The news is by your side.

Viktor Orban: «Un progresista no es más que un comunista con título»

En el discurso del Estado de la Nación 2020, el presidente de Hungría, Viktor Orbán, dijo lo que para el es un progresista.

0

Viktor Orbán es uno de los más polémicos líderes europeos que está liderando el auge del nacionalismo y las corrientes de derecha en España. Es conocido por haberse declarado en contra del régimen de la Unión Europea y por querer construir un Estado iliberal en Hungría. Fue criticado por todos: progresistas, paneuropeísmo, libertarios y liberales. Pese a esto, ha seguido dando de qué hablar ya que en últimas, llegó a afirmar en el discurso del Estado de la Nación 2020 otra frase controvertida.

«[…] In fact there is no such thing as a liberal. A liberal is nothing more than a communist with a university degree» dijo Orbán. Traducida su declaración al español sería: «En efecto, aquí no hay tal cosa como un progresista. Un progresista no es más que un comunista con un título universitario». Aunque en inglés se habría traducido la palabra como ‘liberal’, la connotación de liberal es el de liberal moderno, que sería la de un progresista.

La frase de Orbán en contexto

Se puede entender en este contexto la traducción de ‘liberal’ como un sinónimo de progresista porque Orbán ha dado declaraciones en contra de cosas que reconocemos propias de progresistas. Por ejemplo, Orbán en el mismo discurso donde criticó a los progresistas, dijo que en el contexto internacional no es concebible un país como Hungría.

Según él, con directrices como las de Washington (en alusión a Estados Unidos) y Bruselas (refiriéndose a la Unión Europea), no es posible la existencia de un país que solo representa el 2% de la población de toda la UE, que les dice que ellos tienen algo que ni Washington ni Bruselas tendrían: austeridad. Orbán dijo que Hungría decide tener un modo de vida húngaro: Recortes de impuestos, producción en vez de deuda y trabajo en vez de subsidios.

También dijo que pagó los créditos cedidos por el FMI antes de la fecha de vencimiento. En 2019 se mostró simpatizante del liberalismo clásico al decir que el liberalismo solo había sido funcional mientras ejerciera efectos positivos sobre la humanidad al salvaguardar las libertades personales y la propiedad privada. Ahí, cuando se degradó, dejó de funcionar, y asocia características que se entendería como progresistas a la palabra liberal.

Dice que el liberalismo dejó de funcionar «Una vez que comenzó a romper los lazos que unen al hombre con la realidad y la vida. Comenzó a cuestionar la identidad de género, devaluó la identidad religiosa y consideró que la afiliación nacional era redundante. Su contenido cambió radicalmente. Este es el espíritu de los últimos 20-30 años en Europa».

Viktor Orbán, contradicciones y Soros

Pero no se puede dejar la manda porque por política básica, habla adelante y al revés. Antes había dicho todo lo opuesto a lo que encontramos ahora: Ante las demandas del FMI para ajustar en 2014, él había dicho que no tendría austeridad. E igualmente, Orbán habría atacado (también en el mismo discurso) a George Soros como haría un nacionalista conservador promedio. Lo acusó de haber tratado de atacar Polonia en tres ocasiones.

Según Orbán, primero fue en 1990 cuando Soros intentó comprar toda la deuda estatal de Hungría. Luego, en 1994 cuando trató de comprar el OTP Bank, que era un banco monopolista de préstamos detallados (es decir, dirigidos al consumidor). El último «intento» fue en 2015, cuando según él Soros estuvo dispuesto a financiar el establecimiento en Hungría de un millón de migrantes al año durante la crisis migratoria.

El mandatario también ha sido cuestionado por sus contradicciones en la posición frente a Europa, pues durante su gobierno Hungría ha sido un destino importante de recursos los cuales durante su gobierno han arrojado dudosos resultados.

Pero no nos dejemos engañar: Las críticas a Orbán

Dadas estas posturas que serían ‘raras’ de Viktor Orbán, le han llegado una avalancha de críticas y revelaciones. Por ejemplo, aquí se ha compartido una crítica del internacionalista Dalibor Rohac hacia el gobierno de Orbán. En el mismo se demuestra que los resultados han arrojado un gran entramado de corrupción, ineficiencia en las instituciones principales del Estado… Y una caída a pique de la libertad económica.

Uno de sus principales tenientes en el Partido, Lőrinc Mészáros, tiene 123 compañías y es uno de los hombres más ricos de Polonia. Otro ejemplo es que la oficina anticorrupción de la Unión Europea habría comunicado que recuperarían 40 millones de euros perdidos por sobrecostes en un proyecto de alumbrado. ¿Saben quién tomó ese contrato del Estado y puso los costes sobrevaluados? El yerno de Viktor Orbán, István Tiborcz. El internacionalista también dijo que de hecho, la UE habría encontrado 35 irregularidades en proyectos húngaros de 2011 a 2015.

Distinto a Rohac, ha sido cuestionado por un asociado del Instituto Juan de Mariana, el periodista José Carlos Rodríguez, porque el mismo Orbán declaró en 2014 que la era de la democracia liberal ha terminado. De hecho, su idea es la de montar un Estado Nacionalista iliberal, como el lo llama, y una democracia cristiana- En 2018, declaró que Hungría dijo sí a la democracia y no —de forma categórica— al liberalismo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.