Press "Enter" to skip to content

La pesadilla de Venezuela es una tragedia, pero no una sorpresa

Es la misma vieja pesadilla que se repite cada vez que los socialistas se apoderan de un país.

Hoy en día, Venezuela es un infierno en la tierra. Y no es solo el autoritarismo de los gobernantes, la inflación galopante, la corrupción de las instituciones y la violencia desenfrenada tanto del crimen organizado del Estado como de la delincuencia común han convertido a Venezuela en el país con la tasa de homicidios más alta del mundo.

El sueño de la fiebre del socialismo

Venezuela es un infierno principalmente porque la propia lógica de la realidad se ha colapsado en algún tipo de sueño febril. Es un delirio donde los líderes políticos hablan sobre “la patria” y “la potencia” de un país que está en camino a los niveles de pobreza de Haití, a pesar de tener las mayores reservas de petróleo en todo el mundo, más de 300 mil millones de barriles.

La clase política parece hipnotizada por una realidad alternativa en la que se jactan de realizar giras oficiales de “inversión extranjera” a Argelia. Inmediatamente después, proclaman una “revolución económica” mientras el Bolívar se ahoga en la hiperinflación sin una solución a la vista. Donde se declaran a sí mismos progresistas, a la vez que amenazan con censurar Internet para evitar un ataque al “Imperio”.

Mientras tanto, los jinetes de la libertad de la oposición dominante -la Mesa de Unidad Democrática, conocida por su acrónimo en español MUD- también están durmiendo, soñando con negociaciones con Nicolás Maduro, imaginando una transición democrática y una Venezuela donde ellos son los que manejan el socialismo para que este tiempo funcione.

Soñando un sueño Ignora la realidad

El caso de Venezuela es una tragedia, pero no es una sorpresa. Es la misma vieja pesadilla que se repite cada vez que los socialistas llegan al poder en un país. Entonces, las preguntas inevitables son: ¿Por qué este sistema, que acumula resultados tan trágicos en todo el planeta, retuvo algo de aceptación intelectual y apreciación cultural? ¿Por qué los socialistas de izquierda no son despreciados tan justificadamente como sus primos nacionalsocialistas?


Bueno, la respuesta es un sueño.

Especialmente después de la caída del telón de acero y la Unión Soviética, a finales de los años 80 y principios de los 90, los intelectuales y los delincuentes políticos que habían ganado la vida del socialismo marxista se estrelló de cabeza en una realidad que demolió por completo su sueño de larga data de una lucha de clases mundial, estilo leninista. Se encontraron en un callejón con dos salidas: reconocer que estaban equivocados, como algunos de ellos realmente eligieron; o huir para refugiarse en la tierra de la fantasía. Lo segundo es lo que hicieron la mayoría de ellos.

A raíz de su derrota en la Guerra Fría, la intelectualidad de izquierda se centró en cambiar la marca de su producto, agregando nuevas campanas y silbatos. En el Primer Mundo, lo adaptaron y lo llamaron agenda progresista. En América del Sur, la estrategia fue un poco diferente (aunque ahora también están usando la misma agenda). Mezclaron la antigua retórica marxista con un nacionalismo local para crear el “Socialismo del siglo XXI”.

Mientras tanto, cada vez que alguien los expone por el fracaso de sus viejos ídolos soviéticos, se topan con los valles de la utopía, exigiendo lo que el difunto Eduardo Galeano definió como el “Derecho al Sueño”, utilizando la belleza onírica como refugio del trauma creado por la caída del comunismo.

Con ese sueño, ingresaron a la política de Venezuela. Con ese sueño, convencieron a la mayoría de la población, que votó con entusiasmo por Hugo Chávez. Con ese sueño, que ha elogiado al régimen, empezando por el propio Galeano, quien llamó a la Venezuela Bolivariana como un triunfo de los que siempre habían estado “invisibles” y, por supuesto, Noam Chomsky, que abogó por el clima del régimen llamándolo “plena democracia” y a la vez promovía a Chávez como un constructor de ese otro “mundo posible”, es decir, el sueño.

Ese hermoso sueño se ha revelado como una pesadilla infernal en la que más del 10 por ciento de la población de Venezuela ya huyó (4 millones de emigrantes, de una nación de 31 millones de personas). Este éxodo se ha convertido en una crisis humanitaria en la región, sazonado con escenas dantescas de escasez, represión y cinismo a manos de una turba dominante que aún sueña con las burbujas del buen champán.

Perdido en un mundo de fantasía

Mientras tanto, ¿qué hay de los intelectuales? Bueno, algunos están haciéndose los tontos. Y otros, como Chomsky, hacen una suave condena de lo que una vez aplaudieron con bombos y platillos, solo para saltar un segundo más tarde en la siguiente fantasía porque, después de todo, para ellos, la vida es un sueño, y todo es justo en el viaje hacia la utopía, todo mientras disfrazan sus instintos básicos como supuestamente altos ideales.

“Demonios por un tiempo. El mundo, al revés, se parará” es la justificación póstuma de la pluma de Don Eduardo. Sin embargo, su reclamo será siempre en vano porque el delito no es soñar o delirar, sino empaquetar y vender utopías a los tiranos del mundo para que puedan imponerse en las espaldas y las almas de millones de víctimas.


No, el verdadero delirio es lo que sufre el pueblo de Venezuela todos los días, pagando con inflación, violencia y desesperanza por la consecuencia de su credulidad en la fantasía socialista, que una vez más resulta ser un sueño para los ladrones y el infierno para todos los demás.

Este artículo apareció por primera vez en FEE por Gerardo Garibay Camarena.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *