio raíz de todo el revuelo. ¿En qué se equivocó el Ministro de Educación? En que prácticamente dijo que 1 x 1 es 2.
Este es el ejercicio raíz de todo el revuelo. ¿En qué se equivocó el Ministro de Educación? En que prácticamente dijo que 1 x 1 es 2.

Si vemos que las condiciones de similitud con una operación de potencia se cumplen y descartamos que sea una suma:

  1. La notebook de arriba es más pequeña que la notebook de abajo.
  2. Al contrario de las sumatorias (donde se suman los elementos de forma lineal) un número está encima del otro. Por tanto no es suma, ya que todas las sumas se hacen colocando los elementos uno al lado del otro.

Entonces, sabemos que si elevamos uno al cuadrado, estamos multiplicando uno por uno. Si restamos 4 – (1×1) termina siendo 4 – 1 = 3. Sin embargo puso que 4 – 1 es 2.

En las operaciones de sumatoria en la infografía, como vemos, siempre van de forma lineal. Para sumar nunca vemos a una encima de otra.
En las operaciones de sumatoria en la infografía, como vemos, siempre van de forma lineal. Para sumar nunca vemos a una encima de otra.

Se confundió, y creyó que 1 al cuadrado (o, para verlo de peor manera, que 1 x 1) es dos. Pese al grave error, muchos se atrevieron a defenderlo (y encima denigrar a los críticos). Sinceramente, hay que tener estómago para poder ver esto.

Pero al final, si entramos al tweet, hay mucha más gente criticándolo e inclusive pidiéndole que renuncie al cargo.

La «justificación»

Poco después, el ministro dio una justificación inconsistente para el ejercicio por el que fue criticado. Dijo que no había una «grieta en la matemática» sino que son dos computadoras, y ambas valen uno, aunque ya vimos que en ningún momento existe una sumatoria sino una potenciación.

Parece que a Argentina le quedará un largo camino por recorrer si su Ministro de Educación dice que 1 elevado a la 1 es dos. Y si dice que son dos computadoras; ¿por qué no las sumó desde el principio? Parece que no tiene dotes de pedágogo por ningún lado…

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.