The news is by your side.

Estudio: ‘‘Las cuarentenas provocaron efectos contrarios a los prometidos’’

Una investigación publicada por la Oficina Nacional de Investigación Económica encontró que, al contrario de lo que nos hicieron creer por más de un año, el mayor riesgo de contagio siempre se encontró en nuestras casas y no en hospitales o lugares públicos, por lo que paradójicamente las cuarentenas nos dejaron más expuestos al virus.

4

El verano pasado, NBC News informó que los funcionarios de salud del estado de Nueva York estaban sorprendidos por la cantidad de pacientes hospitalizados que dijeron que habían contraído COVID-19 mientras estaban en casa. Los datos, recopilados de 113 hospitales que encuestaron a pacientes durante un período de tres días, arrojaron que más de dos tercios contrajeron el virus mientras estaban en casa. “El 66% de la gente estaba en casa, lo cual es impactante para nosotros”, dijo el gobernador Andrew Cuomo a un grupo de reporteros en los Institutos Feinstein de Investigación Médica en mayo.

El porcentaje superó con creces otros lugares más probables. Por ejemplo, hogares de ancianos (18%), instalaciones de vida asistida (4%) y refugios / calles para personas sin hogar (2%). “Esto es una sorpresa”, dijo Cuomo. “Pensamos que tal vez íbamos a encontrar un porcentaje más alto de empleados esenciales que se enfermaban porque iban a trabajar. Que podrían ser enfermeras, médicos, trabajadores de tránsito. Ese no es el caso, estaban predominantemente en casa” añadió el gobernador de uno de los centros infecciosos más estrictos (pero fallido) de Estados Unidos. Un año después, un nuevo estudio arroja luz sobre el misterio.

Un reciente documento de trabajo de la Oficina Nacional de Investigación Económica ofrece nueva evidencia para mostrar porqué las cuarentenas y aislamientos fracasaron. “La microevidencia contradice el ideal de salud pública en el que los hogares serían lugares de confinamiento solitario y sin transmisión”, escribe el economista Casey B. Mulligan de la Universidad de Chicago.  “En cambio, la evidencia sugiere que los hogares muestran las tasas de transmisión más altas y que los hogares son entornos de alto riesgo para la transmisión” continúa el experto

Los hogares tienen las tasas de transmisión más altas

A primera vista, los hallazgos son un poco sorprendentes. Los modelos al principio de la pandemia asumieron que se produciría una menor transmisión en los hogares. Esto explica por qué Cuomo se sorprendió cuando supo que el 66% de los hospitalizados con COVID se contagiaron en casa. Iba en contra de la ciencia prepandémica que mostraba que los virus se propagan con «mayor frecuencia» en entornos laborales y escuelas. Pero Mulligan dice que exactamente ese es el error. Los modeladores basaban sus suposiciones en entornos laborales y escolares prepandémicos, que no tenían las precauciones de seguridad establecidas que tantas instituciones implementaron después. “Las escuelas, empresas y otras organizaciones implementaron una variedad de protocolos de prevención, desde ajustar el flujo de aire hasta instalar barreras físicas para monitorear el cumplimiento y administrar sus propios servicios de pruebas, que los hogares no hicieron, y tal vez no pudieron”, escribe Mulligan.

Resulta que estas medidas realmente marcaron la diferencia. Mulligan ofrece ejemplos específicos. Por ejemplo, el sistema Duke Health, que consta de varios hospitales y unas 180 prácticas clínicas en 10 condados de Carolina del Norte más 11 instalaciones de procesamiento de carne en Nebraska vio caer las tasas de infecciones. La red implementó varias precauciones de seguridad, como erigir barreras entre los empleados.

En el caso de Duke Health, una hora trabajada en el sistema hospitalario se volvió exponencialmente más segura que una hora trabajada fuera. La seguridad trabajando dentro de este entorno supuestamente «expuesto» se incrementó por tres fuera del sistema. La ironía, por supuesto, es que incluso cuando los entornos de trabajo se volvían cada vez más seguros, muchos estadounidenses se vieron obligados a quedarse en casa en entornos menos ideales, como viviendas abarrotadas y mal ventiladas.

¿Un gran tropiezo?

Durante casi un año, muchos se han preguntado por qué incluso los bloqueos estrictos han demostrado ser tan ineficaces para taimar el coronavirus. Si bien no hay una respuesta única, es probable que el artículo de Mulligan sea una pieza del rompecabezas. Pero la lección fundamental no es complicada: las sociedades y el comportamiento humano son increíblemente complejos. Ningún individuo o grupo de individuos puede planificar una sociedad de manera eficaz o eficiente, y los intentos de hacerlo resultan en daños sociales imprevistos. Esta es la razón por la que, como observó una vez el economista premio Nobel F.A. Hayek: «Cuanto más planea el Estado, más difícil se vuelve la planificación para el individuo». Los ejemplos que respaldan la afirmación de Hayek son casi infinitos, pero Mulligan concluye su trabajo con una anécdota aleccionadora. A finales de la década de 1950, los comunistas chinos lanzaron su infame Gran Salto Adelante.

La campaña tenía como objetivo reorganizar las comunidades rurales de China para satisfacer las necesidades económicas de la nación, en gran parte mediante el desarrollo de métodos de industrialización intensivos en mano de obra que enfatizaban la mano de obra en lugar de las máquinas y la inversión de capital. Una parte de la campaña, señala Mulligan, requería que los campesinos fabricaran acero en sus patios traseros. El objetivo era acelerar la capacidad industrial de la nación, pero el plan tuvo el efecto contrario. “La producción no siderúrgica sufrió por falta de insumos, mientras que la producción de acero resultante resultó inútil”, escribe Mulligan. “Una reacción es que los aldeanos deberían haber sido más cuidadosos con el control de calidad. Otra es que la escala eficiente para la producción de acero, que refleja las ventajas del capital físico y humano especializado, es demasiado grande para el patio trasero”.

La lección definitiva

Los hogares estadounidenses pueden haber sufrido un problema similar. Mulligan se pregunta si los hogares estadounidenses fueron de una escala eficiente para evitar que el virus se propague. La evidencia sugiere que no lo fueron, lo que haría que las órdenes para quedarse en casa sean una entrada más en la larga letanía de errores letales de encierro cometidos por los gobiernos. La historia del comunismo está plagada de fiascos trágicos como el que cita Mulligan. En la Rusia soviética, por ejemplo, la planificación económica central produjo niveles ridículos de desorganización industrial. Como escribió Henry Hazlitt en su artículo publicado en 1967 «Propiedad privada… una necesidad»:

“Dado que los planificadores establecen los objetivos de producción en peso o en cuotas, una planta de géneros de punto recientemente encargó la producción de 80.000 gorras y los suéteres solo producían gorras, porque eran más pequeñas y más baratas de fabricar. Una fábrica a la que se ordenó hacer pantallas de lámparas las hizo todas de color naranja, porque ceñirse a un color era más rápido y menos problemático. Debido al uso de normas de tonelaje, los fabricantes de maquinaria utilizaron placas de ocho pulgadas cuando las placas de cuatro pulgadas hubieran hecho el trabajo fácilmente. En una fábrica de candelabros, en la que a los trabajadores se les pagaba bonificaciones en función del tonelaje de candelabros producidos, los candelabros se volvían cada vez más pesados ​​hasta que empezaron a derribar los techos”.

Como ha demostrado nuestra experiencia con las cuarentenas pandémicas, incluso la planificación central que no llega al comunismo total tiende a ser contraproducente, creando un caos dañino en nombre del establecimiento de un orden beneficioso. Las palabras de Hayek deben mostrarse en todas las oficinas gubernamentales

4 Comentarios
  1. … [Trackback]

    […] Find More here to that Topic: maslibertad.com.co/estudio-cuarentenas-provocaron-efectos-contrarios-prometidos/ […]

  2. … [Trackback]

    […] Read More on to that Topic: maslibertad.com.co/estudio-cuarentenas-provocaron-efectos-contrarios-prometidos/ […]

  3. … [Trackback]

    […] Read More Information here on that Topic: maslibertad.com.co/estudio-cuarentenas-provocaron-efectos-contrarios-prometidos/ […]

  4. block android screenhot

    … [Trackback]

    […] Read More Information here to that Topic: maslibertad.com.co/estudio-cuarentenas-provocaron-efectos-contrarios-prometidos/ […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.