The news is by your side.

La tiranía de la redistribución de la riqueza impuesta por el Gobierno

El sistema de redistribución autoritaria, un tributo al estado de bienestar, es la fuente de poder para los políticos y burócratas. Y la ejercen sin legitimidad.

Esencialmente, estos grupos están de hecho de acuerdo: quieren un estado fuerte, dotado de enormes medios; eso es lo que los estadounidenses llaman un gran gobierno, que solo puede funcionar a través de impuestos y otros coerciones muy altas.
[AdParrafo1]
Este fuerte estado es omnipresente en la vida de todos. No hay más tirano, sino una autoridad que quiere guiar las vidas de todos. Este estado es autoritario y cada uno de nosotros le proporciona los medios de su política.

Una de las suposiciones en que se basa esto es la idea de que es la autoridad para hacer redistribución de la riqueza obligando a algunos, por la fuerza, a pagar para permitir que el estado de bienestar se distribuya a otros.

Solo pensamiento en la redistribución de la riqueza

Este dogma ya casi no se discute en los llamados regímenes democráticos, de hecho par socialdemócratas, de Europa occidental, es el pensamiento único, que es común a todos nuestros gobernantes, parece a salvo de cualquier crítica políticamente correcta, tal vez porque es el punto común de la vulgata marxista y la doctrina social de la Iglesia.

Hoy, el debate real no debe ser entre la izquierda y la derecha, sino entre el individuo y el estado. Cada persona tiene derechos inmutables, que no dependen de la buena voluntad de quienes gobiernan.
[AdsenseMitad]
Cuestionar su poder, el de apropiarse todo para hacer redistribución del ingreso, por la autoridad, es la única forma de avanzar contra los conservadores, izquierda, derecha y extrema derecha, que quieren a toda costa imponer el mantenimiento del estado de bienestar y la redistribución del ingreso de forma autoritaria, fuente y medios de su poder.

MÁS ARTÍCULOS
La OTAN es una alianza que afecta a los ciudadanos

En Colombia por ejemplo, y en casi todas partes del mundo, el estado se apropia de la mitad de la riqueza que las personas y las empresas han creado y gasta un poco más. Casi todos estos enormes ingresos, el estado los obtiene por la fuerza: los impuestos y las contribuciones a la seguridad social se perciben bajo amenaza de sanciones.

Estos gigantescos montos los asignan a sus crecientes gastos operativos, pero también a transferencias, asignaciones múltiples otorgadas a miembros de grupos elegidos por él: los llamados beneficios sociales, subsidios a asociaciones, subsidios a empresas, ayuda de todo tipo a personas que cumplan las condiciones establecidas por las autoridades.

A través de sus múltiples intervenciones, impuestos y transferencias, el estado está alterando los ingresos y, en menor medida, la riqueza de los demás.

Este proceso, consciente y deliberado, se llama bajo el extraño término redistribución de la riqueza.

Este término probablemente se use incorrectamente porque significa «distribuir de nuevo o no», lo que sugiere que anteriormente existía una «distribución» inicial.

La distribución inicial no es una distribución

Sin embargo, este nunca tuvo lugar. Los ingresos son ganados por todos, dependiendo de su trabajo, los contratos que concluye y ejecuta, los riesgos que asume, la voluntad de los demás y, a veces la suerte. Son el producto de actos libres y no de la voluntad de una autoridad. No son el resultado de una distribución; no provienen de la decisión superior de «dar a cada miembro de un grupo la parte, el elemento de un todo que es de ellos».
[AdsenseMitad]
Lo que a veces se llama erróneamente la «distribución inicial» no es una distribución. Y los ingresos de cada uno no son parte de un Todo, sino la propiedad libremente adquirida por cada uno mediante el uso de sus derechos y libertades. A menudo, también, constituyen la riqueza creada por quienes las percibieron.

MÁS ARTÍCULOS
La manipulación de redes sociales en periodos de elecciones

El ingreso de los actos libres de los individuos es la contraprestación obtenida por un beneficio otorgado por el beneficiario, en virtud de acuerdos celebrados libremente con otras personas, de acuerdo con las condiciones del mercado: cada uno obtiene de los demás, por lo que les aporta, la cantidad a la que valoran lo que les han aportado.

Esta es la moralidad del libre mercado: todos reciben el valor que otros otorgan al bien o servicio que han recibido. También es lo que permite la creación de riqueza: la vida no es un juego de suma cero, sino una realidad donde cada individuo puede ser más próspero sin tomar nada de los demás.

No hay nada que se distribuya porque no hay un todo, que sería el conjunto de los bienes de todo el mundo, y que una autoridad superior, divina o estatal, debería distribuir. El derecho de propiedad es un derecho individual esencial; pertenece a todos y se relaciona con lo que ha adquirido o creado mediante el libre ejercicio de sus libertades. Este derecho no es compatible con la idea de una «asignación universal» de todas las propiedades proclamadas por la Iglesia Católica.

Sabemos que de acuerdo con la doctrina social de la misma, los hombres tendrían el uso de los bienes, que el Creador habría retenido la propiedad y encomendó al «dominio eminente» soberano, considerado sus enviados en la tierra, incluidos probablemente los peores tiranos.

Tampoco se puede compartir. Solo podemos compartir lo que es común. Aquellos que, a través de su trabajo o sus ahorros, o de otra manera, se han convertido en dueños de bienes o valores no son copropietarios de un Todo imaginario. Lo que les pertenece es suyo, y solo para ellos. No es parte de un «conjunto de bienes de todos los ciudadanos del mundo» que deben ser compartidos y distribuidos. Si es su deseo de dar a otros, elegidos por ellos, una parte de su riqueza, este gesto honorable se llama un regalo y no es un intercambio.

MÁS ARTÍCULOS
Las regulaciones gubernamentales sofocan el avance tecnológico

El estado solo usa la redistribución de la riqueza con lo que se apropia violentamente.

Por supuesto, no es casualidad que hablemos de redistribución de la riqueza o incluso de distribución. Es una elección ideológica.
[AdsenseFinal]
Par Thierry Afschrift. Puedes encontrar el artículo original en Contrepoints.

2 Comentarios
  1. […] importa, y puede haber una compensación entre eso y el el bienestar de las personas hoy en día si la redistribución reduce el crecimiento económico. Pueden existir problemas que no podemos resolver de manera espontánea sin un estado coordinador, […]

  2. […] || []).push({}); También sabemos que los gobiernos no crean riqueza, sino que simplemente adquieren fondos al obtener dinero (a través de impuestos) de personas productivas que pueden lograr obtener […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.