The news is by your side.

Cuba, sesenta años de la muerte de la república

60 años después, el legado revolucionario de Cuba es la miseria humana. La «revolución» de hoy son los jóvenes cubanos que anhelan una vida mejor.

Hace sesenta años, mientras miles de cubanos celebraban la caída del régimen de Fulgencio Batista, una atmósfera febril llena de una mezcla de entusiasmo y odio se apoderó de La Habana.

Pocos previeron lo que venía a continuación. El 1 de enero de 1959, la República de Cuba fue asesinada. No muchos lloraron por su pérdida; algunos estaban demasiado ocupados haciendo las maletas, otros aprovechaban el vacío político saqueando las tiendas de la capital.
[AdParrafo1]
Esas instituciones republicanas no destruidas bajo la dictadura de Batista fueron salvajemente desmembradas en los meses y años siguientes por el régimen de Castro. El Congreso nacional de Cuba nunca regresó a la sesión en el Capitolio ni en ningún otro lugar, se cambió el nombre del hotel Habana Hilton.

Navidad, los bares y cabarets de La Habana, los sindicatos independientes, las escuelas religiosas, los clubes privados, las empresas grandes y pequeñas, los últimos vestigios de lo que Cuba había sido antes del comunismo; todo fue destruido, expropiado o borrado de las mentes y vidas de las personas.

Una revolución cargada de desprecio por el capital

La revolución nunca ocultó el desprecio que siempre sintió por el mayor símbolo de la era republicana: La Habana misma. Sus gloriosos edificios, sus hermosos parques, sus grandes mansiones, estatuas, teatros y museos, quizás demasiado burgueses para los revolucionarios, quizás demasiado ostentosos, o probablemente demasiado hermosos para haber sido construidos por malvados capitalistas e imperialistas.

La «Habana burguesa», que una vez fue una de las ciudades más ricas social y culturalmente del mundo, se derrumbó gradualmente. Nada más se construyó después de 1959 que devolvería la capital desmoronada a su antiguo esplendor.

Tal vez la República burguesa había sido cruel y desigual, así como glamorosa, pero las consecuencias de la revolución fueron violentas y grotescas, tan grotescas como la arquitectura brutalista soviética que llenaba los suburbios de La Habana con cientos de complejos de viviendas cuadrados vacíos de gracia.

Quizás, sin darse cuenta, La Habana se había convertido en una zona de guerra permanente, en la que se ha librado una batalla durante 60 años que nunca parece terminar, una batalla entre tiranos y gente común que se resiste y da vida a la ciudad, generación tras generación.
[AdsenseMitad]
Fidel Castro sabía que los cubanos en la década de 1950 no lo aceptarían como una especie de dios socialista, como lo hicieron los norcoreanos con la dinastía Kim. En cambio, al insistir en llamar a su sistema político «la revolución», hizo que la gente creyera en la importancia de un ideal. También fue un intento consciente de reemplazar la palabra llamada «República» que Castro odiaba tanto.

Para muchos, «revolución» llegó a significar el proceso de liberación de la dictadura de Batista, las batallas en las montañas de la Sierra Maestra y los ideales que prometían igualdad para todos, una cosecha compartida de caña de azúcar, vínculos con la Unión Soviética, antiimperialismo, El Partido Comunista, el Che Guevara y el propio Castro.

Esclavos de la revolución

Si tenías una casa, si te comías la comida racionada del Estado, si tenías atención médica y educación gratuitas, era gracias a la «revolución»; si sufriste, si pasaste hambre, si odiaste, si fuiste oprimido, si denunciaste a tus familiares «antirrevolucionarios» a la policía política, si junto con una multitud de vecinos enojados arrojabas huevos a los disidentes políticos y homosexuales, fue todo para la «revolución».

Cada vez que un cubano se refería a la «revolución» en lugar de a la República o al gobierno, o simplemente a Cuba, se despojaba de su condición de ciudadano y se convertía en soldado. Innumerables tragedias humanas fueron justificadas en nombre de la revolución de Castro.

Sin embargo, la versión idealizada del régimen de la Revolución de Cuba probablemente terminó muchas décadas antes de que la gente se diera cuenta. Incluso se podría argumentar que terminó casi como comenzó, cuando los comunistas decidieron ejecutar a cientos de personas sin un juicio justo.

O tal vez terminó el 23 de agosto de 1968, cuando Castro pronunció un discurso justificando la invasión de Checoslovaquia por los ejércitos del Pacto de Varsovia, aceptando el «derecho» de la Unión Soviética de impedir la independencia de uno de sus satélites, en flagrante violación del derecho internacional.

Esa noche, Castro canceló formalmente la soberanía de Cuba y aceptó explícitamente el «derecho» de la Unión Soviética de invadir la isla si el mismo tipo de revuelta ocurriera allí.

Hoy en día, la «revolución» es un lugar sin sentido para la mayoría de los cubanos: la gente prefiere llamar la forma en que están gobernados como «el sistema» o «la cosa».

Las palabras pierden su significado, mueren cuando no tienen nada específico a lo que referirse, cuando se usan repetidamente sin precisión, cuando realmente no tienen sentido para nadie. Hoy en día, los jóvenes cubanos, hambrientos de conocimiento, modernidad y tecnología, prefieren la palabra «evolución».

Ese cambio de viento revolucionario que una vez inspiró a la gente común es hoy responsable de la destrucción de millones de familias. Entre ellos se incluyen aquellos que lograron huir de la isla, aquellos que fueron ejecutados, enviados a campos de trabajo forzado, se suicidaron o murieron tratando de llegar a Estados Unidos en balsas improvisadas, sin mencionar a los millones de personas que permanecieron para vivir bajo un régimen opresivo. Y el régimen económicamente atrasado.

No hay mucha «justicia social» para celebrar en Cuba hoy. Existe un marcado abismo económico entre los jefes de gobierno y los trabajadores promedio que ganan menos de 30 dólares al mes.

Los nuevos burgueses ricos ya no son grandes empresarios capitalistas y empresarios, sino burócratas, familiares de importantes militares y miembros del Partido Comunista que controlan los hoteles, restaurantes y bares más lujosos de la isla, todos ellos diseñados a medida. Casi exclusivamente a turistas extranjeros ricos.

Hoy en día, casi nada queda de la revolución original, que prometía libertades civiles y oportunidades para todos. En cambio, 60 años en el principal logro del régimen socialista ha sido mantener a su gente en la pobreza y la opresión a través de una red estricta de vigilancia y control económico, que no es nada que celebrar.
[AdsenseFinal]
Este artículo apareció por primera vez en CAPX por Jorge C Carrasco.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More