The news is by your side.

Chalecos Amarillos: la caída del Estado de bienestar

Los Chalecos Amarillos representan la caída del Estado de bienestar y la democracia con su fábula en a que todos vivían de los impuestos del prójimo.

¿Cuándo dejaremos de tomar a los franceses por idiotas?

He insistido en este tema ya que he escuchado a comentaristas, líderes políticos y otras partes interesadas en ampliar las teorías para captar el significado del movimiento de los Gilets Jaunes (Chalecos Amarillos) e intentar en vano responderlas.

Congelado, francés, periférico, enojado, pérdida de crédito del mundo político, poder adquisitivo, globalización… detrás de estas interpretaciones se esconde, sobre todo, la bancarrota de un mundo imaginario que mantiene a los franceses en un sueño despierto desde el final de La guerra, o incluso desde la revolución.
[AdParrafo1]
El mundo imaginario de la democracia providencial

Sólo existe una ilusión si uno cree en ella. Esto es lo que diferencia la realidad de la ficción, esta última deja de existir cuando dejamos de creer. Y esta ficción se ha mantenido durante mucho tiempo según un principio: el de tomar al francés como un idiota que creen todo lo que se les dice.

Es esta ficción la que se está desmoronando.

El gran baile de las ilusiones

Porque parece que creyeron, los franceses, en el «mejor sistema social del mundo» No, dejan creer.

Hasta el día que pasaron 14 horas en la sala de emergencias en medio de camillas. Hasta el día en que tardaron una semana en encontrar a un médico general que desea incluirlos en su clientela.

Hasta el día que debían conseguir un implante dental. Hasta el día en que recibieron una carta de Pôle Emploi amenazándolos. Hasta el día en que fueron aplastados en el Tribunal de Seguridad Social porque exigían lo que pensaban que era su derecho. Hasta el día en que la URSSAF tuvo demasiado control.
[AdsenseMitad]
Hasta el día en que estuvieron hartos que les dijeran qué comer, qué beber, cómo vestirse en invierno, cómo vestirse en verano, a que velocidad tienes que conducir…

Hasta el día en que comenzaron a tomarse más en serio todas estas historias, más abracadabrantescas que las otras en que los políticos y los periodistas les centran su atención.

Hasta el día en que se llenaron y dijeron que realmente estaba empezando a funcionar.

Creduloso, crédulo y medio

¿Pero realmente lo creyeron? ¿O simplemente decidieron creerlo, por falta de algo mejor?

Mientras las cosas iban bien, mientras todos pudieran encontrar su pequeña ventaja en el enorme bazar de la democracia del bienestar, se les permitió a los medios decir algo y los políticos obtener su discurso.

De todos modos, ¿por qué perder el tiempo con todo esto? Los periodistas y los políticos han decidido que siempre tendrán la razón y que nada les hará cambiar de opinión.

En cualquier caso, nadie vota realmente. Pero ¿se ha entendido esta señal, o simplemente se ha escuchado?

Lo que fue divertido e hizo el repollo de los imitadores y parodistas: las pequeñas cosas, los pequeños detalles que regularmente aumentan la arrogancia o la incompetencia de aquellos que creen que nos gobiernan, las pequeñas frases, las ridículas polémicas, los tics de El lenguaje caricaturizado y las tonterías obvias… se han vuelto irritantes, cansados ​​para finalmente ser inadmisibles.

Se les ha dicho durante años que debemos detener este juego, que debemos dejar de contar historias multiplicando los contra sentidos más obvios.

¿Cómo pueden todavía hoy, mientras que París ardía ayer sábado, siguen creyendo que en realidad están engañando a alguien?

Dependiendo de la ignorancia

Una de las últimas estrategias de comunicación encontradas por el gobierno para desacreditar a los chalecos amarillos y que se suma a la lista ya débil que enumeré en mi último artículo, ilustra perfectamente esta arrogancia, en un remake de la falacia popular de la creadora, de La metáfora de la mantequilla y una sonrisa es:

Los chalecos amarillos son un pequeño movimiento contradictorio que quiere menos impuestos y más servicios públicos.

Realmente tienes que estar convencido de la ignorancia de los franceses para pensar que no entenderían lo que significa la noción de ganancia de productividad.

Debemos estar encaramados en su pedestal para creer que no saben qué es el fordismo y cómo, con la conexión de cadena de la fabricación del Ford T en 1908, fue posible hacer que uno pague menos dólares para conseguir más carros.

Realmente debe estar desconectado del mundo real para ignorar que cada trabajador, cada empleado, cada artesano, cada comerciante se reúnen todos los días, varias veces al día, frente a este doble mandato: hacer más, dar más, pero siempre por menos, para mayor rapidez y mejor calidad.

La excusa de la excepción francesa

El gasto público es de 1.291 millones de euros, el 56,5% del PIB récord mundial.

¿Cómo pueden esperar hacernos creer que es imposible hacer unos pocos ahorros pequeños? Han transcurrido décadas desde el establecimiento del modelo social de la CNR justo después de la guerra que no se ha realizado ninguna reforma. 73 años para solo aumentar el gasto público sin buscar nunca reducirlos.

¿Cómo podemos esperar que somos los únicos en el mundo para quienes sería imposible pagar menos impuestos? Para hacernos creer que la disponibilidad de servicios públicos es solo una cuestión de dinero.

¿Quién iría a ver a su jefe o sus clientes y se atrevería a explicarles que si ya no trabaja, es simplemente porque es francés?

Demagogia

¿Cómo se puede creer que uno podría resolver el problema en un abrir y cerrar de ojos, saliendo del sombrero de las soluciones mágicas, como la de reducir el salario de los diputados o las pensiones de los ex presidentes? Incluso si el símbolo es fuerte, estos gastos no son nada en el océano de impuestos, impuestos y déficits.

Un millón de euros es el 0.0000007 % del gasto público, es un litro de agua en una piscina olímpica.

El tramo superior del impuesto a la renta, que impone el 45%, representa solo el 0,7% del gasto público. Del mismo modo que disminuye la paga de los diputados, gravar a los ricos es solo un argumento demagógico que no se resiste ni un solo segundo al análisis con cifras.

¿Qué francés no tiene a alguien a su alrededor que no pueda llegar a fin de mes? ¿Cuántas personas han abandonado Francia, cansadas de esta sospecha permanente de los «ricos»?

Con Internet, los días en que las clases sociales vivían uno al lado del otro sin siquiera hablar entre sí han terminado. Todos entienden que la política de los ricos o la política de los pobres son, ante todo, políticamente impulsadas porque, en última instancia, solo sirven para enfrentar a las personas, para dividirlas para gobernar a su antojo.

Impuestos para no reformar

A pesar de los innumerables impuestos de todo tipo, la mitad del gasto público proviene de dos impuestos principales: el impuesto al valor agregado (203 mil millones de euros) y las contribuciones a la seguridad social (488 mil millones de euros).

El resto se financia principalmente mediante el impuesto sobre la renta (78.000 millones de euros), el impuesto sobre la renta de las empresas (60.000 millones de euros), el impuesto a la vivienda y el impuesto a la propiedad (60.000 millones de euros) y El déficit (€ 75 mil millones).

Estos números, como todos los demás, están fácilmente disponibles en una simple búsqueda en Internet. ¿Cómo podemos hacernos creer que alguien ignoraría el lamentable estado de las finanzas públicas y la necesidad imperiosa de que el Estado encuentre soluciones?

Todo el mundo ha entendido que el interés del impuesto ecológico, ante todo, contable, que permite crear una nueva entrada de dinero que potencialmente puede alcanzar los 50 o 100 mil millones de euros en unos pocos años, el Estado estando casi agotado de estas capacidades para aumentar sus ingresos en sus 6 medios principales de financiamiento (IVA, cargos, IR, IS, tierra y déficit)

Los funcionarios de Bercy y los debates televisados ​​pueden buscar una solución para reequilibrar el gasto público imponiendo más o menos impuestos a uno u otro y haciendo planes sobre el cometa: no hay ninguno. Es obvio que no es del lado de los ingresos que se debe buscar la solución, sino del lado de los gastos.

La fábula de los impuestos específicos

Pero seguimos creyendo que los franceses se tragan todos estos farnils. Y como eso no fue suficiente, agregamos sistemáticamente otro, incluso más enorme: el que consiste en pretender que los impuestos se centrarían en una categoría social particular o en un elemento económico particular: los ricos para la ISF, la contaminación para el impuesto al carbono, etc.

Sí, seguimos pensando que los franceses son lo suficientemente crédulos como para creer que cuando gravamos los combustibles, gravamos la contaminación, pero no en absoluto la esencia que hace posible ir a trabajar.

Un impuesto siempre termina repercutiendo en la economía y afecta a todos. En el precio de un baguette, no es solo el IVA, también está el impuesto sobre el combustible del tractor el que aró la tierra, el cosechador, los camiones que trajeron el grano y el harina.

Hay impuestos sobre la electricidad que mueve el molino o calienta el horno. Están los cargos sociales pagados por el granjero, el panadero, el molinero. Los impuestos a la propiedad de la panadería, el molino, la granja. Y todos los impuestos están en el precio del baguette. Sin impuestos, un baguette no costaría 1 euro, sino algunos peniques insignificantes.

Uno podría pensar que el poder nunca va de compras, no sabe lo que es un gran descuento, no entendió que el efecto principal de la globalización es la caída de los precios. ¿Realmente cree que la gente no ha entendido por qué los precios de los productos extranjeros son tan bajos?

No se han dado cuenta de que la caída del precio es buena para todos los productos… excepto extrañamente para los que regula el Estado, como los combustibles, el gas o la electricidad.

Todos pagan los costos de la incompetencia y la arrogancia

Al final, siempre es el ciudadano, cada ciudadano, cada ciudadano quien paga.

Han pasado 50 años desde que el presupuesto estatal entró en déficit. Han pasado 50 años desde que el Estado inventó historias para tratar de sobrevivir. Han pasado 50 años desde que el Estado buscó todo lo que se podía gravar e inventó nuevos impuestos para expulsar el dinero de todos los rincones de la economía. Como si los afortunados hubieran podido atravesar las grietas durante 50 años.

50 años… tal vez incluso 200 años…

50 años que el Estado está en bancarrota. Presupuesto de quiebra, y política de quiebra.

MÁS ARTÍCULOS
El origen de la palabra Laissez faire, por Ayn Rand

Todos estamos en el mismo barco: todos somos contribuyentes que tomados por simplones que se tragan todas las historias que se cuentan. Todos somos Chalecos Amarillos.
[AdsenseFinal]
Este artículo apareció por primera vez en Contrepoints por Olivier Maurice.

1 comentario
  1. […] sí merece algo de su impopularidad. Impuso impuestos verdes a fines del año pasado que provocaron disturbios en todo el país por parte de los chalecos amarillos y otros ciudadanos […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

quince + 9 =