The news is by your side.

Bolsonaro acusa a la OMS de incentivar masturbación y sexo entre niños

Aunque algunas de las acusaciones de Bolsonaro a la OMS tienen cierto sustento, en su gran mayoría las críticas carecen del mismo.

El presidente brasileño acusó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de recomendar que los niños se masturben y practiquen sexo entre ellos, en una publicación en su cuenta de la red social Twitter durante la madrugada de este 30 de abril y que borró poco después.

Según Bolsonaro, para los niños de 0 a 4 años, la OMS recomienda «satisfacción y placer al tocar el propio cuerpo [masturbación]» y que «jueguen a los médicos» para expresar sus deseos y necesidades, aunque no cita de qué fuente o documento oficial saldrían esos consejos.

El líder ultraderechista continúa diciendo que, de los 4 a los 6 años, la OMS recomienda «masturbación en la primera infancia» y «relaciones entre personas del mismo sexo», y que entre los 9 y los 12 años los niños ya pueden tener su «primera experiencia sexual».

«Esta es la OMS que muchos dicen que tengo que seguir en el caso del coronavirus, entonces ¿deberíamos seguirla también en sus directrices para las políticas educativas?», se preguntaba Bolsonaro en la publicación.

El uso de «fake news» de carácter sexual como herramienta de propaganda es habitual en Bolsonaro; en la campaña electoral de 2018 su entorno difundió la noticia falsa de que su rival, el candidato Fernando Haddad (Partido de los Trabajadores), quería entregar a los niños biberones con forma de pene.

En las últimas semanas, Bolsonaro ha cuestionado en numerosas ocasiones el protagonismo de la OMS, sobre todo por mostrarse contrario a las medidas de aislamiento social que defiende la entidad para luchar contra el SARS-CoV-2.

El presidente brasileño cuestionó al director-presidente de la OMS, Tedros Ghebreyesus, al decir que no tiene autoridad porque no es médico, y llegó a manipular sus palabras.

MÁS ARTÍCULOS
Bolsonaro: "quien mate a un ladrón debe ser exculpado"

En un discurso dirigido a la nación el 31 de marzo, dijo que el portavoz de la OMS le dio la razón al decir que en los países pobres había necesidad de trabajar para comer, pero Bolsonaro omitió la parte en la que dijo que los gobiernos debían garantizar las condiciones para que esas personas pudieran quedarse en casa.

La OMS también ha sufrido ataques por parte de otros miembros del Gobierno brasileño; el ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, dijo la semana pasada que el creciente protagonismo de la organización esconde un plan para implantar el comunismo a escala global.

Con información de Sputnik.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.