The news is by your side.

Feminismo y libertarismo: ¿Son incompatibles?

Aquí te explicamos esa gran pregunta de si el libertarismo y el feminismo son incompatibles o no y también te decimos el por qué.

Las libertarias apoyaban a las feministas cuando luchaban por obtener el derecho de poseer propiedades, votar y participar en el sistema político. En otras palabras, los libertarios y las feministas estaban en buenos términos. Pero los tiempos han cambiado y la luna de miel ha terminado.

Las desigualdades legales y formales entre los géneros se han abolido en gran parte en Occidente, pero las mujeres siguen ganando menos que los hombres, tienen menos avances profesionales que los hombres y están subrepresentadas en la categoría superior profesional. Estos son los temas que el feminismo pretende resolver.

Feminismo y gobierno

Las feministas, para lograr su utopía de igualdad de génerorecurren a las intervenciones gubernamentales. Por otro lado, los libertarios, sin lugar a dudas, desprecian al gran gobierno. Y dado que el estado (en el oeste) ya no restringe la toma de decisiones económicas o sociales de una mujer, no quieren que regule a las personas por la igualdad de género. Esto está causando tensiones entre las dos entidades.

La ley de igualdad salarial puede ilustrar el conflicto entre el libertarismo y el feminismo. Las feministas desprecian la brecha salarial y, a pesar de que se explica y justifica, siguen llorando.

Ahora es ilegal en muchos países pagar a los hombres más que a las mujeres por el mismo trabajo. Puede parecer una idea noble, pero puede ser contraproducente fácilmente.

Por ejemplo, un salario igual a la licencia de maternidad puede hacer que una mujer sea más costosa de contratar que un hombre. En consecuencia, las empresas contratarán menos mujeres y más hombres. La exigente acción estatal para empoderar a las mujeres puede ser una pendiente resbaladiza.

Libertarismo y feminismo

Los libertarios lo ven de manera diferente: la brecha salarial es indicativa de la desigualdad de resultados, no de oportunidades. Por lo tanto no es una mala cosa. En todo caso, la igualdad de resultados es el camino hacia la tiranía y el autoritarismo. 

En otras palabras, la igualdad salarial no es la prioridad de los libertarios, los individuos si lo son. Se oponen a todas las protecciones especiales de las mujeres, creen que son inherentemente infantilizantes. La paga  debe depender solo del mérito, no del  género, la raza ni nada de eso. Esto contrasta con el feminismo.

Escuchamos que para terminar con el racismo tenemos que empezar por no hablar de raza y no basarnos en todo sobre la raza. Tal vez para terminar con el sexismo, podemos empezar por no hablar de sexos y no referirnos en todos los casos sobre sexos.

En términos sencillos, deberíamos ver y tratar a las mujeres como las personas fuertes que son, y no a las damiselas en apuros, esperando que el hermano mayor las respalde.

MÁS ARTÍCULOS
¿Brecha salarial? Estos son los títulos universitarios obtienen los mejores salarios

Este artículo apareció por primera vez en 71Republic por Romy Haber.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 1 =