The news is by your side.

Reacciones tras la llegada de Juan Guaidó a Venezuela

Las reacciones tras la llegada de Guaidó a Venezuela no se han hecho esperar, esto fue lo que se vivió luego de su aterrizaje en Maiquetía.

El presidente interino Juan Guaidó aterrizó ayer lunes 4 de marzo en el aeropuerto internacional de Maiquetía en un vuelo de Copa Airlines desde Panamá. En el aeropuerto, diplomáticos de varios países lo esperaban.

Al pasar por los controles de seguridad sin problemas, incluso con los afectuosos saludos de los empleados de la aerolínea, Guaidó dijo que sabía los riesgos que enfrentaba.

“Eso nunca nos ha detenido; Seguimos en la calle, todavía movilizados. Estamos aquí en Venezuela. Estamos aquí más fuertes», dijo mientras el aeropuerto reverberaba con su apellido entre gritos.

Si su salida sin inconvenientes fue un gran logro, el sistema de escolta proporcionado por los automóviles diplomáticos marcó otro hito. La caravana hizo breves paradas en su ruta por la autopista Caracas-La Guaira hasta llegar a la Plaza Alfredo Sadel, donde habló con una emoción que es difícil de describir para cualquiera que no haya visto la imagen completa.

Un breve discurso

“Alguien no actuó. Muchos no actuaron», dijo Guaidó a su audiencia reunida en la Plaza Alfredo Sadel. Sobre todas las amenazas que precedieron a su llegada. La detención que no ocurrió, según su punto de vista, es evidencia de que la cadena de mando está rota: «Porque el comandante de las Fuerzas Armadas se deriva del voto popular y el usurpador no es el presidente, no importa cuánto intente vestir con una banda presidencial porque es carnaval”.

Guaidó preguntó a los militares: “¿Qué más están esperando?” cuando reiteraron la solicitud de retirar su apoyo al régimen de Nicolás, conscientes de que el 80% de ellos está a favor del cambio.

Pidió una marcha el próximo sábado para redoblar la presión sobre el régimen: «No nos detendremos en ningún momento hasta que recuperemos nuestra libertad», dijo Guaidó, repitiendo la importancia de las manifestaciones en esta ruta hacia la transición.

También se dirigió a funcionarios públicos y dirigentes sindicales, con quienes aseguró que mantendría una reunión hoy 5 de marzo. «El mundo nos apoyará, pero nosotros somos los que tenemos que avanzar con la unión de todos los sectores, somos ciudadanos poderosos», dijo Guaidó.

Todos estaban eufóricos, por su regreso, sí, pero también por la forma en que regresó.

Reacciones

La presencia del cuerpo diplomático en Maiquetía fue invaluable. Casi al mismo tiempo que la llegada de Guaidó, el vicepresidente de los EE. UU., Mike Pence, advirtió que si su seguridad estaba en riesgo, habría una respuesta rápida; mientras el secretario de Estado Mike Pompeo celebró que el personal militar y de seguridad hizo lo correcto al dejar entrar a Guaidó y alentó a la gente por sus acciones para crear una transición pacífica y democrática.

Para el presidente colombiano Iván Duque, el regreso a través de Maiquetía «es evidencia del camino irreversible que Venezuela está caminando hacia la democracia»; su ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Holmes Trujillo, vio en la multitud que acompañó la llegada, «la mayor evidencia de que más temprano que tarde, la nación hermana vivirá en democracia y libertad».

El canciller peruano Néstor Popolizio reafirmó el apoyo de su país a Guaidó en su lucha por el retorno de la democracia en Venezuela.

Mientras tanto, el ministro de Relaciones Exteriores del régimen, Jorge Arreaza, dijo que el apoyo internacional a Juan Guaidó debe ser considerado como un delito de «intromisión ilegal belicista».

Otros movimientos en el tablero

Las Naciones Unidas dijeron que estaban siguiendo de cerca el regreso de Juan Guaidó a Venezuela, subrayando la importancia de un diálogo para encontrar una solución al conflicto político.

Federica Mogherini, Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, y María Fernanda Espinosa, presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas, discutieron ayer la crisis venezolana en una reunión en Bruselas, debatiendo las acciones concretas promovidas por el Grupo de Contacto Internacional creado por la UE que busca llegar al diálogo con Nicolás Maduro.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, expresó su confianza en que Juan Guaidó sacará a Venezuela de la profunda crisis política y social, mientras que Delcy Rodríguez dijo que el comportamiento y las actividades de Guaidó «serán estudiados por las instituciones estatales» para tomar las medidas apropiadas.

Fue realmente divertido escuchar su afirmación de que el régimen venezolano «tiene instituciones sólidas y sostenibles». Juan Guaidó nombró al economista Ricardo Hausmann como el principal gobernador del país ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y ante la Corporación Interamericana de Inversiones.

El mamut simplemente no puede

¿Qué te dijeron en inmigración? «Dijeron bienvenido, señor presidente», bromeó Guaidó a la prensa cuando salió del aeropuerto. No fue a través de trochas, por la noche, con un día de ventaja o con una doble acción asumiendo su papel. Fue a través del principal aeropuerto del país, al mediodía, el día que dijo que lo haría, simple y sobrio.

Una vez más, Nicolás cedió. Ese Nicolás que nunca podría ir en una gira similar, que nunca sería recibido con esta alegría si regresara. Ese Nicolás, que es incapaz de asumir los riesgos que tomó Juan Guaidó, que ni siquiera podía subir una escalera. La facilidad de Guaidó, incluso en sus modales, colapsa el chavismo.

Se siente tan cómodo que, justo después de darle un largo abrazo a su madre, le dijo a un amigo la frase que se convirtió en tendencia nacional ayer en Twitter: «¿Qué pasó, menor?».

Al asumir el riesgo, Guaidó ha desatado el fervor de muchos que ven en su valor un rasgo necesario para esta cruzada. Lo ha conseguido sin medios de comunicación y pese a la censura. A su lado, los ciudadanos están convencidos de la posibilidad de ser libres, priorizando esa posibilidad sobre todos los dramas de un país destruido.

El apoyo no puede ser disfrazado, las prioridades no usan máscaras. Necesitamos urgentemente propuestas concretas al chavismo para avanzar hacia una solución pacífica; es una tarea política compleja, pero posible.

Los sitios web de Efecto Cocuyo, El Pitazo y El Cooperante estaban desconectados debido a un ataque a sus servidores que coincidió con el momento de la llegada de Juan Guaidó al país.

Twitter y Soundcloud fueron nuevamente bloqueados por la CANTV. Anoche, hubo un bloqueo contra las imágenes y videos en Twitter en varios operadores de internet en Venezuela. Los torpes ejercicios de distorsión de la realidad del chavismo no facilitan la censura, pero la superan porque incluso los canales estatales se vieron obligados a explicar lo que sucedió con Guaidó. La censura es asombrosa, los venezolanos dependemos más del boca a boca, pero en serio: no se puede ocultar el sol con un dedo.

MÁS ARTÍCULOS
El encargado de una multimillonaria red de lavado del régimen venezolano

Este artículo apareció por primera vez en The Caracas Chronicles por Naky Soto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × uno =