The news is by your side.

Europa rumbo al suicidio

preso thomas robbinson inglaterra

El viernes, la policía británica arrestó a Tommy Robinson, fundador y ex líder de la Liga de Defensa Inglesa, un grupo antiislamista de extrema derecha. Robinson es un personaje controvertido, sin duda, una especie de Milo Yiannopoulos. Su enfoque principal está en la amenaza del Islam radical, que él cree que amenaza la integridad del sistema británico.

No tiene que gustarte Robinson. Pero lo que sea que pienses de él, su arresto es absurdo por cualquier medida. Verá, Robinson fue arrestado por permanecer de pie frente a un edificio de la corte e informar sobre un juicio que involucraba la presunta preparación de niñas para agresión sexual por parte de musulmanes radicales.

Ahora, ¿qué sería ilegal sobre eso, te preguntarás? Resulta que Robinson recibió una sentencia suspendida el año pasado por filmar afuera de otro edificio de la corte, donde se estaba llevando a cabo un juicio por presunta violación en grupo por musulmanes radicales. Él no estaba dentro de la sala del tribunal. No obstante, el juez creía que de alguna manera estaba predisponiendo al jurado. Según el juez, Robinson fue sentenciado gracias a «un lenguaje peyorativo que prejuzga el caso, y es el lenguaje y el informe… que podrían haber tenido el efecto de descarrilar sustancialmente el juicio».

Esta vez, Robinson fue nuevamente arrestado por perjudicar un caso, solo que él no estaba dentro del edificio de la corte. Él estaba afuera. Y originalmente se prohibió a los medios informar sobre su arresto para que su juicio no fuera parcial. En otras palabras, Gran Bretaña ha prohibido efectivamente los informes que realmente mencionan la naturaleza islámica de los acusados ​​por temor a provocar una intolerancia, y ha prohibido informar sobre los informes de dichos acusados. Es una regresión infinita de corrección política suicida.

MÁS ARTÍCULOS
Ready Player One nos da un modelo para reducir el tamaño del Estado

Pero al menos los europeos tienen sus prioridades claras: si bien es perfectamente legal encerrar a un provocador que cubre un juicio que involucra a musulmanes, la Unión Europea ahora está considerando la prohibición de productos como brotes de algodón, sorbetes y otros plásticos por temor a la basura marina.

Así es como muere Occidente: con un tut-tut, no con un estallido. La misma civilización que considera que es un derecho fundamental matar a un niño en el útero cree que está totalmente fuera de límites filmar fuera de un juicio que involucra el abuso de niños, siempre y cuando los acusados ​​sean musulmanes radicales. Los europeos han elevado el derecho a no ofenderse por encima del derecho a la vida; han elevado el derecho a no ofenderse por encima del derecho a la libertad de expresión, todo en nombre de una visión utópica de una sociedad sin estándares.

Se suponía que desechar esos estándares haría a los europeos más libres; se suponía que debía permitir a los europeos sentirse más cómodos. Pero la triste verdad es que ninguna sociedad existe sin ciertos estándares y Europa tiene un nuevo estándar: la aplicación de su «tolerancia» a través de la sentencia de prisión, combinado con la tolerancia del islamismo que ve a la tolerancia misma como un caballo de Troya. La noción de los derechos individuales surgió del suelo europeo. Ahora están empezando a morir allí.

Artículo original escrito por Ben Saphiro, puedes encontrarlo aquí.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × cuatro =