The news is by your side.

Morales: «Cotizar el agua en Wall Street es ponerle precio a la vida»

El ex-presidente boliviano Evo Morales renegó de la cotización del agua y advirtió que se está condenando a las futuras generaciones a una catástrofe mundial.

0

Todo el mundo se enteró de la noticia probablemente más beneficiosa para los mercados de commodities en 2020: El agua de California ya cotiza en la bolsa de valores. Puede parecer pequeño (porque solo hablamos del agua de un Estado en los EE.UU) pero, de todos modos, causó un escándalo indebido a lo largo y ancho del mundo. Muchas personas estremecidas piensan que la cotización del bien natural no debe ser porque es un derecho humano, porque solo se beneficiarán los especuladores, porque es una retrocesión en los «derechos sociales»… En fin, muchas excusas distintas que desatienden los principios básicos de la escasez, el sistema de precios, la conservación de los bienes sujetos al comercio. Aunque es una excelente noticia que el agua cotice en el mercado de futuros, Evo Morales, ex-presidente de Bolivia, cree que es todo lo contrario.

Los economistas señalan que los precios de los contratos de futuros en cualquier bien puede traer información valiosa al presente. ¿Información de qué? Pues datos del estatus de escasez que un bien tenga en el futuro, que se transportan mediante el sistema de precios. Evo Morales no cree que esto sea así, más bien piensa que cotizar el agua en los mercados financieros es «ponerle precio a la vida». «Si el capitalismo salvaje continúa, estaremos condenando a las futuras generaciones a una catástrofe mundial» advirtió, desconociendo cuál es la función de los contratos futuros. Economistas, inversores y empresarios indican que los precios futuros permiten hacer predicciones sobre las condiciones de los recursos hídricos. Lo que es mejor: como el agua tiene precio, hacer una predicción equivocada costaría millones de dólares. Contrario a lo que se piensa, los mercados futuros en realidad estimulan la preservación de los recursos con incentivos reales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.