The news is by your side.

Los nuevos objetivos de la represión chavista: los niños

Familias siguen reportando casos de detención de menores sin pruebas de que hayan cometido delitos. La PNB ataca los barrios más pobres.

Sus padres no hablan con la prensa. Los testigos permanecen en silencio. Los adolescentes, por su parte, llegan a los tribunales de Aragua y Portuguesa con la cabeza afeitadas y ropa de prisioneros. La mayoría de los jueces no les dan plena libertad: los liberan bajo fianza y les exigen comparecer ante el tribunal cada 8, 15 o 30 días.

Arrestos de adolescentes y niños en Venezuela

La mayoría de los niños son acusados ​​de resistir a la autoridad, obstruir la vía pública, terrorismo y asociación criminal; habían sido arrestados arbitrariamente durante las protestas del 23 de enero, o en los días posteriores. La mayoría dice que ni siquiera estaban protestando.
[AdParrafo1]
Hace una semana, los jueces de Amazonas, Zulia y Yaracuy acusaron a niños de ser «terroristas». En el momento en que fueron sentenciados, no habían comido adecuadamente en días; no habían visto a sus padres o abogados, ni habían recibido atención médica.

Es evidente que han sido golpeados y maltratados por las autoridades; los medios de comunicación quieren fotos de los moretones, pero las víctimas siguen siendo herméticas. Sus padres los abrazan y dejan en silencio, ese doloroso síntoma del miedo.

«Nuestra Constitución y la LOPNA (Ley Orgánica para la Protección del Niño y el Adolescente) garantizan la participación de los niños en manifestaciones y protestas pacíficas», dice el abogado Carlos Trapani, coordinador general de CECODAP, una ONG que defiende los derechos de los niños.

«A medida que la crisis se intensifica, los niños naturalmente buscan expresar lo que sienten y no deben ser detenidos arbitrariamente por cuerpos de seguridad tan agresivos como el FAES».

“Hay un patrón en estas detenciones, donde están aislados de sus familias de forma violenta. La ley establece que arrestar a menores es la excepción, no la regla ”.

No todos los niños y adolescentes arrestados en Venezuela han sido liberados

Hasta el momento, 51 menores han sido liberados de los 70 que fueron detenidos el 23 de enero. La semana pasada, los niños liberados fueron los afectados por enfermedades como la diabetes, discapacidades intelectuales, autismo o epilepsia.
[AdsenseMitad]
El caso de Jickson Rodríguez (14) fue muy prominente en los medios de comunicación. La periodista Jhoalys Siverio, en Bolívar, dice: “El niño fue detenido el 23 de enero en Villa Bahía, un sector en Puerto Ordaz.

Estaban golpeando la olla. La mamá dice que fue detenido a las 8:40 pm; La Guardia Nacional descendió sobre el lugar y todos huyeron. Se llevaron al niño y otras seis personas y los acusaron de haber saqueado una feria en Core 8, un sector que está bastante lejos del lugar del arresto».

Según el Jickson, los guardias le golpearon los pies y las manos cuando pidió ver a sus padres o ir al baño. Les rogó que no le golpearan en la cabeza, ya que es epiléptico.

Lo presentaron ante el tribunal el domingo 27 de enero, y su madre finalmente pudo darle su medicamento. Luego, fue llevado al hospital en medio de convulsiones, para ser finalmente liberado el 30 de enero.

Bajo el anonimato, los padres dicen que el factor común es que la policía está deteniendo a niños a áreas de bajos ingresos, lejos de donde se realizan las protestas, acusándolos de saqueos o disturbios.

Nunca hay pruebas suficientes y las versiones de los detenidos y los testigos difieren con frecuencia. Algunos familiares confiesan que han recibido severas amenazas de la policía: «si hablas con la prensa, los niños se quedan detenidos».

«Mi hijo estaba jugando en el campo de fútbol del vecindario cuando llegó un camión para detenerlos a todos, apuntándoles con rifles», dijo el padre de uno de los niños detenidos en Aragua, en una llamada telefónica donde me hizo prometer que no revelaría su nombre. «No hubo protesta, solo estaban fumando marihuana».

«Si protestamos, vendrán a tomar lo que es más sagrado para nosotros: nuestros hijos», me dice una de las tías de la víctima en Portuguesa, también anónima. «Ya han demostrado que tienen el poder de arrebatarnos todo lo demás, que pueden derribar puertas y llevarse a los niños si se les ordena hacerlo». Es una forma de apaciguar la protesta, no es una coincidencia que ahora se estén llevando a nuestros hijos. Es una orden.»

MÁS ARTÍCULOS
El trabajo puede ser mejor para los niños que la escuela

Estos menores no nacieron cuando Hugo Chávez tomó el poder hace dos décadas, y algunos de ellos ni siquiera recuerdan la muerte del ex presidente. Simplemente conocen este sistema, esta forma de vida que les niega educación, comida, salud y que ahora amenaza con encarcelarlos por traición, cuando simplemente salen a jugar con amigos.
[AdsenseFinal]
Este artículo apareció por primera vez en The Caracas Chronicle por David Parra.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − cuatro =