The news is by your side.

McDonald’s re-confirma que aumentar el salario mínimo no funciona

Sí, subir el sueldo por ley parece muy bonito, pero una nueva investigación realizada a nivel de industria en los Estados Unidos demuestra que el 70% del costo devenido de los aumentos salariales se traslada a los precios de los productos, destruyendo el poder adquisitivo y prácticamente anulando la subida salarial.

1

La presión por un salario mínimo federal de 15 dólares continúa en todo el país. Pero una nueva investigación muestra que si gana la lucha por los 15 dólares, el mayor perdedor puede ser su billetera la próxima vez que quieras comerte una Big Mac o Egg McMuffin. Un estudio de la Oficina Nacional de la Investigación Económica revela que los aumentos anteriores del salario mínimo dieron como resultado precios de menú mucho más altos. El economista de Princeton Orley C. Ashenfelter y el economista checo Štěpán Jurajda estudiaron datos de precios y salarios de casi todos los restaurantes McDonald’s de Estados Unidos. Encontraron un ‘‘traspaso total o casi total del precio de los costos laborales más altos inducidos por el salario mínimo’’. Esto significa que al subir enormemente los costos de producción, aumentar el salario mínimo da como resultado un aumento equivalente en los precios del menú.

¿Qué representa esto? Bueno, los aumentos del salario mínimo están destinados a ayudar a los trabajadores. Los defensores dicen que todos merecen un “salario digno” y argumentan que un aumento salarial ordenado por el gobierno significa mayor poder de compra. Por el contrario, el contrapunto más común contra los aumentos del salario mínimo es que conducen al desempleo. De hecho, esto es cierto. La Oficina de Presupuesto del Congreso estima que un salario mínimo federal de 15 dólares eliminaría al menos 1.4 millones de puestos de trabajo. Sin embargo, el ejemplo de McDonald’s nos recuerda que este debate también tiene otro ángulo. Incluso si los aumentos del salario mínimo no eliminaran puestos de trabajo, seguirían causando daños de otras formas. Ocurre que los partidarios de subir el salario mínimo apuntan a los salarios nominales de los trabajadores.

La lección que da McDonald’s a los socialistas

Ellos argumentan, correctamente, que algunos trabajadores verían cifras más altas en sus cheques cada semana. Sin embargo, las cifras nominales no son lo que realmente importa. El ingreso real y el nivel de vida de un trabajador se miden mejor por el poder adquisitivo de su salario. Si el salario neto de un cajero de McDonald’s aumenta un 20% después de un aumento del salario mínimo, pero los precios de los alimentos y otras cosas en las que gastan su salario aumentan en una cantidad similar, en realidad no están mejor. Ashenfelter y Jurajda, quienes estudiaron tres cuartas partes de los McDonald’s estadounidenses, describen que alrededor del 70% del aumento salarial se traslada a los precios. Si bien no encontraron sustitución de trabajo por capital, ciertamente la forma de compensar se tradujo en menor poder adquisitivo, tanto efectivo como potencial, para los trabajadores.

Esto sucedería en toda la economía, no solo en la comida rápida. Un ejemplo conmovedor es cortesía de Rachel Grezler de Heritage Foundation: estudió cómo los aumentos salariales obligatorios afectarían el cuidado para niños. Un gasto enorme para muchas familias de clase trabajadora. “Los costos de cuidado infantil aumentarían en un promedio del 21% ($ 3,728 adicionales por año para dos niños) y hasta un 43%, o más de $ 6,000, en algunos estados”, informa Heritage. “Los impactos serían mayores en áreas de menor costo; en Luisiana, Oklahoma y Mississippi, los costos aumentarían entre un 37% y un 43%’’ añade. Entonces, para disgusto de los legisladores progresistas que pregonan aumentos del salario mínimo, los padres que trabajan en realidad no se beneficiarían de un aumento nominal en su cheque de pago semanal, porque simplemente conduciría a precios más altos para los bienes y servicios de los que dependen.

Obsesión con el corto plazo, ignorancia del largo

Entonces, ¿por qué los defensores de los aumentos del salario mínimo siguen impulsando la política a pesar de estas realidades? Son víctimas de la falacia trágicamente extendida, identificada por el economista Frédéric Bastiat, de centrarse en lo que se ve e ignorar lo que no se ve. Al explicar la teoría de Bastiat, el economista Henry Hazlitt condenó la ‘‘tendencia persistente de los hombres a ver sólo los efectos inmediatos de una política determinada, o sus efectos sólo en un grupo especial, y dejar de investigar serán los efectos a largo plazo de esa política no solo en ese grupo especial sino en todos los grupos (de consecuencias)’’. Hazlitt llamó a esto «la falacia de pasar por alto las consecuencias secundarias».

Este es exactamente el error cometido por los defensores del salario mínimo. Solo ven el aumento nominal en los cheques de pago semanales de los trabajadores que puede traer un aumento de salario ordenado por el gobierno. Sin embargo, no ven más allá de eso. No tienen en cuenta a los futuros trabajadores que no serán contratados en absoluto y los millones de incrementos de precios diminutos que borrarían en gran medida las ganancias salariales nominales independientemente. Como muestra claramente la respuesta de McDonald’s a los aumentos del salario mínimo, no existe tal cosa como un almuerzo gratis. Es por eso que la «Lucha por $ 15» perjudicaría a la mayoría de los mismos estadounidenses trabajadores a los que se supone que debe ayudar, que estarían atascados pagando más por su próxima Big Mac, McFlurry o las papas fritas (sobrevaloradas) de McDonald’s .

Artículo escrito por Brad Polumbo y publicado por la Foundation For Economic Education
1 comentario
  1. hack instagram account

    … [Trackback]

    […] Info on that Topic: maslibertad.com.co/mcdonalds-rconfirma-que-aumentar-salario-minimo-no-funciona/ […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.