The news is by your side.

Hungría dice basta a Viktor Orbán, miles de manifestantes salen a la calle

Miles de personas salieron a protestar en Hungría ante la nueva «ley de esclavitud» que busca imponer Viktor Orbán ¿se avecina un cambio en Hungría?

Aunque la Hungría de Viktor Orbán ha visto protestas periódicas antes, las que tuvieron lugar ayer se sienten diferentes.

En el pasado, las protestas contra Orbán, por el trato del gobierno a los solicitantes de asilo, su represión a las ONG y la expulsión de la Universidad de Europa Central, se limitaban principalmente a Budapest y a un grupo demográfico bastante estrecho. Esta vez, están teniendo lugar en centros urbanos de todo el país.
[AdParrafo1]

Hungría rumbo al cambio

Antes, el valor de las protestas era puramente terapéutico. En un sorprendente parecido con lo que Julia Ioffe escribió sobre las protestas de 2011 en Moscú, el punto de las protestas anteriores en Hungría fue «el vértigo de ver a la gente descargar sus frustraciones políticas con sentido del humor y la euforia de observar a la gente». descubriendo que no están solos, que hay miles y miles de personas como ellos.

Sin embargo, en estos días, los partidos de oposición están administrando activamente los eventos y participando en el activismo cívico de una manera estratégica.

Las protestas fueron iniciadas la semana pasada por las nuevas reglas sobre el pago de horas extraordinarias, llamadas «ley de esclavitud», que permiten a las empresas solicitar hasta 400 horas extraordinarias a los empleados cada año, en comparación con las 250 actuales.

La reforma responde a una creciente escasez de mano de obra en La economía en auge de Hungría. Aunque la oposición a la medida provino inicialmente de los sindicatos, la nueva legislación «se inspiró en todos los grupos demográficos, desde ambos lados del pasillo», me dice Maté Hajba, director de la Free Market Foundation de Budapest.

El cambio podría ser en sí mismo defendible por razones económicas, aunque uno se pregunta si a Hungría no le iría mejor con una dosis de migración laboral. Sin embargo, esto es solo una pequeña parte de un paquete más amplio de cambios introducido por el gobierno del Fidesz.

El autoritarismo de Orbán

A principios de este mes, se creó un sistema judicial administrativo separado, bajo control político directo, para tratar una amplia gama de asuntos de derecho público: supervisión policial, derecho fiscal, contratación pública, gobierno local, derecho de la competencia, protestas públicas, elecciones y medios de comunicación.
[AdsenseMitad]
Los jueces en el nuevo sistema, encabezados por alguien leal al Fidesz, serán nombrados directamente por el ministro de justicia, quien también tomará decisiones sobre su remuneración y promoción, dejando de lado cualquier pretensión de independencia.

También hay otros problemas, principalmente la corrupción visible en las ventas de terrenos públicos a los partidarios de Fidesz. Y cuando comenzaron las protestas, muchos se dieron cuenta de que tanto los medios de comunicación públicos como los medios de comunicación en manos privadas, que forman la gran mayoría del panorama mediático de Hungría, decidieron simplemente ignorarlos.

Cuando los parlamentarios opositores Bernadett Szél y Ákos Hadházy visitaron la sede de MTVA, la estación de televisión pública del país, para realizar consultas, fueron expulsados por la fuerza de las cabinas por guardias de seguridad privados.

Como en el pasado, una clara división urbano-rural atraviesa Hungría. De hecho, aparte de confiar en las redes sociales, las personas en las áreas rurales ni siquiera pueden acceder a la información sobre las protestas debido a que los medios de comunicación oficiales han ignorado el problema a fondo.

A pesar de eso, el alcance fuera de Budapest no tiene precedentes. También le han dado un nuevo grado de visibilidad al Momentum Movement, un nuevo movimiento con peligrosas tendencias progresistas, inicialmente formado para derrotar los planes de Orbán de organizar los Juegos Olímpicos de verano en Budapest.

Una posible unión de partidos en las elecciones de 2019

En el corto plazo inmediato, es difícil predecir si las protestas pueden sostenerse. Con las bajas temperaturas y los días festivos de la próxima semana, es probable que el número de manifestantes disminuya, y el gobierno también tiene un amplio margen para hacer concesiones con respecto a la «ley de esclavitud» altamente controvertida pero, en última instancia, el detalle menos importante.

Sin embargo, algo más profundo ya está cambiando en el país, como lo demuestra la presencia simultánea de banderas del partido nacionalista Jobbik y de la comunidad romaní en algunas de las protestas. En particular, según el ex parlamentario Zoltán Kész, hay «indicios ahora de que finalmente los partidos de oposición están empezando a comprender la importancia de la cooperación, que podría concretarse en las elecciones municipales de otoño de 2019».

A principios de este año, Eslovaquia vio protestas masivas tras el asesinato del periodista Ján Kuciak y su prometida, Martina Kušnírová, que no solo provocó el derrocamiento del primer ministro populista Robert Fico, sino que también contribuyó a la ya existente fermentación en el país. De por si reformista y pro-occidental.

A la oposición de Polonia le fue extremadamente bien en las recientes elecciones locales e incluso en República Checa también sucedió lo mismo, el público está despertando lentamente a la realidad de ser gobernado por un oligarca sumido en una gran cantidad de escándalos.

MÁS ARTÍCULOS
John McAfee asegura que está siendo perseguido por el gobierno

Con algo de suerte, 2019 puede ser el año en que la región de Visegrad comenzará a recuperarse del populismo autoritario de Viktor Orbán, y quizás se conviertan en un ejemplo para el resto del mundo occidental.
[AdsenseFinal]
Este artículo apareció por primera vez en CAPX por Dalibor Rohac.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

13 + tres =