The news is by your side.

¿Un robot te quitará algún día tu trabajo?

Ha habido mucha especulación al respecto, sin embargo cuál es la respuesta a esa gran pregunta sobre la revolución de la robótica que está por venir.

Recientemente tuve la oportunidad de presidir un foro del Instituto Cato sobre el futuro de la robótica titulado «¿Le quitará un robot su trabajo?». Estuvieron presentes Randy Bateman, un inversor de larga data en robótica, y Adam Keiper, editor de The New Atlantis.

El foro produjo importantes áreas de acuerdo, pero también planteó serias dudas sobre los robots y el futuro del trabajo. Las revoluciones económicas anteriores (agrícola, industrial y digital) alteraron profundamente los patrones laborales establecidos, pero no eliminaron la necesidad de aportes humanos.

Al reducir no solo la necesidad de manos humanas, sino también de cerebros humanos, los robots amenazan con hacer eso.

MÁS ARTÍCULOS
México: pérdida de empleos en industria manufacturera por primera vez en casi 10 años

Pero, si el trabajo humano se vuelve obsoleto ¿qué significará esa obsolescencia para el tejido social y para nuestro sentido de quiénes somos?

No es la primera vez que enfrentamos el cambio

La revolución robótica no es la primera vez que la humanidad ha tenido que lidiar con un profundo cambio económico. Hace diez milenios, nuestros ancestros cazadores y recolectores, que sobrevivieron alimentándose desde los albores de nuestra especie hace unos 200,000 años, descubrieron la agricultura.

Antes de la agricultura, pequeños grupos de homo sapiens vagaban por la tierra. Independientemente de lo que mataron o encontraron, se dividieron entre sí, dando lugar a algunos decididamente igualitarios, características de nuestra naturaleza “humana”.

Con la agricultura, llegó el estilo de vida estacionario, la planificación a largo plazo que incluye el ahorro y la inversión, una comprensión más amplia y sofisticada de los derechos de propiedad y la acumulación de riqueza. Conjuntamente, los humanos desarrollaron jerarquías gobernantes, desde reyes que protegen la vida y la propiedad, y jueces que resuelven disputas y desembolsan castigos, hasta sacerdotes encargados de garantizar la lluvia y abundantes cosechas.

La agricultura y el feudalismo reemplazaron la caza y la recolección, y la humanidad se ha adaptado.

Adaptación

Avancemos 250 años a la revolución industrial, que comenzó en Gran Bretaña y luego se extendió a otras partes del mundo. La humanidad ha desarrollado nuevos materiales, como láminas de vidrio y acero, nuevas fuentes de energía, como electricidad y petróleo, nuevos medios de transporte, como vapor y motores de combustión interna, y nuevas máquinas, como la máquina de hilar y el telar de potencia.

El sistema de fábricas llevó a una mayor división del trabajo y la especialización, así como a un aumento masivo en la producción de productos manufacturados y el comercio internacional.

El aumento de la urbanización llevó a mejoras en el saneamiento, la educación y el despertar político entre hombres y mujeres comunes y corrientes. El colapso concomitante en el empleo agrícola: los trabajadores agrícolas estadounidenses disminuyeron del 40 por ciento de la fuerza laboral en 1900 a 1,5 hoy en día. Sin embargo, el ingreso real per cápita en el mundo aumentó de $3,50 por día en 1820 a $33 en 2010.

MÁS ARTÍCULOS
Algo malo está por venir: Sexbots están en producción

La agricultura y el feudalismo dieron paso a la democracia y al capitalismo, y la humanidad se ha adaptado.

Revolución digital

La década de 1970 vio el comienzo de la revolución digital, que continúa hasta nuestros días. Los rápidos avances en ciencia y tecnología aumentaron considerablemente la velocidad y redujeron el costo de los microprocesadores y la computación basada en los mismos.

Las computadoras personales, los teléfonos celulares y el Internet se volvieron omnipresentes en nuestros hogares, lugares de trabajo y campus. La computación analógica, la fotografía, la cinematografía, la televisión y la radio se han convertido a la tecnología digital. El correo, el télex, los telegramas, las máquinas de escribir, los teléfonos públicos, los casetes compactos y el VHS han desaparecido o están a punto de desaparecer.

Como sucedió con las revoluciones agrícolas e industriales, la revolución digital causó una gran dislocación económica, pero no dio lugar a un desempleo masivo.

De hecho, a pesar de que la población mundial sigue creciendo, el empleo en general continúa. En lugar de ser reemplazados por computadoras, los humanos han venido a proporcionar la infraestructura de soporte para la computación digital.

Solo piense lo frustrante que sería si no pudiera llamar al «técnico» cuando su computadora se apaga. En otras palabras, la humanidad se ha adaptado.

fuerza laboral a lo largo de la historia
Total de fuerza laboral mundial a lo largo de la historia.

Revolución robótica

Hoy estamos presenciando el comienzo de una revolución robótica. En un futuro cercano, los robots experimentarán un crecimiento exponencial en términos de su capacidad y aplicación. El cambio que tenemos por delante nos ofrece un increíble conjunto de oportunidades. Eliminaremos trabajos peligrosos, sucios y degradantes, mientras exploramos y explotamos dos tercios de la tierra que son inhóspitos para los seres humanos.

Pero, la robótica también plantea un conjunto único de desafíos. Las revoluciones económicas anteriores redujeron la necesidad de manos humanas. La robótica amenaza con reducir la necesidad de cerebros humanos también. Según un informe, los oficiales de crédito, recepcionistas, asistentes legales, vendedores, conductores, guardias de seguridad, cocineros de comida rápida y camareros pueden encontrarse sin trabajo en un futuro cercano. En el futuro, la expansión de la inteligencia artificial puede hacer que incluso las habilidades más altas se vuelvan obsoletas.

Si el pasado es verdaderamente un prólogo, los humanos se adaptarán. Tal vez haya una forma de ganar la «carrera de armamentos» evolutiva con las máquinas fusionándose con ellas. Conectando nuestros cerebros en una matriz más grande es ciertamente imaginable, pero ¿las especies emergentes seguirán llamándose homo sapiens o se convertirán, para acuñar una frase como, homo roboticus?

Otros posibles «futuros» son mucho menos convincentes. La falta de adaptación resultaría en una porción cada vez mayor de nuestra especie sin recurrir a una autoaplicación significativa. Podríamos convertirnos en desempleados, sin sentido, desconcertados, perezosos y gordos. Llamemos a esa especie homer simpsonicus.

MÁS ARTÍCULOS
Goodbye Chile, Comisión de Constitución aprueba empezar proceso constituyente

Personalmente, sospecho que la primera visión del futuro es más probable que la última. En 1830, justo cuando la revolución industrial cobraba velocidad, el historiador británico Thomas Babington Macaulay observó:

“En todas las edades, todo el mundo sabe que, hasta su propio momento, ha tenido lugar una mejora progresiva; nadie parece tener en cuenta ninguna mejora en la próxima generación. No podemos demostrar absolutamente que los que están en el error dicen que la sociedad ha llegado a un punto de inflexión: que hemos visto nuestros mejores días. Pero así lo dijeron todos los que vinieron antes de nosotros y con la misma razón aparente… ¿Sobre qué principio es que con nada más que una mejora detrás de nosotros, no debemos esperar nada más que deterioro antes que nosotros?

¡Sobre qué principio en verdad!

Este artículo apareció por primera vez en Human Progress por Marian L. Tupy.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

12 + 2 =