Press "Enter" to skip to content

El aumento del salario mínimo en Venezuela eliminó el 40% de las tiendas

Después de que el gobierno del presidente Nicolás Maduro dictó la medida, el efecto en las tiendas fue inmediato, muchas no volverán a abrir nunca más.

Casi el 40 por ciento de todas las tiendas venezolanas han cerrado sus puertas, algunas de ellas quizás de forma permanente, después de que el gobierno del presidente Nicolás Maduro aumentó el salario mínimo en casi un 3,500 por ciento de una sola vez, según el Consejo Nacional de Comercio y Servicios Venezuela.

Las leyes de salario mínimo, dañinas como todo control de precios

Muchas de las compañías, que apenas habían sobrevivido al colapso gradual de la economía, vieron aumentar el salario y otros cambios anunciados el mes pasado como el golpe fatal en una serie de políticas que gradualmente han estado estrangulando sus operaciones.

“Es una tormenta perfecta”, dijo María Carolina Uzcátegui, presidenta del consejo. “Estas decisiones llevan a muchos empresarios a decir: ‘No, no puedo hacerlo más'”.

El problema es que las empresas venezolanas se ven obligadas a vender a precios muy por debajo del costo, al igual que los salarios de los empleados están aumentando en 60 veces, dijo Uzcátegui.

Además, el régimen ha prohibido a las tiendas aumentar sus precios para cubrir los aumentos en los salarios, argumentando que no es necesario.

Si aumentan los precios, los propietarios o gerentes de las tiendas pueden terminar en prisión, dijo Uzcátegui.

Cárcel para cualquiera en contra de las decisiones del régimen

“Tenemos inspecciones y nos obligan a vender a los precios del mes pasado”, dijo. “Eso le quita dinero al negocio debido a la hiperinflación, cuando ni siquiera puede vender a precios de ayer porque pierde dinero”.

alvaro uribe salario minimo
En Colombia, el senador Álvaro Uribe, presentó un proyecto de ley con el cual busca otorgar facultades extraordinarias al presidente para aumentar el salario mínimo.

“Y cualquiera que proteste contra estas medidas corre el riesgo de ir a la cárcel, sin el derecho de apelar, sin el derecho a nada, simplemente porque el funcionario a quien le toca inspeccionar la tienda simplemente sintió deseos de arrestarte. Lo hizo, y eso es todo”, dijo.

Las estimaciones de la Asamblea Nacional legislativa muestran que la inflación del país alcanzó el 200 por ciento solo en agosto, lo que significa que la moneda, el Bolívar, perdió dos tercios de su valor en 31 días.

El impacto de la medida fue inmediato

Alrededor de cuatro de cada 10 tiendas no han abierto sus puertas desde que Maduro anunció el aumento salarial hace dos semanas. Y algunas de las tiendas que se abrieron simplemente están liquidando su mercancía y planean cerrar definitivamente cuando eso esté hecho.

El economista Orlando Ochoa dijo que las tiendas no pueden sobrevivir el aumento salarial, especialmente porque los propietarios ya tenían problemas para obtener divisas, comprar importaciones o comprar productos nacionales, en escasez, para llenar sus estanterías.

“El sector gubernamental tiene el monopolio de las importaciones, el mercado de divisas es disfuncional y hay hiperinflación”, dijo Ochoa. “Entonces, si los salarios aumentan por decreto, y los sectores comercial e industrial no pueden vender sus productos debido a estos problemas, y además debido a apagones de electricidad, problemas de infraestructura y la pérdida de personal calificado, que está dejando el país, entonces es fácil entender que muchos prefieran cerrar”.

La decisión de cerrar es mucho más fácil para las pequeñas y medianas empresas. Las empresas más grandes corren el riesgo de perder equipos y otras inversiones que podrían ser incautadas por el gobierno, dijo Ochoa.

El problema se agrava porque el colapso económico que sufre el país está golpeando a los consumidores y, por lo tanto, a las ventas, agregó Francisco Ibarra, director de la empresa Econometrica.

“Si ya tiene una demanda que ha estado cayendo en todos los sectores venezolanos, y tiene este tipo de aumento en el salario, y luego no tiene ninguna forma de agregar estos costos a los precios, y tampoco tiene acceso a financiamiento bancario, y la empresa ya no estaba generando ganancias significativas, es obvio entonces que lo que está sucediendo es que la empresa está muriendo”, dijo Ibarra.


Este artículo apareció por primera vez en Miami Herald por Antonio Maria Delgado, Twitter: @DelgadoAntonioM

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *