The news is by your side.

Andrés Arauz: Una amenaza socialista aun más peligrosa para Ecuador

Podemos pensar mal sobre Rafael Correa, pero lo cierto es que ni siquiera él tuvo una idea tan descabellada como desdolarizar, algo que planea aplicar su discípulo y pone en riesgo la estabilidad monetaria de Ecuador.

0

En 2018, el dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, se deshizo de muchos de los controles monetarios y de precios de Hugo Chávez. Las medidas fueron en gran parte responsables de la escasez masiva de alimentos y los niveles de inflación anual del 2.000%. Ahora, como informa Reuters, más del 50% de todas las transacciones de bienes básicos en las principales ciudades se realizan en dólares estadounidenses o euros. La cifra que se eleva al 90% en las ciudades cercanas a la frontera con Colombia. Steve Hanke, profesor de economía aplicada en la Universidad Johns Hopkins, sostiene que todas las transacciones realizadas en bolívares se calculan en términos del dólar, convertido en la unidad de cuenta no oficial de Venezuela. En medio de la hiperinflación, la dolarización de facto de Venezuela proporcionó cierta estabilidad monetaria y seguridad para los ahorros de los ciudadanos.

Mientras tanto, un político socialista de otra nación andina quiere llevar a su país en la dirección opuesta. En Ecuador, donde el dólar estadounidense es la moneda oficial desde el año 2000, el candidato presidencial Andrés Arauz, quien ganó la primera ronda de votaciones con el 32% de los votos el mes pasado y espera una segunda vuelta el 7 de abril, es un crítico de larga data de dolarización. Ya se ha manifestado abiertamente sobre la necesidad de desmantelarlo. Oficialmente, su oponente no está nombrado debido a un resultado extremadamente ajustado por el segundo lugar en medio del caos electoral y las acusaciones de fraude. Pero si Arauz prevalece el próximo mes, el futuro del dinero en Ecuador estará en juego. La dolarización de Ecuador fue la respuesta a una crisis económica que generó un caos político.

Auge y amenazas sobre la dolarización en Ecuador

Entre 1998 y 2007, siete presidentes sirvieron menos de un mandato completo; tres de ellos fueron expulsados del gobierno por la legislatura o el ejército. Para el 2000, Gustavo Noboa (presidente emérito) decidió dolarizar completamente la economía cuando los niveles de inflación anual alcanzaron el 96%. El sucre, la moneda oficial desde el siglo XIX, perdió el 115% de su valor frente al dólar entre 1998 y 1999. Sin embargo, la dolarización no era una alternativa indiscutible; uno de los predecesores de Noboa, Jamil Mahuad, fue víctima de un golpe de Estado cuando intentó dolarizar. Una opción impopular en ese momento, con el 69% de la población en contra según un informe. Para esa época, uno de los críticos más vociferantes de la dolarización era un profesor de economía formado en Estados Unidos llamado Rafael Correa.

Adoptar el dólar —argumentó— significaba renunciar a la soberanía nacional y la capacidad de estabilizar la economía usando la política monetaria en tiempos de crisis. En 2007, Correa fue elegido presidente. Gobernó hasta 2017 bajo la bandera del socialismo, habiendo cambiado la constitución para permitir su propia reelección. Al igual que su aliado Hugo Chávez, arremetió contra el sector privado y tomó duras medidas para silenciar a los medios de comunicación críticos. Mientras gobernó, Correa habló repetidamente de la dolarización como un error costoso y promocionó la importancia de una moneda nacional como herramienta de «coordinación social».  Sin embargo, la principal novedad monetaria de Correa fue un esquema de pago electrónico controlado por el gobierno, otra parte de su legado que su sucesor desmanteló rápidamente al quitarle el control del Banco Central.

Lo que Ecuador debe a la dolarización

Fundamentalmente, Correa nunca trató abiertamente de deshacerse del dólar, que sigue siendo la moneda de Ecuador y goza de excelsos niveles de popularidad. Durante Enero pasado, después de 21 años de baja inflación y niveles estables de poder adquisitivo, el 88.7% de los encuestados dijo a la encuestadora Cedatos que Ecuador no debería desdolarizar a pesar de la recesión económica. De hecho, tener una moneda que los políticos locales no pueden devaluar imprimiendo billetes como si fueran cartones de bingo —como Chávez o Robert Mugabe— es lo único que protege a los ecuatorianos regulares de los inevitables excesos del socialismo del siglo XXI. Como dijo la economista ecuatoriana Dora Ampuero durante el último mandato de Correa, ‘‘la dolarización nos salvó de terminar como Venezuela’’. Según Hanke, Correa fue lo ‘‘suficientemente inteligente como político para saber que si se deshacía del dólar, habría sido el fin de su gobierno’’.

inflacion ipc ecuador
Variación interanual (%) del índice de precios al consumidor en Ecuador, 1960 – 2019. Fuente: Banco Mundial

No obstante, Luis Espinosa Goded, profesor de economía en la Universidad San Francisco de Quito, sostiene que el sistema de pago digital de Correa, inicialmente un medio para pagar a los empleados del gobierno, fue un intento encubierto de crear una moneda alternativa. El gobierno de Correa incluso trató de regalar el nuevo dinero, ofreciendo reembolsos del impuesto al valor agregado (IVA) a las empresas para adoptarlo. Incluso gastó millones en campañas publicitarias para el esquema. El intento fracasó después de cinco años, con el equivalente a solo US$ 15 millones del nuevo dinero en circulación según Espinosa Goded. Pero Arauz, a quien The Economist llama el «apoderado de Correa», dice que establecerá un sistema de pago similar si gana. Esto preocupa a los defensores del dinero fuerte, quienes recuerdan que Arauz, economista de la Universidad de Michigan, atacó la dolarización hasta hace un año.

Arauz, un candidato quimérico

Sopesando sus anteriores ataques a la dolarización, ahora promete fortalecerla. En Abril de 2020, Arauz publicó un artículo de blog con un plan detallado de cómo desdolarizar la economía. Contenía no sólo el truco de utilizar «un medio de pago nacional para transacciones», sino también «aumentar la liquidez interna, incluida la del Banco Central». Mientras hace campaña, Arauz dijo que gastará US$ 8 mil millones de las reservas internacionales del Banco Central, asegurando pertenecen al estado. Tiene la intención de enviar un cheque de US$ 1.000 a un millón de familias. Pero poner las manos en los activos externos de alta calidad del Banco Central, además de comprometer sus pasivos en el balance, equivale a una confiscación en los depósitos de los ciudadanos, dice Espinosa Goded. Las reservas de Ecuador incluyen los saldos de los bancos comerciales y los de los gobiernos locales.

En su blog, Arauz también menciona la necesidad de imponer controles de capital a través de una cuota fija aplicada por el Banco Central. A eso le suma un impuesto de ‘‘salida monetaria’’ del 27%, cobrado a cualquiera que intente sacar dinero de Ecuador. Según Hanke, implementar la propuesta de Arauz significaría ‘‘que los dólares en poder de los ecuatorianos no serían convertibles libremente, ya que la conversión tendría un costo masivo’’. Esta medida, que probablemente ejercerá una presión a la baja sobre los precios de todos los activos, hace que Arauz sea ‘‘mucho más peligroso de lo que la gente cree’’, más incluso que Correa cuando estuvo en el poder. Hanke recuerda que Friedrich Hayek, defensor de la competencia monetaria, llamó a los controles de capital «la supresión final de todos los medios de escape» de la tiranía estatal. ‘‘No sólo para los ricos, sino para todos’’.

Mal pronóstico para Ecuador

Si Arauz gana poder, cualquier intento de desdolarizar Ecuador probablemente enfrentará resistencia popular. No solo irá por la aprobación masiva del dólar en el país, sino también porque tal movida contrarresta las últimas tendencias del socialismo del siglo XXI, incluso en Venezuela. Sin embargo, Arauz, de 36 años, parece ser menos pragmático y más ideológico que Correa, obsesionado por el poder, cuyo futuro político pende de un hilo. Lenín Moreno, el actual presidente y exvicepresidente de Correa, se volvió contra su antiguo jefe por las prácticas corruptas de Odebrecht, una empresa brasileña de infraestructura que manejaba un esquema de sobornos por contratos gubernamentales en América Latina. Como resultado del escándalo, Jorge Glas, desempeñado como vicepresidente de Correa y Moreno, fue sentenciado en 2017 por recibir aproximadamente US$ 13 millones en sobornos.

Moreno también declaró públicamente que Correa le heredó un país casi en bancarrota, con un sector público inflado y 60 mil millones de dólares de deuda. Eso representó el 60 por ciento del PIB en 2018. Procedió a tomar medidas de austeridad, recortando la nómina del gobierno, incluso deshaciéndose de 43 organismos estatales, entre ellas ministerios, y reducir drásticamente los subsidios a la gasolina. Una vez que COVID-19 golpeó a Ecuador en 2020, el país no pudo pagar su deuda soberana por tercera vez desde 1999. Correa, quien calificó a Moreno como el mayor traidor de la historia ecuatoriana y, quizás peor desde su perspectiva, neoliberal, fue condenado por corrupción el año pasado, mientras preparaba su cuarta carrera presidencial desde Bélgica, donde vive en el exilio.  Arauz dice que, si ganara, la sentencia de Correa sería anulada.

Un futuro tormentoso

Los jueces imparciales, afirma, de repente estarían libres de la presión del gobierno contra el ex-presidente. Presumiblemente, también podrá postularse nuevamente para el cargo en 2025. La pregunta es si el dólar estadounidense seguirá siendo la moneda de Ecuador para entonces. Más allá de la interferencia destructiva del gobierno, el futuro de la dolarización en América Latina depende, por supuesto, del dólar mismo. Al aumentar la oferta monetaria M2 en un 26% solo en 2020, la Reserva Federal se ha comportado de manera muy similar a los bancos centrales latinoamericanos que los defensores de la dolarización a menudo critican, incluso si la expansión monetaria de la FED sigue siendo minúscula en comparación con la de Venezuela o Argentina, países sin demanda extranjera de sus monedas.

Sin embargo, Espinosa Goded sostiene que, en el peor de los casos, los países totalmente dolarizados como Ecuador y Panamá, e incluso los semidolarizados como Perú y Guatemala, están bien preparados para una posible caída del dólar como moneda de reserva global, especialmente desde su los ciudadanos están acostumbrados a utilizar dinero extranjero. Cambiar a cualquier otro tipo de moneda o criptomoneda que eventualmente derribe el dólar, o todo el sistema fiduciario, sería relativamente simple, dice. Ciertamente, el debate no es nuevo; los individuos siempre encuentran formas de proteger sus activos de la inflación y las devaluaciones inducidas por el Estado. Como escribió el erudito español Juan de Mariana en el siglo XVII, fue con razón que, al coronar a un monarca, el pueblo de Aragón hizo que su nuevo rey jurara no degradar su dinero. Los ecuatorianos harían bien en prestar atención a esta lección.

Columna escrita por Daniel Raisbeck, publicada por Reason y traducida por MÁS Libertad

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.