The news is by your side.

La polarización en Colombia no es el peligro que Caracol o RCN nos quieren vender

0

Los colombianos en las elecciones 2018 sienten menos las políticas e ideas de lo que creemos. Entonces, ¿por qué los medios nos quieren meter la idea de la polarización como un peligro?

polarizacion en las elecciones de colombia un riesgo

Aunque es un concepto aparentemente simple, el tema de la polarización ha sido el tema central en muchas ocasiones de los debates presidenciales en Colombia. Un examen superficial de la escena política colombiana sugiere un electorado intensamente polarizado, dividido en líneas pasionales, partidistas e ideológicas. Al ver las noticias de los dos canales dominantes, Caracol y RCN, vemos campos competitivos que tienen pocos puntos de acuerdo, con la ira y el odio como la emoción dominante. Sin embargo, una inmersión en la opinión pública sobre cuestiones de política cuenta una historia diferente.

Los colombianos no están amargamente divididos sobre las cuestiones políticas más polémicas, que de hecho, sería algo natural dada la naturaleza humana, los criterios de los colombianos carecen de verdaderas convicciones ideológicas. Su argumento hoy permanece tan sólido como siempre y es algo que vimos en las consultas interpartidistas en las elecciones parlamentarias este año.

La afirmación de que la mayoría de nosotros posee un conjunto coherente de restricciones ideológicas que informan nuestras preferencias políticas y elecciones de voto tiene poco apoyo empírico. La cantidad de simpatizantes de izquierda o conservadores radicales en el electorado sigue siendo muy pequeña. El purista que lucha por la Biblia o el izquierdista socialista que lucha favor de los pobres sigue siendo una caricatura rara y burlesca en el país. Lo mismo ocurre con el ateo socialista, amante de los abortos y colectivos minoritarios. Los estereotipos conservadores y de la izquierda socialista son difíciles de encontrar simpatizantes en el mundo real.

Especialmente en cuestiones económicas como la creación de empleo, los colombianos exhiben un notable consenso. A través de la división partidista, la mayoría de las personas respalda, al menos sin saberlo una forma de capitalismo con estado de bienestar, eso muchas veces a pesar de que no estamos de acuerdo con los detalles de la política tributaria, la regulación y las fuerzas de coerción del Estado.


Pero entonces, ¿De dónde sale la afirmación de los medios de que la polarización en el país está ocurriendo como un hecho sin precedentes? La gente está enojada con la política y no le gustan mucho sus oponentes políticos, incluso cuando están sustancialmente de acuerdo con ellos en muchas cuestiones políticas. Después de innumerables estudios empíricos y debates, los académicos están avanzando poco a poco hacia una explicación de estas tendencias contradictorias, entonces la polarización de los colombianos no es hacia las ideas si no haca todo el espectro político en general.

Parte de la aparente paradoja puede explicarse por la naturaleza del partidismo. Más que el resultado de un análisis racional de varias posiciones políticas, puede ser mejor pensar en la lealtad partidaria como un  elemento de identidad personal . Este es un punto que muchos conservadores que critican la «política de identidad» a menudo pasan por alto. La política de partido en sí misma puede ser una forma de política de identidad, incluso si las identificaciones de nuestro partido están más abajo de otros elementos de identidad, como la raza, la religión y la clase.

Sin embargo, esto todavía deja un enigma sin resolver. Sabemos que los simpatizantes del Centro Democrático y los Decentes de Gustavo Petro se desagradan mucho. Pero lo que a los expertos no siempre les gusta es hablar sobre cuánto de esto en realidad influye en que el país este bajo una polarización total. Es  poco probable que los seguidores de Iván Duque reporten emociones positivas hacia el los partidos afines con Petro. Los medios quisieran interpretar estos hallazgos como evidencia de que las personas están frustradas con la falta de convicciones ideológicas afines con su pensamiento.


La antipatía de los partidarios hacia la parte contraria puede coexistir perfectamente sin representar una polarización total en la poblacion. Eric Groenendyk de la Universidad de Memphis en su libro Competing Motives in the Partisan Mind, desarrolló la teoría de las «motivaciones duales» de la identificación partidaria. En resumen, las personas afines con un candidato o partido tienen diferentes motivos para identificarse con ellos, y estos a veces entran en conflicto. Debido a que la identificación es una parte importante de la identidad personal, queremos ser buenos y leales partidarios y nos sentimos bien cuando nuestro equipo gana. Por otro lado, nos gusta imaginarnos como seres racionales, formando opiniones políticas y lealtades de acuerdo con nuestro análisis de lo que está sucediendo en el mundo y esto es algo perfectamente normal contra lo que no se debería luchar pues hace parte de la naturaleza humana.

Idealmente, nunca debe haber disonancia entre los dos. Cuando nuestro candidato gana las elecciones y disfruta del poder real, esperamos que cumpla sus promesas, brindando paz, prosperidad y estabilidad. Sin embargo, cuando esto no ocurre, nuestras dos motivaciones entran en conflicto y podemos sufrir trastornos psicológicos. Desde una perspectiva puramente racional, cuando nuestro candidato nos decepciona, debemos reevaluar nuestro apoyo, independizarnos o incluso unirnos al otro lado. Sin embargo, si la identificación de nuestro candidato es una parte crucial de nuestra identidad, es más fácil decirlo que hacerlo. La lealtad a las partes no es fija, pero tampoco es algo que la mayoría de nosotros abandone fácilmente.

Según Groenendyk, podemos resolver la tensión entre las identificaciones de nuestro candidato o partido y nuestra frustración aumentando nuestra antipatía hacia los oponentes de nuestros candidatos. En otras palabras, podemos justificar nuestra elección de voto si creemos que la parte contraria es peor. Esto nos permite reconocer nuestro disgusto con nuestras ellos sin abandonar el barco.

Este proceso da como resultado una curiosa variedad de polarización. Pocas personas aman a sus candidatos y piensan que representa bien sus intereses. Sin embargo, odiamos cada vez más la otra opción, y esto es suficiente para mantenernos en nuestros respectivos campos. Y cuanto más exasperados nos sentimos con nuestras fiestas, más demonizamos al otro lado.


No es que la polarización sea algo tan preocupante como nos quieren hacer creer, es una posibilidad que siempre ha estado ahí. Estas tendencias son anteriores incluso a los dos mandatos de Álvaro Uribe. Debemos asumir la idea de que los días en que los colombianos ven la política electoral como una competencia el menor de dos males esta aquí y mientras perdure la polarización también hará parte de ello.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.