The news is by your side.

Argentina tiene el peor desempeño económico del mundo en los últimos 100 años

La tragedia económica de Argentina se da porque es de las naciones peor gobernadas del mundo con socialismo democrático.

0

No recibe tanta atención como las naciones populares como VenezuelaCorea del NorteZimbabwe o Cuba, pero Argentina es una de las naciones peor gobernadas del mundo.

  • Está en el puesto número 155 de 159 naciones por la Libertad Económica del Mundo del Instituto Fraser.
  • Es el penúltimo (solo por delante de Venezuela) en el Ranking Mundial de Competitividad de IMD.
  • Ocupa el puesto n° 149 de 180 naciones según el Índice de Libertad Económica de Heritage Foundation.

Aunque la acusación más condenatoria, en mi humilde opinión, es que Argentina a fines de la década de 1940 solía ser una de las 10 naciones más ricas del mundo.

Pero a partir de 1946 bajo la presidencia estatista de Juan Perón (muy querido por el Papa Francisco por razones inexplicables), la política se desplazó hacia la izquierda y Argentina se convirtió en una de las naciones menos orientadas al mercado del mundo.

Como era de esperar, los niveles de vida relativos del país comenzaron a disminuir constantemente, lo que nos proporciona una dolorosa lección de que las naciones ricas que adoptan malas políticas no siguen siendo ricas.

La historia reciente no ha mejorado las cosas. Los gobiernos de izquierda populista estuvieron a cargo de 2003-2015, seguidos por un gobierno reformista de derecha ineficaz (similar al republicanismo al estilo Nixon-Bush-Trump) de 2015-2019, y ahora la izquierda está nuevamente a cargo.

Pero una cosa que no ha cambiado es que Argentina tiene un gobierno hinchado, corrupto e ineficaz.

Aquí hay algunos detalles de una columna que Mohamed A. El-Erian escribió en septiembre pasado para Project Syndicate.

Argentina ha vuelto a caer en crisis por la sencilla razón de que no ha cambiado lo suficiente desde la última debacle. Las autoridades argentinas sucumbieron a la misma tentación que hizo tropezar a sus predecesores. En un esfuerzo por compensar las mejoras más lentas de lo esperado en la capacidad interna, permitieron una deuda excesiva en moneda extranjera, agravando lo que los economistas llaman el «pecado original»: un desajuste monetario significativo entre activos y pasivos, así como entre ingresos y servicio de la deuda. Sin inmutarse por la historia argentina de volatilidad crónica y falta de liquidez episódica, incluyendo ocho incumplimientos previos, los acreedores acumularon tanta deuda como el país y sus compañías emitirían. La búsqueda de mayores rendimientos ha sido alentada por políticas monetarias inusualmente flojas. Luego está la FMI, que rápidamente intervino una vez más para ayudar a Argentina. Hasta ahora, Argentina ha recibido US $ 44 mil millones bajo el mayor acuerdo de financiación del FMI.

Este último rescate es un caso clásico de arrojar dinero bueno tras dinero malo, que parece ser el objetivo principal del FMI, especialmente con respecto a Argentina.

Más tarde ese mismo mes, Anne Krueger intervino con otra columna para la misma publicación.

Argentina está gastando y regulando de manera crónica hasta que se vea obligada a ir al Fondo Monetario Internacional para una nueva ronda de tratamiento. En 2001, el país sufrió una gran crisis y entró en un programa de préstamos del FMI. Pero su reestructuración de la deuda fue desordenada, y las políticas para abordar sus problemas estructurales subyacentes (reducir las barreras comerciales, permitir que los precios de los servicios públicos aumenten) se llevaron a cabo a medias o nada, el gasto público y el déficit fiscal comenzaron a aumentar una vez más. El gasto público consolidado aumentó de un mínimo del 22.9% del PIB en 2002 al 30.1% del PIB en 2008 y al 42.2% en 2015. Para una economía tan distorsionada como la Argentina, no existe un medicamento que pueda prevenir un período de ajuste doloroso. A principios de 2018, Argentina estaba en otra crisis en junio de 2018, el FMI aprobó un programa de préstamos de $ 50 mil millones, el más grande en la historia del Fondo. El problema, una vez más, es que el medicamento no era lo suficientemente fuerte. Ante la insistencia del paciente, las medidas fueron demasiado leves para ser efectivas y se retrasaron las reformas estructurales más difíciles, el país necesita reformas estructurales, especialmente una mayor reducción en el tamaño del sector gubernamental, comenzando con las pensiones. Más gradualismo solo prolongará el dolor y permitirá que aumente la oposición política.

La Sra. Krueger tiene razón. Solo una buena política curará los problemas de Argentina.

Lamentablemente, los rescates socavan ese objetivo y dan a los políticos del país una excusa para posponer las reformas necesarias.

Aunque hay un lado positivo en la oscura nube del estatismo argentino. James Pethokoukis, del American Enterprise Institute, señaló a principios de este año que ahora tenemos un ejemplo real del socialismo democrático.

…las naciones nórdicas están «firmemente arraigadas en el capitalismo y los mercados libres», escribió Michael Cembalest de JP Morgan Asset Management en una nota el verano pasado. Lo más cercano que Cembalest podría encontrar a un verdadero estado socialista democrático, al menos por su definición, es Argentina, «Que ha incumplido 7 veces desde su independencia en 1816, que ha visto la mayor disminución del nivel de vida relativo en el mundo desde 1900, y que está al borde del caos político y económico nuevamente en 2019». Argentina cumplió con la mayoría de los siguientes criterios: a) tasas impositivas personales y corporativas más altas y un gasto público más alto; b) más protecciones para los trabajadores que restringen la capacidad de las empresas para contratar y despedir, y menos flexibilidad para que las empresas establezcan salarios basados ​​en la productividad de los trabajadores y/o contraten mano de obra extranjera; c) mayor dependencia de la regulación, más restricciones en el desarrollo inmobiliario; d) más aplicación antimonopolio y más intervención estatal en los mercados de productos; y un cambio de un modelo de negocio centrado en los accionistas; e) protecciones para los trabajadores y las industrias nacionales a través de barreras arancelarias y no arancelarias, y más restricciones a las entradas y salidas de capital.

No es exactamente un respaldo rotundo al llamado socialismo democrático.

Si prefiere datos duros, este gráfico muestra que Argentina tiene el peor desempeño económico del mundo en los últimos 100 años.

argentina pib per capita

E imagino que el país se vería aún peor si 1945 fuera el año base.

Cerremos con este video recientemente tuiteado de Human Progress, que muestra los niveles relativos de producción económica per cápita durante un período de 100 años para 16 naciones diferentes.

Preste atención específica a la clasificación de Argentina a fines de la década de 1940 si desea apreciar las terribles consecuencias del estatismo peronista.

PD: También asegúrese de señalar que Chile ocupó el último lugar en la década de 1970 y luego mejoró significativamente en las clasificaciones al liberalizar la economía y reducir la carga del gobierno en la década de 1980. Otro recordatorio de que el mundo es un laboratorio y que cada experimento nos dice lo mismo: el estatismo produce malos resultados y los mercados ofrecen buenos resultados.

Publicado con permiso de International Liberty. Por: Daniel J. Mitchell.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.