The news is by your side.

Venezuela colapsa, la inflación se acerca a 1 millón por ciento

El socialismo ha convertido a la otrora próspera nación de Venezuela en un infierno de pobreza. La inflación podría llegar a un millon por ciento.

La inflación de Venezuela podría llegar a un millón por ciento para fin de año, anunció el lunes el Fondo Monetario Internacional.
[AdParrafo1]
Esta increíble hiperinflación recuerda a la Alemania de Weimar durante los años inmediatamente posteriores a la Primera Guerra Mundial, en la cual se necesitaban carretillas llenas de dinero para comprar artículos esenciales, como una hogaza de pan.

Para contrarrestar el problema de la hiperinflación, la respuesta de Venezuela es eliminar cinco ceros de su valor de moneda e iniciar una criptomoneda respaldada por el estado.

Hiperinflación: Espiral de la muerte de Venezuela

No fue hace tanto tiempo que la izquierda elogió a la Venezuela socialista como país modelo, una buena comparación con el sistema mezquino e implacable de los Estados Unidos.

«Desde que el gobierno de Hugo Chávez controló la industria petrolera nacional, la pobreza se redujo a la mitad y la pobreza extrema en un 70 por ciento», escribió Mark Weisbrot, colaborador del New York Times, tras la reelección del presidente socialista Hugo Chávez en 2012. «La inscripción en la universidad se ha más que duplicado, millones de personas tienen acceso a la atención médica por primera vez y el número de personas elegibles para las pensiones públicas se ha cuadruplicado.»

[AdsenseMitad]

Solo seis años después y el país es una catástrofe. Parece que el socialismo del siglo XXI no ha funcionado mejor que el socialismo del siglo XX, o cualquier otro tipo de socialismo para el caso.

El estado calamitoso de Venezuela no es por falta de recursos. Es el país más rico en petróleo del mundo y solía ser una de las naciones más ricas de América del Sur. Ahora, está tambaleándose al borde del olvido económico.

La escala del colapso de Venezuela es asombrosa. La economía se ha reducido a la mitad desde 2013 y el desempleo ahora ha alcanzado el 30 por ciento. Artículos básicos como fórmula para bebés y papel higiénico no se pueden encontrar en los estantes de las tiendas.

MÁS ARTÍCULOS
Evo Morales: "El Imperio usó armas cibernéticas contra Venezuela"

La gente ha recurrido al «canibalismo de autos» (o el uso compartido de vehículos en masa) para minimizar el número de vehículos en funcionamiento. El transporte público se ha detenido.

Las huelgas de hambre de los trabajadores en la empresa de electricidad nacionalizada del país han provocado cortes de energía y escasez de agua.

Venezuela ahora se esfuerza por extraer petróleo del suelo ya que su compañía petrolera nacionalizada está, según CNN, «forzada a importar crudo liviano de los Estados Unidos para diluir el crudo pesado que extrae en Venezuela».
[AdsenseMitad]

La falta de libertad económica

Irónicamente, la política de nacionalización, supuestamente para devolverle a la gente, ha dejado a esas mismas personas en la miseria.

Ningún país ha caído más rápido en el Índice de Libertad Económica de The Heritage Foundation que Venezuela.

«En 1995, el primer año del índice, Venezuela obtuvo un puntaje de 59.8 en su escala de 0 a 100, más de dos puntos por encima del promedio mundial», escribió Patrick Tyrrell, coordinador de investigación de Heritage Foundation.

Esa prosperidad no duró. Bajo los Presidentes Hugo Chávez y Nicolás Maduro, la libertad económica se ha evaporado, y Venezuela es ahora uno de los países más reprimidos económicamente en el mundo, solo superado por Corea del Norte.

Con la pérdida de la libertad económica ha llegado la pérdida de la libertad política. Las elecciones se han convertido en una farsa, ya que el país una vez democrático se convirtió en una dictadura de hombre fuerte bajo Maduro, donde la oposición al régimen es rápidamente aplastada sin piedad.

La criminalidad y la corrupción son rampantes. El país ahora está gobernado por un cártel de capos de la droga conectados y otros matones que usan el poder del gobierno para enriquecerse a sí mismos y a sus familias.

Cientos de miles de venezolanos han huido del país en una crisis humanitaria que refleja a la de Siria, excepto que esta no fue forzada por una guerra civil.

Venezuela es ahora un país donde «los millonarios son pobres», como dijo hace poco una enfermera venezolana en una entrevista con The Guardian.
[AdsenseMitad]

MÁS ARTÍCULOS
El argumento definitivo contra el "no era verdadero socialismo"

La historia de amor de la izquierda con el socialismo

Lo que es notable es que mientras esta tragedia se desarrolla, la izquierda estadounidense y muchas partes del mundo sigue coqueteando con el socialismo y se esfuerza por explicar por qué sería bueno para el pueblo. Los Millennials, en particular, han sido susceptibles de abrazarlo, al menos en teoría.

El socialismo es una filosofía que, en el mejor de los casos, ha demostrado estar en quiebra ideológica, al no haber logrado producir nada parecido a un sistema de libre mercado. En el peor de los casos, es un arma para los matones que se apuntalan mientras estrangulan la economía de la nación y pisotean los derechos de los ciudadanos con impunidad, como ha sido el caso en Venezuela.

Cada vez es más popular en la izquierda cambiar el nombre del socialismo como «socialismo democrático», tal vez para distinguir su propia ideología de la forma estatista y obviamente destructiva del socialismo practicado en Venezuela. Ven su propio socialismo como una versión más feliz y más amable del credo.

Pero esta distinción es evasiva.

El socialismo de Venezuela tambien comenzó como «democrático» antes de que fracasara y finalmente condujo a la tiranía. Es un cambio fácil sin normas constitucionales, protecciones institucionales y un credo cultural de gobierno limitado.

Los izquierdistas a menudo señalan a los países nórdicos como ejemplos de socialismo que «funciona». El problema es que, si bien algunos de esos países ofrecen programas de seguridad social generosos, no son en efecto socialistas.

Todos ellos tienen un alto puntaje en el Índice de Libertad Económica de The Heritage Foundation. Dinamarca y Suecia incluso califican por encima de los Estados Unidos. En 2015, el presidente de Dinamarca insistió en que su país no era socialista, sino que tenía una «economía de mercado».
[AdsenseMitad]
La mayoría de los países nórdicos tuvieron economías prósperas antes de que crecieran sus programas de bienestar, y algunos incluso han recortado esos programas en los últimos años. Finlandia, por ejemplo, que experimentó con un programa universal de ingresos básicos, lo terminó después de solo dos años.

Los países nórdicos evitaron sobre todo los tipos de exceso de regulación e intervención gubernamental que aniquilaron las economías de Venezuela y otros países en el siglo pasado.

MÁS ARTÍCULOS
El marxismo está consumiendo a mi querida África

No es corrupción, es socialismo

Entonces, ¿misión cumplida?

No exactamente. Incluso en estas supuestas utopías escandinavas, las amplias redes de seguridad social y los altos impuestos han producido un país con niveles de vida mucho más bajos que los Estados Unidos en su conjunto.

Por ejemplo, los estadounidenses de ascendencia danesa tienen un ingreso drásticamente más alto que los daneses que viven en Dinamarca, así como también menores índices de pobreza.

“Un error común es que los países nórdicos se convirtieron en un éxito social y económicamente mediante la introducción de los estados de bienestar universales financiados por los altos impuestos,” escribió Nima Sanandaji, el autor de Debunking Utopía: Exponer el mito del socialismo nórdico.

De hecho, su éxito económico y social ya se había materializado durante un período en el que estos países combinaban un pequeño sector público con políticas de libre mercado. El estado de bienestar se introdujo después. Que los países nórdicos tengan tanto éxito se debe a una cultura excepcional que hace hincapié en la cohesión social, el trabajo duro y la responsabilidad individual.

Las políticas socialistas erosionan estas normas culturales, socavan la responsabilidad individual y el estado de derecho, y crean una carrera destructiva hacia el fondo para demostrar que uno está más necesitado.

Independientemente de las distinciones, reales o imaginarias, el socialismo ha demostrado ser un fracaso dondequiera que se lo intente. Sus defensores afirman querer levantar a los pobres, pero todo lo que hacen es arrastrar a todos, creando una miseria económica para ricos y pobres por igual.

El «fin de la historia», como lo llaman los marxistas, para Venezuela es el colapso. Un destino que pronto le puede pasar a sus allegados socialistas como Nicaragua.

Es una buena lección para el mundo, especialmente aquellos con la ilusión de que se puede hacer que funcione el socialismo.
[AdsenseFinal]
Por Jarrett Stepman para FEE, un colaborador destacado de MÁS Libertad, puedes encontrar el artículo original en el siguiente enlace.

6 Comentarios
  1. […] Haití está en el último lugar, incluso debajo de Venezuela. […]

  2. […] de mercado. Contraste esto con los países que han adoptado totalmente el socialismo, como Venezuela o Corea del Norte. Es preocupante que los estudiantes que ingresan no entiendan […]

  3. […] economistas del Fondo Monetario Internacional advierten que la tasa de inflación de Venezuela podría superar el 1 millón por ciento este […]

  4. […] Inmediatamente después, proclaman una “revolución económica” mientras el Bolívar se ahoga en la hiperinflación sin una solución a la vista. Donde se declaran a sí mismos progresistas, a […]

  5. […] han sido notorios por masacrar enemigos del orden socialista. En el presente, el estado venezolano ha hiperinflado la moneda y está causando una degradación económica generalizada en su país. Corea del Norte se mantiene […]

  6. […] fraudulenta y no muestra signos de retirarse de las políticas que han llevado a Venezuela a una inflación vertiginosa, a la escasez de agua y electricidad, y al aumento de las tasas de […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

trece − 8 =