The news is by your side.

El libertarianismo es mas que una filosofía política

partido libertario liberalismo clasico colombia

La filosofía libertaria no es meramente una filosofía política, es una filosofía social. Este enfoque en maximizar la felicidad humana obliga a la filosofía a lidiar con la política moderna. Los libertarios creen que la mejor manera de maximizar la armonía y la prosperidad de la sociedad es a través del avance del respeto humano. En la medida en que todos nos abstengamos de iniciar la fuerza física el uno contra el otro, cada uno de nosotros y por lo tanto todos nosotros estaremos mejor ya que la base para maximizar la felicidad humana estará en su lugar.

Todos aprendemos mientras jugamos en el barrio que para tener amigos y maximizar nuestra felicidad, no podemos golpear a otros y robar sus cosas. Los valores personales que usan los niños para guiar sus interacciones sociales cooperativas y pacíficas son los mismos valores personales que todos usamos en nuestra vida cotidiana. Al desear un bien o servicio, dudo que haya una persona que lea esto que recurra a la fuerza y ​​la violencia para obtener el bien o servicio deseado. En cambio, utilizamos los principios de los juegos de barrio.  Persuadimos, intercambiar y comerciamos para adquirir lo que deseamos. Ya sea convencer a un amigo sobre dónde cenar o negociar para un producto o servicio deseado, todos entendemos inherentemente que nuestro bienestar y el bienestar de los demás se maximiza cuando no recurrimos a la violencia y la coacción para obtener las cosas que queremos .

El respeto humano es la base más utilizada para guiar sus acciones cotidianas y es la base de la filosofía libertaria. Mientras que el libertarismo tiene mucho que decir sobre los asuntos políticos actuales de este país, primero es una filosofía social. El libertarismo es el estudio de las relaciones humanas y cómo esas relaciones deberían evolucionar para maximizar la felicidad, el bienestar y la prosperidad en los humanos. Creo que para lograr una civilización próspera y armoniosa debemos usar la persuasión y el comercio voluntario para tratar con los demás (lo que es la forma en que el 99% de las personas llevan a cabo su vida cotidiana), no la fuerza bruta o la fuerza del gobierno.

MÁS ARTÍCULOS
¿Qué países tienen el mejor récord en la protección de los derechos de propiedad?

En nuestra vida cotidiana, no usamos el cañón de un arma para forzar nuestros valores personales en los demás, pero cuando decidimos votar por un político, en esencia, estamos haciendo justamente eso. Votar a un político para usar el arma del estado para forzar sus creencias sobre los votantes en la sociedad es una receta destructiva para las relaciones humanas efectivas. El mismo acto de votar es un intento de controlar las acciones de otros, la votación contradice los valores sociales cotidianos (libertarios) de persuasión y tolerancia. Esta contradicción crea acritud en la sociedad ya que todos luchan por controlar el poder del estado y forzar sus valores personales sobre los miembros perdedores de los partidos políticos opuestos. Con todo el mundo tratando de usar el arma del estado para forzar sus valores personales a los demás, es un milagro que la sociedad se mantenga calmada y pacífica.

El libertarismo se trata de reconocer que el respeto humano conduce a la paz y la prosperidad y que el respeto humano no termina donde comienza el gobierno. La votación no cambia la forma en que funciona la coacción, las armas o la opresión; simplemente la legaliza. Legalizar la compulsión no garantiza la libertad de las masas, por el contrario, el consenso de la democracia se ha utilizado muchas veces para suprimir a las personas libres y a los mercados libres. Apuntar con un arma y forzar tus valores sobre alguien más, o votar por un político para apuntar con un arma y forzar tus valores sobre alguien más no son acciones de una cultura que maximiza el respeto humano y promueve el florecimiento humano.

MÁS ARTÍCULOS
Planificación central: el verdadero caos económico

Interactuar con los demás de forma pacífica y voluntaria es la base de la filosofía social del libertarismo y el sustento de nuestro nivel de vida. Cada aspecto de la vida personal y laboral se maneja generalmente desde una posición voluntaria y persuasiva. El mercado libre de las interacciones humanas exige que uno trate a los demás con un comportamiento cordial y persuasivo ya que nadie compraría, haría negocios o contrataría a una persona que use armas de fuego y fuerza para lograr sus objetivos. Si las personas llevaran a cabo sus relaciones personales de acuerdo con los principios gubernamentales, el éxito sería difícil ya que nadie quiere ser amigo o emplear a seres humanos violentos. La civilización se derrumbaría rápidamente si los colombianos sustituyeran sus valores personales por sus valores políticos.

Todos a nivel personal son libertarios, no puedes vivir una vida exitosa lastimando a otros y robando sus cosas. El gobierno no es consecuente con los ideales que conducen a una sociedad pacífica y voluntaria, necesita disminuirse y finalmente cerrarse. Todos nos damos cuenta intrínsecamente de que la civilización solo puede florecer cuando usamos la persuasión y el comercio para interactuar entre nosotros, no con las armas y la coacción. Si queremos maximizar la felicidad y la prosperidad humana, todos deberíamos extender nuestros valores sociales (libertarios) a nuestras decisiones políticas y comenzar el proceso de liberación de la sociedad de la coacción del gobierno.

Este artículo fue presentado en nuestro boletín semanal Liberator online y lo puedes encontrar aquí.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × uno =