The news is by your side.

Liberal, date cuenta, Santiago Abascal es otro keynesiano más

Santiago Abascal ha pedido que los tipos de interés bajen al 0%, keynesianismo ya implementado por la Reserva Federal sin efecto positivo alguno.

0

Muchos liberales, así como incluso los mismos libertarios, hoy por hoy enaltecen a los políticos como Abascal y Trump olvidándose de lo que son. Primero, olvidan que los políticos son personas que se arrogan la potestad de mandar a los demás, como si fueran niños. Incluso llegan a ser lo suficientemente rapaces como para intervenir en instituciones íntimas, como la misma familia, o decir que pueden decidir cómo educar a los hijos de los demás. En segundo lugar, olvidan que los políticos tienen rasgos sociópatas donde son capaces de mentir descaradamente y ver a las personas como instrumentos para asegurar su poder. De ahí que el Estado te vea como un número, y no como una persona con todas sus cualidades. Para el Estado soy un número, para mi comunidad soy una persona en palabras del Dr. Hugo Balderrama. Eres un voto, no una persona, y eso ellos lo saben.

Mandan a millones de personas a quienes no le ha visto la cara, tal vez ni al 0.1% de ellos. Pero, más fundamental que todo (por lo amplio que puede ser) es que los liberales aunque están en su derecho de ser estúpidos adorando a los políticos ya que no es necesariamente contradictorio dependiendo de la rama, lo contradictorio es enamorarse de políticos como Trump o Abascal. Trump es un keynesiano más que no solamente no ha recortado el tamaño del Estado, sino que lo ha incrementado tanto por vía a gasto público como por deuda. Ni hablar de la emisión monetaria, que no ha parado y su valor histórico ha crecido un 20.69% desde que empezó. Incluso, la Reserva Federal ha metido un paquete de 1.5 billones de dólares en los mercados financieros ante la aparición del virus. ¿Qué pasó? Que pese a la inyección masiva de dinero en los mercados, estos se han hundido más todavía y es probable que aumenten las expectativas de inflación. Santiago Abascal va por la misma vía.

El nacionalismo no te quita lo empobrecedor

La asociación de Abascal con la «derecha política» hace que sea un referente para aquellos que están desesperados por tener oportunidad para luchar contra el socialismo. Es por eso que esto lo confina a una posición de «mal menor» o de «maximin» dentro de las elecciones posibles. Obviamente, lo que dirige a un libertario no son las emociones ni los sentimientos de desesperación o de identitarismo con el líder fuerte. Lo que dirige es lo plegados que se pueda estar a la doctrina libertaria, tanto desde el punto de vista ético como económico. Abascal está particularmente contrapuesto a la doctrina (especialmente desde lo político – administrativo), aunque el programa económico de Vox sea el más liberal de todos los partidos políticos españoles.

Por ejemplo, la intervención del Estado ante un ajuste de los mercados liderados por un cisne negro (sabiendo que desde la crisis de 2008 lo que se ha hecho es parchar la economía sin resolver problemas estructurales, como apuntan Peter Lewin y Adrián Ravier en su trabajo «The Subprime Crisis») conduce a creaciones de burbujas a partir de acciones dadas por señales equívocas que descoordinan el mercado y acumulan una serie de estados que terminan por estallar. Cualquier cosa puede provocarlo. En este caso, el cisne negro fue el Coronavirus, que demostró lo débil que estaba la estructura de las economías.

Pero, no obstante, en Estados Unidos ya se aplicó lo que quiere Abascal para España, y resultó no funcionar porque los mercados financieros se siguen dumpeando. Prueba de esto son las estrepitosas caídas del Dow Jones y del SP 500 después del 10 de Marzo. Demás no está decir que la maroma de la Reserva Federal de introducir 1.5 billones de dólares pudo ser fatal, porque impide a los mercados ajustarse correctamente. Esto provoca que se retarde la detonación de los efectos del ajuste actual para problemas existentes, y consigo se acumulan todavía más cosas.

Sin embargo, Santiago Abascal dice que «[…] Es urgente una línea de crédito al 0%» para que las empresas no despidan. Claro, expandan el crédito y tenemos «pan para hoy y hambre para mañana». Inflación y más descoordinaciones acumuladas, es todo lo que conviene, seguro cuando salgan del poder le echan la culpa a alguien más, como buena virtud de la democracia. Lo curioso es que pide que expandan el crédito, pero en España cerca del 50% de los beneficios que generan las empresas en promedio, se van en impuestos. Ah, pero los impuestos no se tocan, expandan el crédito pero los impuestos para mantener a los políticos —entre los que se encuentra Abascal, por supuesto— ni los miren. Esto lo podemos resumir en un twit:

Así que no: Abascal no es liberal, es keynesiano. Y si es lo suficientemente deshonesto para proponer expandir el crédito de forma artificial pero no para proponer que corten los impuestos asfixiantes, no es bueno. Abascal no es la vía, solo es el «mal menor». Si están dispuestos a quedarse y conformarse con lo mediocre, deben replantearse su posición como liberales. Tal vez les quede mejor el keynesianismo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.