The news is by your side.

EE.UU. revoca el estatus especial de Hong Kong

Gracias al estatus especial que mantenían Hong Kong, ha sido un conducto fundamental para los flujos de inversión dentro y fuera de China.

Las regulaciones del Departamento de Comercio de Estados Unidos que otorgan un trato preferencial a Hong Kong, incluidas las excepciones a las licencias de exportación, han sido suspendidas, dijo el lunes el secretario Wilbur Ross.

En un comunicado, Ross también dijo que también se estaban evaluando nuevas acciones para eliminar el trato diferencial para Hong Kong, ya que Washington aumenta la presión sobre China sobre su decisión de imponer una nueva legislación de seguridad en Hong Kong. (Reporte de Eric Beech; Edición de Tim Ahmann)

Estados Unidos reconocía a Hong Kong como un territorio aduanero único, lo que significaba que se libraba en gran medida de la agitación de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Hong Kong es uno de los mayores mercados de exportación de los Estados Unidos y tiene un arancel cero sobre las importaciones estadounidenses.

Hong Kong también es un centro financiero global clave, el estatus especial que obtuvo a través de décadas de una economía abierta y un Estado de derecho. Ha sido un conducto fundamental para los flujos de inversión dentro y fuera de China.

De acuerdo con la ley estadounidense, el trato especial de Hong Kong, desde julio de 1997 siempre ha estado supeditado a que China cumpla su promesa de dejar que el territorio permanezca en gran medida autónomo. Esa promesa fue codificada en la mini-constitución de Hong Kong, la Ley Básica, que le permite a Hong Kong manejar sus asuntos en todas las áreas excepto la defensa nacional y la política exterior bajo un acuerdo llamado «un país, dos sistemas».

MÁS ARTÍCULOS
Mi familia huyó del comunismo cuando tenía 6, ahora tememos que la pesadilla se repita

La Ley Básica requiere que el gobierno de Hong Kong promulgue leyes «por sí solo» para prohibir la traición, la secesión, la sedición, la subversión, el robo de secretos de estado y prohibir que las organizaciones políticas extranjeras realicen actividades políticas en Hong Kong.

El gobierno de Hong Kong intentó hacerlo en 2003, pero fracasó debido a la oposición pública generalizada. Los críticos temen que tales leyes puedan usarse para silenciar la disidencia o reducir las libertades civiles. Por lo tanto, el gobernante Partido Comunista de China arbitrariamente tomó el asunto en sus propias manos, imponiendo una nueva legislación de seguridad con la cual busca aplastar tales leyes en Hong Kong, eludiendo la propia legislatura de Hong Kong, lo que hay llevado a Estados Unidos a retirar el estatus especial a la jurisdicción.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.