The news is by your side.

El derecho a morir dignamente, una mirada a los casos en la India

Hay varios tipos de eutanasia pero sin duda el que suscita mayor debate es la ‘activa’, en donde se involucra una agente externo para causar la muerte.

¿Alguna vez te has encontrado con un paciente que tiene una enfermedad terminal y cuyos signos vitales están críticos, entrando y saliendo del estado inconsciente, suplicando que le administren algún medicamento para terminar con su vida, antes de sucumbir a un estado vegetativo?

«Ser o no ser» es rara vez una pregunta que descansa en manos de un individuo o de sus parientes en la India, especialmente cuando uno tiene una enfermedad terminal y vivir solo prolongaría el sufrimiento de ese individuo.
[AdParrafo1]
Según lo define el Diccionario de Oxford, la eutanasia es la muerte indolora de un paciente que sufre de una enfermedad incurable y dolorosa o en un coma irreversible.

Diferentes tipos de eutanasia

En India, fue el caso de Aruna Ramchandra Shanbaug contra la Union Of India & Ors lo que llamó la atención de la Eutanasia en el país cuando Pinki Virani, una activista social que afirmó ser la amiga de Aruna Shanbaug, presentó una petición por escrito para retirar el apoyo médico vital y terminar con el sufrimiento de Aruna Shanbaug, una enfermera que trabajaba en el Hospital King George en Mumbai, que permaneció en estado vegetativo desde el ataque sexual de un enfermero.

Este caso distinguió la eutanasia activa de la eutanasia pasiva; y voluntaria de la eutanasia no voluntaria. La eutanasia activa implica el uso de sustancias letales o fuerzas para matar a una persona, mientras que la eutanasia pasiva conlleva la suspensión del tratamiento médico para la continuidad de la vida. 

La eutanasia voluntaria es cuando se toma el consentimiento del paciente, mientras que la eutanasia no voluntaria es donde el consentimiento no está disponible.

Aunque la petición fue desestimada por otras consideraciones, el Tribunal Supremo descartó la eutanasia activa, pero permitió parcialmente la eutanasia pasiva. 

Se debe tener en cuenta que en este caso, el tribunal observó que dado que la ciencia médica está avanzando rápidamente, los médicos no deben declarar a un paciente como un caso perdido, a menos que no haya posibilidad de mejora por algún método recientemente descubierto en un futuro próximo.
[AdsenseMitad]

MÁS ARTÍCULOS
El odio por los transgénicos solo se basa en mentiras

Testamento en vida

En el transcurso de este caso, surgió el concepto de un «testamento en vida», en el que una persona puede escribir un testamento para poner fin a su vida, en caso de lesiones graves o daños que puedan amenazar la terminación de la vida del individuo y que se puedan presentar al hospital si surge la necesidad. 

Este concepto ha sido ampliamente debatido, y quienes están en contra a menudo hablan de cómo lo que se considera incurable en el presente puede llegar a ser curable en un futuro próximo; así como la forma en que la familia lo puede utilizar indebidamente para obtener la herencia.

En el caso de Kharak Singh contra el Estado de Uttar Pradesh, se planteó el Artículo 21 que defiende el Derecho a la Vida de una persona, que incluye una vida con dignidad. 

El Tribunal observó que un paciente terminal en estado vegetativo no mantendría este principio de vivir con dignidad y solo prolongaría el sufrimiento de tal paciente.

Otro juicio llamado Causa común contra la Unión de la India, se remitió al Banco de la Constitución en 2014, compuesto por los jueces AK Sikri, AM Khanwilkar, DY Chandrachud y Ashok Bhushan, quienes dijeron que el derecho a la vida no significa el derecho a morir

Sin embargo, una vida digna sin duda incluiría el derecho a morir con dignidad, ya que las directivas anticipadas entrarán en vigencia una vez que la junta médica afirme que el estado de coma del paciente es irreversible.

El Informe 241 de la Comisión de Derecho examinó el tema de la eutanasia pasiva en detalle y propuso una enmienda para las enfermedades terminales llamado «Protección de los pacientes y de los médicos», de 2006, mientras que el gobierno estableció condiciones estrictas en cuanto a la forma como una decisión de este tipo podría tomarse. 

En esta coyuntura, debe notarse que extender la vida del paciente con la esperanza de futuros avances médicos, cuyo éxito es incierto no es una opción viable y es inhumano para prolongar el sufrimiento del paciente y negarle el derecho a morir con dignidad.

El derecho a morir con dignidad

Los avances médicos requieren un período de prueba adicional para su aprobación y, como tal, existe la posibilidad de que las reglas actuales o las que se pueden enmarcar puedan aprobar que se realicen pruebas en estos pacientes, lo que causaría más agonía a tales pacientes sin su aprobación dado su estado vegetativo.

En el caso de Causa Común, la Corte Suprema en marzo de 2018 reconoció el concepto de testamento en vida, eutanasia pasiva, y amplió la interpretación del Derecho a la Vida para incluir el derecho a Morir con Dignidad

MÁS ARTÍCULOS
Los temores a la sobrepoblación no tienen fundamentos solidos

Si bien el testamento en vida podría ser mal utilizado, se podrían establecer medidas estrictas para verificar su abuso y la posibilidad de un avance médico no debería disuadir la legalidad actual de la eutanasia. El siguiente paso para el tribunal será considerar dar un visto bueno a la eutanasia activa y por razones humanitarias.
[AdsenseFinal]
Este artículo apareció por primera vez en Students for Liberty por Usha Amulya.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

18 − 1 =