The news is by your side.

Más subsidios, así planea Alberto Fernández acabar con el hambre en Argentina

El nuevo gobierno de Argentina reveló las medidas con las que pretende acabar con la pobreza, una de ellas incluye una idea similar al carnet de la patria en Venezuela.

En un intento de diferenciarse de Pobreza Cero —la plataforma de la gestión del antecesor Mauricio Macri que terminó en fracaso rotundo—, la administración del Frente de Todos presenta Argentina contra el hambre, diseñado en conjunto con el sector privado y las ONG. La propuesta del Gobierno de Alberto Fernández consiste sobre todo en cuatro medidas, marcadas por el estatismo.

Cambiar marketing por política. Esa parece ser la impronta del nuevo Gobierno peronista en Argentina, que decidió apropiarse el concepto de «solidaridad» como su bandera ante los enormes desafíos en materia económica, prometiendo enfocarse la lucha contra el hambre.

30% de los jóvenes y niños sufren inseguridad alimentaria y 13 % pasó hambre en algún momento del 2019, según el Observatorio de Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (ODSA-UCA). Este organismo alertó también que el país tendrá 40% de su población por debajo de la línea de pobreza a fines de 2019.

MÁS ARTÍCULOS
Nike se va de Argentina, la empresa venderá todos sus activos

El combate contra el hambre, el elemento menos abstracto de la pobreza que vive casi la mitad de la población, es desde la campaña electoral uno de los discursos más usados de Alberto Fernández como presidente, por lo que el lanzamiento de medidas con las que pretende revertir esta situación comienzan presentarse.

Tarjeta alimentaria

familia pobre
Una familia pobre en Buenos Aires. © AP PHOTO / NATACHA PISARENKO

Al más puro estilo del chavismo en Venezuela, con el carnet de la patria. Embarazadas, personas discapacitadas, madres y padres de menores de seis años titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH) podrán obtener una tarjeta débito emitida por el Banco Nación (estatal) que contará con un monto de entre 4.000 y 6.000 pesos mensuales (entre 66 y 100 dólares), de acuerdo con la cantidad de hijos, para la compra de alimentos exclusivamente.

El Ministerio de Desarrollo Social comenzó a entregarlas en la ciudad de Concordia, provincia de Entre Ríos, una de las localidades más vulnerables del país, y se espera alcanzar el 80% del territorio, comenzando por las zonas más afectadas, en marzo de 2020. En áreas con menos infraestructura y economías con mayor informalidad, donde el gobierno asegura que esta herramienta sería inútil, se planea ofrecer alternativas.

Consejo Federal multisectorial

El Consejo Federal Argentina contra el hambre tendrá el rol de articular las políticas entre el Estado nacional, las provincias y municipios, para conseguir resultados y mejorar el acceso a alimentos de calidad, implementar canastas básicas con precios disponibles para el poder adquisitivo de los estratos más vulnerables y apoyar el trabajo de comedores y merenderos en los barrios carenciados.

60 funcionarios y representantes de la sociedad civil, empresariales, sindicales, académicos y eclesiásticos se reunieron este 20 de diciembre con el presidente Alberto Fernández, estos serían los encargados de diseñar políticas que en teoría eliminarían la pobreza y combatirán la malnutrición, con prioridad en las zonas donde la emergencia es mayor.

Fueron parte de este encuentro la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, el intelectual por la lucha por los Derechos Humanos y premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, el escritor y periodista Martín Caparrós, y el empresario mediático y futbolístico Marcelo Tinelli.

Campaña de educación alimentaria

Según el gobierno, el objetivo es contrarrestar el deterioro en la nutrición, sobre todo de niños y jóvenes, que las ONG aseguran observar en la población más frágil: 53% de los más pequeños en Argentina son pobres y 13% viven en condiciones de indigencia, según cifras oficiales.

El Gobierno prepara campañas mediáticas y en las escuelas de concientización y educación alimentaria para lograr que en el país se coma más saludablemente. Además, se pretende impulsar las economías familiares y regionales populares, productoras de vegetales y alimentos orgánicos, y mejorar el acceso a estos productos a comedores, merenderos y escuelas públicas.

Fondos presupuestarios

Aunque el Gobierno no cuenta con un presupuesto actualizado para 2020, que pretende ser tratado en las sesiones extraordinarias en el Congreso nacional a las que llamó el presidente, se anticipó a decir que crearía un Fondo Federal de Alimentación y Nutrición de 60.000 millones de pesos (952 millones de dólares) y se prometió que se destinará un porcentaje de los fondos reservados destinados hoy a los servicios de Inteligencia, que dejarían de ser secretos.

Con información de Sputnik.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.