Press "Enter" to skip to content

Proyecto de ley para regular criptomonedas dejaría a Colombia en desventaja

El proyecto de ley presentado por Abraham Jiménez dejaría a Colombia en desventaja frente a países que luchan por atraer a inversores con criptomonedas.

En la apuesta del actual gobierno por la economía naranja, uno de los mensajes más curiosos ha sido al mercado de las criptodivisas y su uso en Colombia donde mediáticamente se proclaman beneficios y una acogida a la tecnología, pero en cuanto a normas y leyes, seguimos teniendo un panorama muy diferente.

Regulaciones nada competitivas

El representante a la Cámara Abraham Jiménez López presentó un proyecto de ley para regular el uso de Bitcoin en Colombia el cual puedes revisar en un pdf en la página web del Senadosiendo el primer esfuerzo serio de un legislador de abordar el tema más allá de declaraciones de intenciones sin trascendencia, a continuación se tocan los principales aspectos de la misma:

  • Las criptomonedas van a ser reguladas por el MINTIC, pese a que tengan que adherirse también a ciertas regulaciones financieras como el Sistema de Administración de Riesgo de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo (SARLAFT), aprobado por la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF)
  • El Banco de la República debe certificar un precio oficial para las criptodivisas para cada hash de las mismas
  • Toda persona jurídica o natural que quiera hacer comercio directo de criptodivisas debe contar con un permiso de MinTIC, de no tenerlo, afrontará multas de 1000 o 150 SMLV respectivamente
  • Las transacciones pagarán un 5% de impuesto sobre el monto neto (siempre y cuando la transacción represente una ganancia de capital), del cual un 1% será destinado a un Fondo de Reserva de Fluctuación para subsidiar a las transacciones que resulten en pérdidas.

Toda regulación de un sector corta libertades en el mismo en aras de establecer reglas claras para que el mercado pueda prosperar, desde ese punto de vista, las mismas deben tener sentido, ser implementables al llevar a la práctica y no menoscabar el valor intrínseco del mercado al que aplican.

A continuación, me propongo comentar los puntos más nefastos de la misma 

Barreras de entrada, pérdida de libertad para hacer negocios

El valor del bitcoin como medio de intercambio subyace en la libre competencia propiciada entre otras cosas, por la baja barrera de entrada, por lo cual imponer permisos y multas a traders pequeños es disminuir el valor del mercado y su expansión, ahogando la innovación que en muchos casos viene de las compañías más pequeñas.

Por otro lado, mientras ahoga a los emprendedores colombianos, no les brinda ningún incentivo frente a países como México a donde han ido a asentarse muchos de los empresarios colombianos del sector, los cuales han migrado debido a que este país cuenta con una infraestructura financiera más desarrollada(unos 10 años más desarrollada que la colombiana), leyes más claras y la capacidad de desplegar sus servicios en toda la alianza del pacífico sin tener que responder a las restrictivas leyes colombianas.

Promoción a la fuga de capitales

Los negocios en criptodivisas nunca han sido nacionales, desde el inicio (la primera transacción, incluso) siempre fueron transnacionales, de facto los mayores operadores de Colombia están domiciliados en países como Chile o Mexico y no responden ni han respondido ante las leyes colombianas, mientras que las empresas locales directamente han tenido que emigrar fuera del país.

Si no hay incentivos, bien sea impositivos, estratégicos o logísticos, el mecanismo de hacer transacciones a pérdida puede ser fácilmente usado para evadir tributación al mismo tiempo que se guarda el dinero en mercados más estables como el europeo.

Socialización de las pérdidas

El lema de bitcoin fue “ser responsable de sus propios fondos”, un Fondo de Reserva de Fluctuación como el que propone el senador Abraham Jiménez es un incentivo para dejar de ser responsable en cuanto a que esta responsabilidad yace en hacer un trabajo tecnológico responsable en seguridad y un buen trabajo financiero en cuanto a compras y ventas, lo cual trae a colombia el oscuro pasado con el Grupo Grancolombiano y como la socialización
de su quiebra hundió al país durante dos décadas.

¿Impunidad para los esquemas ponzi?

Muchos esquemas ponzi están usando la falta de regulación para escapar con las criptomonedas del marco legal colombiano, la ley no toca el tema de ninguna manera, quedando al margen de tratar uno de los mayores riesgos morales del mercado

La restricción a las transacciones ¿Impracticable?

La restricción de transacciones es impracticable, además, se pueden hacer transacciones fuera del país desde servicios extranjeros, por lo cual a no ser que la legislación tenga carácter extra nacional, es imposible incluso tipificar el delito.


Por otro lado, la imposición del impuesto puede hacerse solo en la relación con el sistema bancario, por lo cual soluciones como las cuentas internacionales pueden ser formas más eficientes de hacer transacciones sin declarar o pagar en Colombia (como el caso de paypal que cerró operaciones en Colombia de manera formal pero puede mantenerlas a través de terceros como Nequi o Davivienda).

En resumen, pese a que es un valiente esfuerzo por reconocer una realidad del mercado, es una ley poco competitiva que desconoce por completo las particularidades de la industria a nivel global y que deja más lagunas y vacíos que certezas.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *