The news is by your side.

Vender mariposas: la idea de unas colombianas, con capitalismo salvan mariposas

El capitalismo es la forma más eficiente de proteger el medio ambiente, estas colombianas crearon un extraordinario negocio con mariposas.

En Colombia desde hace 20 años dos mujeres se pusieron al hombro una idea atrevida y sin precedentes en el país: criar mariposas para comercializar y exhibir. La agencia de noticias Sputnik realizó un reportaje sobre cómo funciona Alas de Colombia, el primer mariposario del país y la primera empresa dedicada a la venta de mariposas.

Colombia tiene la mayor diversidad de mariposas del mundo: más de 3.500 especies diurnas y 45.000 nocturnas. Sin embargo, hasta que Vanessa Wilches y su madre, Patricia Restrepo, se propusieron instalar un mariposario, no había lugar para ver y aprender sobre estos hermosos insectos. Mucho menos para comprarlos: ellas hicieron posible que ahora puedas ver nacer mariposas en tu propia casa.

Alas de Colombia es la empresa que en 2001 instaló el primer zoológico de cría y exhibición de mariposas del país, y la primera y única que se dedica a la exportación de mariposas.

«Nadie necesita mariposas, es un bien suntuario, superfluo… nosotras inventamos un mercado inexistente», contó a Sputnik Wilches, gerente de la empresa. «Hicimos uso de la necesidad humana, emocional y psicológica de los símbolos; resulta que la mariposa inspira una simbología muy amplia en cuanto a la transformación, libertad, darle alas a los sueños, a los deseos», explicó.

Basándose en esa idea, Wilches y su madre instalaron uno de los primeros biocomercios del país. Que como describe su visión también ayuda a conservarlas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Alas de Colombia (@alasdecolombia) el

Hoy Alas de Colombia tiene un mariposario en El Arenillo, el municipio de Palmira, Valle del Cauca; dentro del territorio nacional vende mariposas vivas pupas (el último estadio de larva) para eventos de mariposas en pequeñas cajas (llamadas ‘Maripupas’), y también las exporta. Cuenta con más de 40 especies nativas.

MÁS ARTÍCULOS
Restaurante Peruano guarda las sobras de comida a los perros callejeros
alas de colombia laparus
Producción de la especie Laparus doris tres colores. © FOTO : CORTESÍA DE ALAS DE COLOMBIA

Según Wilches, el objetivo de la empresa es conservar la naturaleza, generar ingresos a comunidades rurales que crían las mariposas, y mostrar al mundo una imagen de Colombia que diste de los conflictos armados y el narcotráfico.

Desde Inglaterra a Colombia

En 1960 empezaron las experiencias de crianza y exhibición de mariposas a nivel mundial, en 1978 en Inglaterra se abrió el primer mariposario y al parecer tuvo un éxito enorme y motivó que la experiencia se replicara en distintas partes del mundo.

Aunque unos 20 años después de aquel primer mariposario en Inglaterra ya había más de 160 mariposarios en distintos países del mundo, recién en 2001 la idea llegó a Colombia.

El año anterior, en un viaje a EE. UU., Wilches y su madre visitaron un mariposario con exhibición al público, un «zoológico» dedicado especialmente a la cría y exhibición de mariposas, y quedaron maravilladas. Las mariposas provenían de países tropicales, como Costa Rica, Ecuador, Belice, Surinam, El Salvador, Malasia, Filipinas, Kenya, y se preguntaron cómo llegaban hasta allá, a un lugar con un clima tan distinto, y volaban entre turistas de todo el mundo.

Al momento de conocer la respuesta, les surgió la idea de formar parte del negocio: los mariposarios del mundo importaban las pupas de mariposas en una caja, todas las semanas.

productores y personal administrativo
Grupo de productores campesinos y personal administrativo de Alas de Colombia (diciembre 2019) © FOTO : CORTESÍA DE ALAS DE COLOMBIA

Los criadores de mariposas de los países tropicales colgaban las pupas en unas jaulas, en el techo, para que la mariposa naciera en el mariposario. Era un viaje contra el tiempo: tenían que llegar a destino en los cinco días siguientes de haber salido de los criadores, sino corrían el riesgo de que las mariposas nacieran en el paquete. Una vez en el mariposario, las mariposas estirarían sus alas en jaulas acondicionadas que simulan el ambiente tropical.

«Sientes la humedad, la temperatura alta, está la platanilla, el banano, todas las plantas tropicales. Es como transportarse a un mundo tropical, pero en medio de un ambiente completamente extranjero», contó Wilches.

En los mariposarios la mariposa adulta vive un mes en promedio, en exhibición, unas tres semanas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Alas de Colombia (@alasdecolombia) el

Para Wilches y Restrepo el mayor reto de su negocio también es el tiempo, «el tránsito de un paquete que sale de Cali, Colombia, con nuestras pupas, hasta que llega a Emiratos Árabes, a Dubai, nuestro principal cliente, donde está el mariposario más grande del mundo».

MÁS ARTÍCULOS
Ni el CO2 es veneno, ni los árboles el pulmón de la Tierra
niños mariposa en la mano
Niños con mariposa en la mano, del mariposario interactivo que ofrece Alas de Colombia. © FOTO : CORTESÍA DE ALAS DE COLOMBIA

Además del tiempo, el cómo es quizá el otro factor desafiante del negocio. Alas de Colombia tuvo que desarrollar un empaque particular para enviar las pupas: está acondicionado con algodón para que no se golpee una contra otra, para que no se aplasten.

mariposas de alas de colombia

Cada semana desde Cali parten unas 2500 pupas en cinco cajas; en cada una viajan 500 pequeños óvalos, de no más de dos centímetros de largo y uno de diámetro, que una vez en destino se transformará en mariposa y maravillará a quien la vea.

Con información de Sputnik.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.