The news is by your side.

La UEFA sanciona a la selección de Hungría por «actos de discriminación»

Hungría jugará tres partidos de la Eurocopa sin público y debe pagar 100.000 euros después de que la UEFA le multara por supuestos comportamientos homofóbicos y racistas en partidos contra Portugal, Francia y Alemania.

1

Los magiares blancos —apodo de la selección nacional húngara de fútbol— dio bastante de qué hablar durante esta temporada de la Eurocopa. Tanto sus aficionados como el público conservador en general estuvieron complacidos de su negativa a arrodillarse en los partidos. La Asociación de Fútbol de Hungría explicó que si bien están en contra de la homofobia y el racismo, evitan politizar a su selección. ‘‘Las reglas de la UEFA y la FIFA no permiten la politización en el campo y en el estadio, lo que no solo aceptamos sino que también concordamos’’ dijo el organismo en un comunicado emitido el 7 de junio. Pero según la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA) la fanaticada húngara no se portó nada bien en los últimos partidos. Después de abrir investigaciones hace dos semanas por tres partidos donde se denunciaron actos discriminatorios, expidieron sanciones similares a las de México.

Hungría deberá jugar tres partidos de la Eurocopa en confinamiento (como local) a puerta cerrada, con el tercero estando suspendido por dos años. El Organismo de Ética y Disciplina de Control (CEDB) de la UEFA dictaminó que estos años se usarán como «período de prueba» para la selección. Aunado a este castigo moral —de jugar sin público— la Federación Húngara de Fútbol debe 100.000 euros de multa a la UEFA. Las motivaciones de la sanción surgieron en los partidos jugados contra Portugal, Francia y Alemania los días 15, 19 y 23 respectivamente. De acuerdo al máximo organismo regulador, promotor y coordinador del fútbol europeo, la fanaticada húngara se comportó de forma discriminatoria en las gradas. Ya la hinchada de Hungría registraba quejas por comportamientos similares en un juego contra Irlanda, donde abuchearon y pitaron a los jugadores arrodillados.

¿Qué hicieron los fanáticos de Hungría?

Inicialmente, la UEFA fue condescendiente tanto con los jugadores de la selección húngara como con sus respectivos aficionados. De hecho, la UEFA impidió que el Allianz Arena de Múnich se iluminara con los colores del arcoíris (que representan las sexualidades encarnadas en la bandera LGBT+) para el partido de Hungría contra Alemania, que fue el último de la fase de grupos. Como tal, la iniciativa fue planteada por el alcalde Dieter Reiter para abochornar intencionalmente al gobierno húngaro a través del juego.

Reiter esperaba apoyar a la comunidad rechazando una medida aprobada por la Asamblea Nacional de Hungría que prohíbe exponer menores de edad a contenido LGBT. Al ver que era una treta política, la UEFA se apresuró a prohibir que se iluminara el estadio tras declararse como una organización políticamente neutral. Sin embargo, Hungría perdió el favor de la UEFA por «desalinearse» de esta neutralidad.

Supuestamente, en el partido Francia vs. Hungría disputado el 19 de junio, la fanaticada húngara emitió sonidos de mono para burlarse de Kylian Mbappé. De todos modos, Mbappé nunca hizo una declaración pública sobre el suceso ni se registró material audiovisual sobre el hecho. Para más inri, el Puskas Arena (estadio donde se jugó el partido) estaba repleto de gente: cerca de 55.000 personas asistieron al partido.

La otra parte de la sanción vino porque los hinchas húngaros cargaron pancartas anti-LGBT en su partido contra Alemania del 15 de junio. Sobre esto sí hay una foto que circula en redes, donde se ve a la hinchada sosteniendo un letrero que dice «anti-LMBTQ» (siglas de LGBT en húngaro). El gobierno húngaro calificó la decisión como cobarde y con corte comunista porque ‘‘no hay necesidad de pruebas, basta con tener informes unánimes’’.

1 comentario
  1. Ene dice

    No entiendo. Hungría no se alinea ni con black lies matter (sic), ni con los lgbt. Por lo tanto, Hungría es diverso. Los lgbt y sus secuaces enfatizan en la tolerancia a la diversidad. Pero no toleran que Hungría sea diverso. ¡Farsantes! Como los demagogos zurdos, que manipulan a sus hordas de peleles seguidores hablándoles de que combaten las desigualdades, pero viven como los ricos a los que dicen odiar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.