Press "Enter" to skip to content

Mientras el drama del Brexit retumba, la Unión Europea va hacia la crisis

Ciegos a la opinión pública, el ministro de finanzas de Francia exige mayor integración europea. Pero la eurozona está ante un caso de reforma o muerte.

Con todo el caos que rodea al Brexit, incluidas las apasionadas llamadas a permanecer simplemente en la UE, vale la pena recordar lo que significaría para Reino Unido quedarse en el club de Bruselas.

Seis años después de que estallara tan espectacularmente en Grecia, la crisis del euro avanza en muchos países de Europa. Las altas cifras de desempleo, especialmente entre los jóvenes, y el lento crecimiento siguen siendo comunes, especialmente en los estados miembros del Mediterráneo, mientras que el Banco Central Europeo ha estado durante una década (o, como dirían los cínicos, desde su inicio) siguiendo un extremo.

La política monetaria floja

Aunque a la mayoría de los otros países les va bien, aunque no de manera brillante, la próxima crisis siempre está a la vuelta de la esquina.

A pesar de que los miembros de la eurozona hablan de solucionar sus problemas desde 2012, en realidad no ha ocurrido mucho. De hecho, si llegara una nueva crisis, es probable que esos mismos problemas vuelvan, aunque en una escala mucho más sustancial.

No es de extrañar entonces que algunas personas se hayan puesto cada vez más nerviosas ante esta inactividad, temiendo que una nueva crisis provoque grandes interrupciones si la eurozona no cambia radicalmente.

Para un sistema más estable, se dice, se necesita más integración. Se han discutido muchas ideas, desde un ministro de finanzas del euro y un presupuesto de la eurozona hasta un fortalecimiento del Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM) y una transición a un Fondo Monetario Europeo.

Francia y Alemania acordaron reformas durante el verano verano. En lo que se conoció como la Declaración de Meseberg, los dos grandes jugadores de la eurozona declararon que trabajarían por un presupuesto común del euro.


Sin embargo, la propuesta fue bastante vaga: no se abordaron las preguntas cruciales sobre si sería un presupuesto independiente o parte del presupuesto más amplio de la UE, o qué tan grande sería el presupuesto.

Como siempre cuando se trata del euro, parece que hay poca voluntad para implementar esas reformas. Este es especialmente el caso en Alemania, donde un gobierno débil no quiere arriesgarse a enojar aún más a sus contribuyentes.

Después de todo, serían los países orientados a la estabilidad los que tendrían que asumir la carga de una mayor integración. Este ya fue el caso en la última crisis del euro, cuando los llamados estados PIIGS tuvieron que ser rescatados.

Un Fondo Monetario Europeo es una idea descabellada

Pero las consecuencias de la flotación de las reformas de la eurozona serían aún más graves. Fortalecer el Mecanismo de Estabilidad, por ejemplo, significa que los estados miembros más ricos pagan aún más en un fondo que sería utilizado principalmente por los países que necesitan ayuda.

Convertir el Mecanismo en un Fondo Monetario Europeo simplemente aumentaría el poder de Bruselas sin dejar en claro cómo se protegería el dinero de los Estados miembros.

O tome la idea franco-alemana de un Fondo Europeo de Estabilización del Desempleo: la financiación del fondo costaría un 0,35% del PIB de cada estado miembro, lo que significa una suma adicional de € 11.400 millones solo para Alemania.

Como era de esperar, muchas personas en Alemania y la llamada “Liga Hanseática 2.0” de los estados ricos del norte de Europa no están muy interesados ​​en estas propuestas.

Después de todo, estarán en el gancho si Grecia, España o incluso Francia se meten en problemas. Lo más preocupante de todo es Italia, que actualmente está trabajando en un presupuesto particularmente despilfarrador.

Su deuda nacional es un 131,2 por ciento del PIB, muy por encima del 60 por ciento supuestamente estipulado por las propias normas fiscales de la Unión Europea.

Es una situación tan seria que eventualmente podría derribar al euro por completo. Los contribuyentes europeos con razón se preocuparán de que el gobierno italiano parezca asumir que otros estados miembros intervendrán si la economía se debilita.

A pesar de todos estos vientos en contra, Emmanuel Macron parece cada vez más decidido a seguir adelante con reformas profundas en la eurozona.

Una vez más esta semana, el ministro de finanzas francés Bruno Le Maire instó a sus colegas a estar listos para “cada vez más integración”. Al mismo tiempo, Le Maire dejó escapar la máscara federalista al declarar que la Unión Europea tendría que convertirse en una “forma de imperio”, ni que decir, “un imperio pacífico” (como si eso hubiera existido).

Además de esta exhortación más bien escalofriante, Le Maire emitió una fuerte advertencia al resto de la UE: “O conseguimos un presupuesto de la eurozona o eventualmente no habrá euro”.

El fin del euro

Las palabras de Le Maire exponen el vínculo en el que se encuentran los estados miembros: probablemente tenga razón en que el status quo podría llevar a la caída de la moneda única. Pero al defender aún más el reparto de la carga, la mayor redistribución y más poder para Bruselas, los miembros de la eurozona se arriesgan a un desastre aún mayor.

Tal vez, después de todo, sería mejor si simplemente hubiera “ningún euro en absoluto”, que es una opción que Le Maire no parece haber pensado todavía.

Como mucha gente señaló en ese momento, el euro era una mala idea motivada mucho más por las ambiciones federalistas de la elite europea que por cualquier razón económica sólida.

Un futuro diferente es posible. En lugar de presionar por una mayor integración financiera, mientras ignoran sus efectos negativos, la Unión Europea debería volver a abrir la puerta a la competencia monetaria entre los estados miembros.


Y en lugar de buscar constantemente formas para que Bruselas pueda rescatar a las economías afectadas por la crisis, los gobiernos deben ser responsables de su propia imprudencia. Eso es ciertamente algo que los contribuyentes en el resto de Europa apoyarían de todo corazón.


Kai Weiss es un Oficial de Investigación y Difusión en el Centro de Economía de Austria y miembro de la junta en el Instituto Hayek. El artículo apareció por primera vez en Capx.

Un comentario

  1. […] tiempo, se proyectaba que la Unión Europea (UE) funcionaría en el siglo XXI. Ahora la gente seria habla sobre si podría colapsar. Sin duda, se enfrenta a una larga lista de problemas: una brecha creciente con los Estados Unidos; […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *