Press "Enter" to skip to content

No caiga en la trampa de los Castro, la nueva constitución en Cuba es un engaño

Las reformas falsas están diseñadas para reforzar el control de Castro sobre el poder, la nueva constitución no cambiará la vida económica en Cuba

El mes pasado, la Asamblea Nacional cubana aprobó la versión preliminar de una nueva constitución. El documento es el trabajo de la comisión de reforma del gobierno, encabezada por Raúl Castro y el recién nombrado presidente Miguel Díaz-Canel.


Esta vez, el régimen ha prometido una reforma total, superando con creces los ajustes hechos a la actual Constitución de la era soviética de 1976 en 1978, 1992 y 2002. Lamentablemente, sin embargo, hay pocas razones para creer que los cubanos obtendrán los cambios reales que tan desesperadamente necesitan.

Propiedad privada en Cuba pero los medios de producción siguen perteneciendo al Estado

El artículo 21 de la nueva constitución reconoce por primera vez formas de propiedad tales como cooperativas, propiedad mixta y propiedad privada. Esa es una diferencia significativa con respecto al documento de 1976, que solo reconoce las cooperativas de propiedad estatal y agrícolas. Sin embargo, qué tipo de oportunidad económica real proporcionará esto está lejos de ser clara.

La Habana publicó recientemente un conjunto de regulaciones que refuerzan el control de los trabajadores por cuenta propia y aumentan las multas y permiten la confiscación de propiedades. Según Reuters, la licencia de las empresas ha disminuido, impidiendo arbitrariamente que más ciudadanos ingresen al sector del comercio no estatal.

Bajo la nueva constitución, el sistema económico mantendrá, como principios esenciales, la propiedad de los medios fundamentales de producción por parte del estado y la planificación económica central.

El gobierno puede haber reconocido el papel del mercado y la inversión extranjera como una necesidad y un elemento importante de desarrollo en la isla, pero solo en un esfuerzo por aliviar la crisis económica endémica que el país ha experimentado desde la caída del bloque socialista. Si la inestabilidad en Venezuela -su principal aliado y respaldo financiero- continúa, las cosas solo serán más difíciles.


No se esperan cambios en los asuntos básicos de derechos humanos -la libertad de expresión, la libertad de asociación o la libertad de prensa- mientras que la represión de periodistas independientes y disidentes políticos ha aumentado dramáticamente en los últimos meses.

Según la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), se reportaron más de 1438 casos de detenciones arbitrarias de ciudadanos en la isla entre enero y junio de este año.

El Decreto-Ley 349 del régimen regula de manera más arbitraria cualquier actividad relacionada con el arte, manteniendo de esta manera un vasto monopolio de la cultura para evitar cualquier arte disidente. Hay excepciones honorables a este monocultivo, como Bienal 00, la primera convención de arte independiente en la isla que tuvo lugar en mayo de este año.

Posible legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en Cuba

A pesar de la oposición del liderazgo del Partido Comunista, la nueva constitución allana el camino para la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo al definir el matrimonio como la unión de dos personas, sin especificar el género.

Tristemente, las personas que, junto con los hermanos Castro y Che Guevara crearon los campos de trabajos forzados cubanos, donde enviaron a miles de homosexuales, sacerdotes, disidentes políticos y artistas al comienzo de la revolución socialista (los llamados UMAP), son los mismos que hoy siguen en el poder, y que van a decidir el futuro de los derechos de las personas que un día reprimieron salvajemente por no encajar en la visión de Castro de la revolución.

En virtud de las reformas, el Artículo 5 de la Constitución se mantendrá. Se consagra el liderazgo unilateral del Partido Comunista, y el “carácter irrevocable del socialismo”, impuesto por Fidel Castro a principios de este siglo para evitar una transición desde dentro del sistema.

Es bastante obvio que el régimen no está planeando ningún cambio político drástico en el corto plazo. Entonces, ¿por qué están haciendo todos los ruidos de un punto de inflexión histórico? Porque el régimen quiere aliviar un poco la presión que recibe del exterior.

Los grupos de investigación disidentes cubanos como Estado de Sats sostienen que en realidad se están produciendo cambios políticos para consolidar la dinastía castrista. El hijo de Raúl, Alejandro Castro Espín, está a cargo de la contrainteligencia cubana, mientras que el ex yerno dirige una enorme compañía militar.

Nueva constitución en Cuba, un engaño para lavar la imagen del régimen

Ninguno de estos temas fue objeto de debate público mientras se redactaba la nueva constitución. Ni siquiera fue posible descubrir lo que se discutió a puerta cerrada, y los ciudadanos, que no son parte de este complejo proceso de reforma, no podrán elegir el futuro de su propio país. Esa ha sido la forma de hacer las cosas de Cuba durante casi 60 años.

El régimen, subordinando las necesidades del país a una ideología y su preservación del poder, ha optado por una reforma “dentro de la revolución”. No se deje engañar por los cambios cosméticos. La nueva constitución no es más que un pincel de aire diseñado para limpiar la imagen de un régimen totalitario a los ojos del mundo exterior.

Por Jorge C. Carrasco para CAPX.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *