The news is by your side.

La Constitución de Stalin

La constitución Soviética, durante su concepción prometió gran cantidad de libertades individuales y políticas, pero solo centralizó más el poder en Moscú.

En 1936, Stalin dio a conocer una nueva constitución.

El New York Times se entusiasmó: «Hoy, cuando la causa democrático-burguesa está a la defensiva… la nueva Constitución soviética propuesta trae ayuda y comodidad inesperadas».
[AdParrafo1]
El documento en cuestión prometía amplias libertades civiles y garantías económicas a todos los ciudadanos soviéticos. Recibió una rápida respuesta de muchos en Europa y los Estados Unidos que pensaron que se comparaba favorablemente con la constitución de Estados Unidos, particularmente a la luz de la Gran Depresión.

Pero ¿qué significó realmente esta nueva constitución para la vida en la Unión Soviética, especialmente considerando el hecho de que el país estaba, en ese mismo momento, descendiendo a la salvaje persecución política de la Gran Purga de Stalin? ¿Y por qué un hombre tan desinteresado en las sutilezas legales como Stalin puso tanto trabajo en escribir una constitución?

La constitución de la Unión Soviética

Para entender la ley en la Unión Soviética, es necesario comenzar con su fundador revolucionario. Vladimir Lenin, que había estudiado leyes de joven, argumentaba que la ley burguesa era simplemente un medio de represión del proletariado.

Como tal, una dictadura revolucionaria usaría la violencia, no la ley, para mantener el poder. Y una vez que la revolución estuviera firmemente asentada en el poder, la ley no sería más que un «órgano de poder del proletariado» y «un instrumento para inculcar disciplina».

En la práctica, esto significaba una «justicia» primitiva y utilitaria con pocas Normas, poca estandarización y no protecciones legales para víctimas potenciales.

Pero donde Lenin vio la ley como una herramienta de importancia limitada que se «debilitaría» junto con el Estado, su sucesor Stalin llegó a una conclusión diferente.
[AdsenseMitad]
Para 1929, el partido y el estado en la URSS estaban creciendo en fuerza en lugar de desaparecer. Y si la ley podía ser usada como una herramienta del poder estatal, Stalin tenía la intención de usarla al máximo.

La influencia de Stalin

Stalin cambió el término vagamente definido de Lenin de «legalidad socialista» para redefinir el lugar del derecho en la sociedad soviética. En particular, estableció un sistema legal con sus propias reglas formales, que legitimaría y estandarizaría, hasta cierto punto, la aplicación de la violencia.

Pero, como se dejó claro en repetidas ocasiones en ese momento, tal sistema de ley siempre iba en segundo lugar a la «política de partido». En palabras de Lenin, «cuando la ley impide el desarrollo de una revolución, debe ser abolida o enmendada».

En la práctica, la «legalidad socialista» era una fachada de mala calidad que ocultaba el despiadado despliegue del poder estatal contra la sociedad por parte de Stalin.

Durante la Gran Purga de Stalin, lo más cercano al debido proceso que la mayoría de las personas experimentó fue un juicio secreto a manos de una «troika» de tres funcionarios de la NKVD que se desempeñaron como jueces y jurados colectivos.

Si bien la policía secreta de Stalin buscaba constantemente confesiones documentadas de los arrestados, esto no contribuía al debido proceso ni a disminuir la tasa de ejecuciones o arrestos.

Dados los grandes números arrestados, cualquier noción de legalidad podría ser poco más que rudimentaria. Las únicas excepciones fueron los casos de importancia nacional, cuando se consideró necesario organizar una manifestación teatral de «legalidad socialista» en forma de juicio por espectáculos.

Este fue el contexto de la constitución de 1936. Como ha demostrado el erudito J. Arch Getty, Stalin, quien fue presidente de la comisión constitucional, invirtió mucho tiempo en el proyecto.

Después de más de un año de reuniones y negociaciones, el documento entró en vigor el 5 de diciembre de 1936 en medio de una gran cantidad de fanfarrias internacionales.

El objetivo era centralizar aún más el poder en Moscú

La Constitución fue presentada, incluso por el propio Stalin, como un modelo para el «Mundo Progresista». Garantizaba la libertad de religión, la libertad de expresión, la libertad de prensa y la libertad de reunión.

Proporcionaba una declaración de derechos económica que garantizaba la asistencia sanitaria nacional, la seguridad social, la educación gratuita y otros beneficios sociales, aunque estos derechos estaban expresamente en manos de los trabajadores, no del público en general.

La Constitución también supuestamente “liberalizó” el sistema electoral soviético. Hasta ese momento, las elecciones habían sido indirectas, las listas de votantes se habían limitado a ciertas clases y las boletas de votación se habían hecho públicas.

Después de la Constitución, en teoría, se restauró el sufragio universal, se introdujo la boleta secreta y se introdujeron elecciones directas a varios cuerpos políticos.

De hecho, como ha demostrado Getty, el propósito central de la nueva constitución era centralizar aún más el poder en Moscú. La primera constitución soviética posrevolucionaria había dado considerable autonomía a las repúblicas de la Unión Soviética.

Stalin buscó eliminar estos centros alternativos de poder y reorganizar la burocracia estatal en consecuencia. Los otros cambios legales y electorales realizados en la constitución de 1936 fueron completamente cosméticos.

El compromiso de abrir y disputar las elecciones se mantuvo solo desde diciembre de 1936 hasta octubre de 1937, cuando el Comité Central decidió regresar a su posición de candidato único, solo para las elecciones, solo para los comunistas.

Algunas almas valientes habían manifestado públicamente su interés en disputar las elecciones de 1937; Con el cambio en la posición del Comité Central, la mayoría desapareció en las fauces del Gran Terror.

Ninguno de los otros derechos garantizados (económicos, sociales o políticos) se respetaron en el momento o después. Como ya habían declarado públicamente los funcionarios estatales soviéticos, la ley soviética quedó en segundo lugar ante el gobierno del partido y las exigencias del poder.

De hecho, la Constitución marcó la intensificación de las purgas, que pisotearon intencionalmente todas las normas legales posibles en nombre del exterminio de traidores, saboteadores y enemigos del estado.

¿En qué medida fueron estas diversas medidas legales un ejercicio utilitario para fortalecer el control del poder del Partido Comunista? Si bien la utilidad política de la «legalidad socialista» es clara, la mayoría de los conceptos de Lenin y Stalin sobre el lugar de la ley en un estado socialista estaban bien fundados en los escritos de Marx.

En palabras de Martin Krygier, «el pensamiento de Marx ofreció… un apoyo considerable a los usos represivos, ideológicos y puramente instrumentales de la ley y al rechazo y destrucción del Estado de derecho, que eran característicos del comunismo».

MÁS ARTÍCULOS
Islandia: extraordinario ejemplo de políticas públicas y bajos impuestos

Para Marx, el Estado de derecho porque un estado proletario no debería tener otro fin que los elementos de supresión hostiles a la revolución. A esa idea, Lenin y Stalin eran fieles adherentes.
[AdsenseFinal]
Este artículo apareció por primera vez en Victims Of Communism por Ian Ona Johnson.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce + nueve =