The news is by your side.

Una mala economía es el primer paso hacia la tiranía

Desde el basurero de la historia, la tiranía siempre acecha. Y en las peores situaciones económicas es cuando líderes tiránicos se hacen con el poder.

La palabra dictador proviene de la Antigua Roma. En los días de la República Romana, un dictador recibiría un poder ilimitado en tiempos de crisis.
[AdParrafo1]
Hoy en día, los dictadores se elevan de muchas maneras diferentes, incluso desde un golpe, elecciones fraudulentas o manipulaciones de constituciones. Sin embargo, todos parecen tener una cosa en común: el factor «por qué». ¿Por qué se levantan los dictadores? Muchos se preguntan cómo la gente podría apoyar a un líder tan tiránico en su carrera temprana. La respuesta, sin embargo, es simple y complicada: desesperación. Mientras muchos obtienen su poder a través del miedo, todo comienza con un político joven y carismático que se aprovecha de una crisis. Y, en muchos casos, la crisis es económica.

Cuando pensamos en dictadores tiránicos en la historia, casi siempre pensamos primero en Hitler. ¿Cómo no podríamos? Era el loco detrás del Holocausto y el enemigo en la guerra más letal de la historia. Mucha gente puede preguntarse: «¿Cómo podría la gente apoyar a un hombre así?» Mientras que la gente conoce a Hitler en la Segunda Guerra Mundial, muchos no saben cómo llegó a ser elegido.

El peligro político de una mala economía

Después de la Primera Guerra Mundial, Alemania asumió la culpa de la guerra y tuvo que pagar 50 mil millones de marcos en reparaciones. Cabe decir que esto lastimó a la República de Weimar, enviándoles a una deuda horrible. Para combatir esto, abandonaron el patrón oro y probaron una nueva política monetaria. Intentaron comprar divisas e imprudentemente imprimir dinero, lo que llevó a la infame hiperinflación. En noviembre de 1923, el dólar estadounidense valía 4,210,500,000,000 de marcos alemanes.

MÁS ARTÍCULOS
El modelo de educación actual no beneficia a nadie

Huelga decir que la economía estaba sangrando horriblemente. Alemania sufrió mucho por su depresión y la gente estaba desesperada. Un joven político carismático vio que esta era su oportunidad de obtener el poder, y él lo tomó.
[AdsenseMitad]
Adolf Hitler usó la ira de la gente hacia la economía en su beneficio. La gente culpó a la República de Weimar y decidió que necesitaban un gobierno más fuerte para evitar los fracasos de la democracia. Muchos alemanes también odiaban el Tratado de Versalles y lo mucho que lastimaba al país.

Hitler usó su discurso carismático para atraer a la gente y utilizó a su policía privada para matar a sus enemigos. También prometió a todos los alemanes un trabajo y autosuficiencia para Alemania. No necesitó un golpe para obtener poder, simplemente usó el «Artículo 48» para convertirse en un dictador con poca resistencia.

Todo esto sucedió porque las personas estaban desesperadas y renunciaron a su responsabilidad. La gente eligió la seguridad sobre la libertad en tiempos de crisis económica. El ejemplo de Alemania es solo uno de muchos en que ocurre un patrón similar.

Tiranía en los Estados Unidos

¿Qué podemos aprender de este precedente histórico? Una dictadura no es tan imposible como la gente cree. De hecho, podría suceder fácilmente en Estados Unidos. Sin lugar a dudas, hemos tenido líderes anteriores que, aunque no dictadores, han tomado medidas similares a la de uno.

Franklin D. Roosevelt, por ejemplo, fue muy autoritario y ganó popularidad durante la agitación económica de la Gran Depresión. La gente estaba tan desesperada por el cambio durante el colapso económico, se preocupaban poco por las libertades civiles, y solo deseaban el New Deal. FDR nunca siguió la constitución, ignoró los fallos de la corte suprema, encarceló a miles de japoneses estadounidenses por orden ejecutiva, provocó los ataques de Pearl Harbor, y en última instancia fue la razón por la que hoy tenemos límites al mandato presidencial.

La historia se repite y debe servir como advertencia. Tenga cuidado en tiempos de dificultades económicas, y aferrarse a la libertad un poco más fuerte. La tiranía puede estar a la vuelta de la esquina. ¿Siempre será tan extremo como el caso en Alemania? No, pero con lo inestable que es la economía de EE.UU. Y cuán desesperados se vuelven los ciudadanos, el cambio negativo no es improbable. Una y otra vez, las personas están dispuestas a dar un poder ilimitado a un líder por la promesa de salvarlos. Pero cada vez, estas promesas están llenas de mentiras, expectativas poco realistas y llenas tiranía. La sociedad debe evitar caer nuevamente en esta trampa, y recordar la famosa cita de Benjamin Franklin:

«Aquellos que abandonarían la Libertad esencial, para comprar un poco de seguridad temporal, no merecen Libertad ni Seguridad.» – Benjamin Franklin

[AdsenseFinal]

MÁS ARTÍCULOS
Javier Milei en Colombia, el economista estará de gira por el país

Este artículo apareció por primera vez en 71Republic por Jack Parkos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.