The news is by your side.

8 Industrias venezolanas que Chávez nacionalizó (además del petróleo)

Los Izquierdistas como Petro empecinados en convencernos que la dependencia de Venezuela al petróleo es la razòn de su crisis, mienten.

Venezuela ha experimentado uno de los mayores descensos económicos en la historia moderna: inflación desenfrenada, casi hambruna y un éxodo de millones de solicitantes de asilo. Sin embargo, sigue habiendo desacuerdo sobre lo que lo causó.

Muchos se niegan a culpar al socialismo, y en cambio citan el colapso de los precios del petróleo, la corrupción, el abandono de la democracia y otros factores. Si el socialismo jugó un papel, fue pequeño, dice el escritor venezolano Francisco Toro en el Washington Post, citando «una combinación única de circunstancias, en las que el socialismo es solo un ingrediente».

Otros niegan que Venezuela haya sido incluso socialista. Noam Chomsky, quien elogió al anterior presidente de Venezuela, Hugo Chávez, por reducir la pobreza, es uno.

«Nunca describí al gobierno capitalista del Estado de Chávez como ‘socialista'», dijo Chomsky a John Stossel luego del colapso económico de Venezuela. «Estaba bastante alejado del socialismo. El capitalismo privado permaneció».

La definición estándar de socialismo es “propiedad del gobierno de los medios de producción”. Cuando el gobierno toma posesión de los medios de producción, eso se llama “nacionalización”. Entonces, cuanto más nacionaliza un gobierno, más socialista es.

Y Venezuela ha estado nacionalizando mucho desde que Hugo Chávez llegó al poder. De hecho, uno de los lemas de Chávez fue: «Todo lo que se privatizó, que se nacionalice».

Si bien es bien sabido que Chávez expandió el control estatal sobre las operaciones petroleras de Venezuela y confiscó los activos de los productores extranjeros y nacionales, esta no es la única industria que nacionalizó. Aquí hay una lista de otras industrias y empresas que Hugo Chávez nacionalizó durante los últimos años de su presidencia, así como las terribles consecuencias para el pueblo venezolano.

En 2008, Chávez amenazó con expropiar a Sidor, el mayor productor de acero de Venezuela, alegando que los accionistas exigían una «compensación excesiva» por la nacionalización de la empresa, que había ordenado como parte de un esfuerzo por mejorar los salarios y beneficios de los trabajadores.

Al año siguiente, Ternium SA, la compañía matriz de Sidor, acordó vender su participación del 59,7% en la compañía a Venezuela por $1,97 mil millones, finalizando la adquisición por parte del gobierno de la acería más grande de Venezuela.

¿Los resultados? En noviembre de 2019, la producción de acero de Venezuela alcanzó un mínimo histórico, informó Trading Economics: mil toneladas, frente a 479.000 toneladas en marzo de 2007.

MÁS ARTÍCULOS
Nadie está obligado a sentirse sexy
acero venezuela
Venezuela pasó de producir más de 400 mil toneladas de acero en 2008 a apenas 1000 en 2019.

En 2009, Chávez nacionalizó las plantas de arroz propiedad del gigante alimentario Cargill, enviando tropas a las plantas de procesamiento, que según él estaban cobrando demasiado.

Un año después, Chávez anunció la incautación de una compañía de lubricantes para motores y Fertinitro, la compañía de fertilizantes más grande de Venezuela, que era parcialmente propiedad de Koch Industries, que tenía una participación de mercado del 35 por ciento.

Sin embargo, no fueron solo las empresas las que Chávez estaba tomando. El mismo mes que expropió a Fertinitro, anunció que expropiaba 494.000 acres de tierra propiedad de Vestey Foods, una compañía de carne británica, como parte de un «acuerdo amistoso». El medio millón de acres, informó Reuters, representaba solo una fracción de los millones de acres que Chávez confiscó y redistribuyó como parte de sus planes de reducción de la pobreza.

Hoy, muchos venezolanos cultivan sus propios alimentos para evitar el hambre.

El Banco Federal, fundado en 1982, era el undécimo banco más grande de Venezuela cuando Chávez ordenó su embargo en junio de 2010, citando problemas de liquidez. El Banco Federal fue uno de no menos de una docena de bancos que Venezuela cerró luego de su compra por $1,2 mil millones del Banco de Venezuela, un acuerdo al que llegó en un esfuerzo por nacionalizar la industria financiera de Venezuela.

Según Bloomberg News, 16 banqueros fueron arrestados y se emitieron más de tres docenas de órdenes de arresto tras el pánico que siguió al anuncio de Chávez de nacionalizar el sector financiero.

Venezuela en los últimos años ha sufrido una tasa de inflación anual del 10.398%.

En octubre de 2009, Associated Press informó que la compañía minera estadounidense Gold Reserve Inc. anunció que Chávez había «tomado el control de su lucrativa mina de oro venezolana mientras las autoridades socialistas afirman el control sobre los recursos minerales de la nación».

Durante casi dos décadas, la compañía con sede en Spokane, Washington, había estado excavando riquezas de la mina Brisas, que posee un estimado de 10,2 millones de onzas en reservas de oro. Luego, Chávez rescindió el contrato y tomó el control. (En 2017, Venezuela recibió la orden de pagar a Gold Reserve Inc. $1 mil millones como parte de un acuerdo).

MÁS ARTÍCULOS
La Unión Europea produce noticias falsas

Dos años después, se anunciaron planes para la nacionalización a gran escala de toda la extracción de oro.

«Tengo aquí las leyes que permiten al estado explotar el oro y todas las actividades relacionadas… vamos a nacionalizar el oro y lo convertiremos, entre otras cosas, en reservas internacionales porque el oro continúa aumentando su valor». Chávez en un discurso en televisión estatal.

CNN informa que hoy  las minas de oro de Venezuela están gobernadas por escuadrones de la muerte que trabajan en conjunto con el ejército de Maduro.

A principios de 2007, poco después de ganar un segundo mandato de seis años como presidente, Chávez anunció su plan para nacionalizar la mayor compañía de telecomunicaciones de Venezuela, CANTV.

«Que se nacionalice», dijo Chávez sobre la CANTV. «Todo lo que se privatizó, que se nacionalice».

Al mes siguiente, Verizon, que poseía una participación del 28,5% en la CANTV en ese momento, recibió $572 millones por su participación en la compañía.

Para 2016, la nómina de empleados de la CANTV se había cuadruplicado y los salarios habían aumentado, informó Reuters, pero muchas de las líneas telefónicas de la nación ya no funcionaban.

«La compañía está congelada en el tiempo», dijo José María De Viana, ex ejecutivo de CANTV.

Mientras Chávez anunciaba sus planes para nacionalizar las telecomunicaciones, estaba maniobrando para hacerse cargo de la producción de Electricidad de Caracas, el mayor productor privado de energía de Venezuela.

Obtuvo su deseo en una ceremonia del palacio presidencial en febrero, cuando el CEO de la estadounidense AES Corp firmó para entregar su participación del 82% en la compañía por un monto reportado de $740 millones.

Desde marzo de 2019, Venezuela ha sufrido apagones recurrentes que han dejado a millones sin electricidad ni acceso a internet durante semanas.

En octubre de 2011, Chávez dio a conocer su plan para convertir Los Roques, un archipiélago prístino de arena blanca en el Caribe que se había convertido en un destino para turistas ricos, en un refugio para los pobres.

Chávez dijo que su gobierno confiscaría casas de vacaciones privadas y hoteles y los pondría a disposición de otras clases, que podrían ser transportadas desde el continente por lanchas rápidas y yates confiscados a los banqueros (ver arriba) que habían huido de Venezuela.

MÁS ARTÍCULOS
El avance en libertades de los homosexuales es real, pero lejos de ser uniforme

«Hay algunas casas allí que fueron construidas ilegalmente», dijo Chávez a la televisión estatal. «Vamos a expropiarlas».

Hoy, Los Roques ya no es un destino para turistas. Es un punto caliente para el contrabando y la delincuencia.

En septiembre de 2011, Chávez anunció que había nacionalizado Conferry, la compañía naviera comercial más grande de Venezuela.

Conferry, una empresa familiar que había operado desde la década de 1950, poseía barcos como La Lydia, que podían transportar a más de 800 personas y cientos de naves que podìan viajar a velocidades de hasta 40 nudos. Los barcos a menudo se usaban para transportar personas de ida y vuelta desde el continente venezolano a la Isla Margarita, uno de los principales destinos turísticos del país, en viajes de cuatro horas.

Según Reuters, Chávez citó supuestos problemas de rendimiento (demoras y quejas de los clientes) como justificación para poner a la compañía bajo control estatal.

«No más. Eso es un desastre. Vamos a nacionalizarlo”, dijo Chávez en una llamada en un programa de televisión estatal. «La seguridad de nuestra gente que viaja a Margarita es muy importante».

En 2019, BBC News Mundo informó que los restos de la flota de Conferry ahora «languidecen a merced del salitre y la corrosión».

«Esto solía ser un puerto totalmente operativo, ahora tenemos una terminal completa llena de chatarra», explicó un empleado de Conferry a BBC News Mundo durante un recorrido por las instalaciones.

La gente puede continuar diciendo como Gustavo Petro que la situación trágica de Venezuela no está relacionada con sus políticas socialistas. Sin embargo, no se puede negar que Venezuela sufrió uno de los mayores descensos económicos de la historia inmediatamente después de comenzar una de las campañas de nacionalización más grandes de la historia, una que fue mucho más allá de sus operaciones petroleras estatales.

Al nacionalizar todo, desde el acero y el transporte marítimo hasta la agricultura, la minería, la banca, la electricidad, las telecomunicaciones y más, Hugo Chávez puso a su gente en el camino hacia la servidumbre desde la que no había vuelta atrás.

La gente no debe saborear la tragedia de Venezuela, pero debemos aprender de ella. Si nos negamos, es un destino que me temo que pronto veremos repetido.

Publicado con permiso de FEE. Por: Jon Miltimore

1 comentario
  1. Cesar Niño dice

    El estado debe tener industria, banca en infraestructura propia, pero no sobre el modelo latinoamericano de llenarlo de gasto público y burocracia, para llenar estos sectores de ineficiencia y corrupción como pasa en Colombia, sino en el marco de un entorno competitivo, tecnológico, eficiente, rentable y sostenible en el tiempo, para ello es mandato río que haya auditoría de entes como transparencia internacional.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.