The news is by your side.

«Volvimos y vamos a ser mejores», el mensaje de Alberto y Cristina Fernández

Entre celebraciones, música, colectivos y mucha extravagancia, miles de personas celebraron el regreso del peronismo en Argentina.

La asunción de Alberto Fernández como presidente incluyó la organización de un megafestival de música que atrajo a una multitud de decenas de miles de personas de «espacios y colectivos heterogéneos», que se acercó a la Casa Rosada aún a pesar de ser un día de calor extremo.

Al final de la tarde el presidente, Alberto Fernández, y la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, salieron a la explanada de la Casa Rosada y saludaron a la multitud.

«Hemos unido las voluntades de millones que creen que es posible vivir en un país mejor […] la historia la escriben los pueblos», dijo Cristina Fernández, la primera en tomar la palabra.

MÁS ARTÍCULOS
El hijo drag queen del presidente de Argentina, Alberto Fernández

«El tiempo que se inicia es distinto […] Somos un movimiento político que nació a la faz de la tierra para ser solidarios con el prójimo», anunció el presidente argentino.

La jornada en la Plaza de Mayo

plaza mayo
Decenas de miles de personas inundaron las calles del centro de Buenos Aires. © SPUTNIK / FRANCISCO LUCOTTI

En el imaginario argentino, un día peronista es uno a pleno sol, pero esta vez se rompieron todas las marcas. Mientras el termostato superaba los 35 grados celsius, la multitud se adueñó —como hace años no pasaba— de la Plaza de Mayo, frente al palacio de Gobierno, y la ciudad se encendió con el fuego de lo que nunca se sofoca.

La jornada representó también el fin de un período de cuatro años que sirvieron para fogonear voces acalladas y fortalecer colectivos políticos que, a pesar de las divergencias, dieron el presente en una masiva fiesta popular.

«Estoy muy contenta de que hayamos vencido todo ese tiempo de miedo, de opresión, de volver a agitar la wiphala, la bandera de todos los colores, de toda la naturaleza, de toda América, y poder ser nosotros de nuevo sin que nos pisoteen», dijo a una agencia de noticias Adriana, una apicultora.

apicultora
Adriana, apicultora (izq.) presente en Plaza de Mayo. © SPUTNIK / FRANCISCO LUCOTTI

Allá, una pareja de jóvenes de un colectivo LGBT bailaban encendidos en el medio de una comparsa de percusionistas de un sindicato en una murga inclusiva improvisada. Acá, las banderas rojinegras de la hoz y el martillo compartían el espacio con las de corrientes peronistas, en una convergencia que en otro momento hubiera sido impensada.

Familias de los barrios más pobres sonreían con la misma esperanza que los grupos de intelectuales y universitarios. Las rejas que ponían distancia entre la plaza y la Casa Rosada, colocadas por la gestión anterior, fueron removidas en la víspera, y todas las edades, clases sociales y orientaciones sexuales estuvieron presentes.

festejos
La música fue la gran protagonista en los festejos. © SPUTNIK / FRANCISCO LUCOTTI

Los bombos y tambores nunca dejaron de sonar, a veces al compás de los músicos sobre el escenario, otras en su propio jolgorio. Algunos de los presentes soportaron sin miedo el rayo del sol y otros se cobijaron con la sombra que ofrece los edificios del perímetro de la plaza. El agua era el bien más preciado, y algunos no dudaban en meterse en las fuentes públicas a saciar el ardor.

Algunas de las bandas e intérpretes que participaron del festival son Litto Nebbia, Los Pericos, Bersuit, Juanse, Adriana Varela, El Kuelgue, Iván Noble, Los Tipitos, Arbolito, Super Ratones, Sudor Marika, Mala Fama, entre otros.

Con información de Sputnik.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.