Press "Enter" to skip to content

10 ineptitudes populares sobre los alimentos transgénicos

Vamos a desmentir una por una las mentiras vendidas sobre los transgénicos que se convirtieron en verdades de los medios.

1. Los transgénicos están definidos por la ley

La primera no es, estrictamente hablando, una contra verdad, más bien una ilustración de la ilimitada imaginación de la Unión Europea cuando se trata de establecer tales regulaciones absurdas y contraproducentes. En 1990, los Estados miembros crearon el concepto de OGM.


La Directiva define por ley qué es una modificación genética y qué no (pero lo es científicamente), a la vez que exime de la regulación de modificaciones genéticas que reconoce como superiores el texto de la Directiva.

Al final, por lo tanto, queda una técnica, la más reciente en ese momento (transgénesis), en la que pesarán las pesadas y costosas restricciones de evaluación, sin ninguna prueba de ninguna necesidad científica. Debe tenerse en cuenta que un OGM se define por regulación mediante un método para obtener dicho organismo y no por sus propiedades, que serían más relevantes.

2. Los transgénicos son estériles

La mejor ilustración de la “post verdad” sobre los OGM es la afirmación de que son estériles. Este mito proviene de una extrapolación abusiva: las patentes realmente describen conceptos para producir semillas estériles. Pero en el campo, ninguna variedad de planta en esta categoría reguladora de OGM es estéril.

3. Las plantas genéticamente modificadas son invasivas

La “post-verdad” no necesita ser consistente: por lo tanto, estas afirmaciones de esterilidad están en clara contradicción con otras afirmando que los OGM se extenderán a todas partes. Entonces, “estéril” o “invasivo”, ¡tiene que elegir! De hecho, no es ni lo uno ni lo otro.

4. Las multinacionales prohíben al agricultor sembrar grano cosechado

El agricultor ya no tendría derecho a volver a sembrar parte de su cosecha debido a las patentes. Este argumento permitió a los oponentes movilizar a parte de la sociedad civil contra los alimentos transgénicos, sobre el tema de la “apropiación” de semillas, incluso el “control sobre nuestros alimentos”. Sin embargo, es una mentira: la ley de patentes europea sobre invenciones biotecnológicas permite al agricultor producir semillas guardadas en el campo para su propio uso (ver la Directiva Europea 98/44 / CE y el Artículo 14 del Reglamento (CE) no 2100/94).

5. El agricultor debe pagar regalías si se detectan rastros de OGM en su campo

Una bobada similar al anterior, un granjero podría verse obligado a pagar mientras que el OGM llegó por casualidad en su campo. En realidad, ningún agricultor, en ningún país, tiene que pagar regalías si se detectan rastros de OMG en su campo, por ejemplo, después de una polinización fortuita de un campo vecino. Este mito fue construido alrededor del agricultor canadiense Percy Schmeiser.

Los grupos de presión anti-OGM han explotado hábilmente el tema de David (el “pequeño agricultor agradable”) contra Goliath (la “gran multinacional desagradable”) tras una demanda presentada por Monsanto a este agricultor. De hecho, la justicia canadiense ha establecido que ha habido actos deliberados del agricultor para apropiarse de semillas sin pagar regalías bajo las regulaciones canadienses.

6. Los OGM son un fracaso: sus rendimientos no son mejores

En primer lugar, debe tenerse en cuenta que ninguno de estos organismos se ha mejorado para aumentar los rendimientos, sino más bien para evitar pérdidas de rendimiento (debido a plagas de insectos o malezas). La realidad es que alrededor de 18 millones de agricultores en 26 países (incluidos 19 países en desarrollo) optaron por OGM, donde podían hacerlo libremente (lo que no ocurre en la mayoría de los países europeos).

7. Los informes muestran efectos tóxicos en los alimentos

Si este fuera el caso, sabiendo que muchos países han estado utilizando alimentos genéticamente modificados para alimentar a su ganado desde 1996, esto habría sido notado por los agricultores y veterinarios.

Es suficiente realizar manipulaciones sobre este tema para examinar las fotografías propagadas por el investigador militante Séralini en septiembre de 2012: todos vieron en Internet estas imágenes de ratas aquejadas de tumores monstruosos. ¿Es esta una prueba? Echemos un vistazo más de cerca a las imágenes: una rata había comido un zanahoria transgénica, la otra bebió un herbicida y la tercera se comió los dos (durante 2 años). Sí, pero ¿dónde está la rata de control (sin consumo de OMG y sin beber el herbicida)? Nunca se muestra, y por una buena razón: también tenía tumores, simplemente porque las ratas de esta raza a menudo desarrollan tumores cuando son viejas.

8. Los transgénicos afectan la “biodiversidad”

En realidad, es necesario distinguir caso por caso.

Algunos organismos (como el maíz MON810 que obtuvo una autorización europea en 1998) han sido mejorados para producir una proteína con efectos extremadamente específicos contra ciertas plagas de insectos. El mismo ingrediente activo también combate las plagas, en la agricultura (orgánica) y en la jardinería, esta vez al diseminarse. ¡Y eso por décadas! ¡Ningún problema encontrado!

9. Super malas hierbas aparecieron

De hecho, si se usa el mismo herbicida (o cualquier otro producto) año tras año, los organismos objetivo se vuelven resistentes. Nada nuevo o específico para los alimentos transgénicos. Este es el caso de todos los herbicidas utilizados. El problema proviene del manejo agronómico deficiente de estos fenómenos (esto puede existir), no de estar o no en la categoría legal de genéticamente modificados.

10. Los OGM no están suficientemente estudiados o solo por los industriales

De hecho, las evaluaciones impuestas por las reglamentaciones europeas son desproporcionadas con respecto a los riesgos reales (muy bajos y similares a los de otros métodos de mejora de plantas no sujetos a tales evaluaciones). Siguen siendo agobiados sin ninguna razón científica.

Independientemente de la industria, la investigación pública en muchos países (incluida Polonia) ha llevado a cabo estudios en todas las áreas (salud y medio ambiente). Hay miles de ellos. Podemos mencionar los estudios toxicológicos del proyecto europeo GRACE o el proyecto G-TwYST (que en particular han repetido los experimentos de Séralini y sus colegas, invirtiéndolos). Los estudios serios no justifican el alarmismo.

No hay un cuerpo científico digno de ese nombre que confirme las acusaciones sobre los riesgos de los oponentes.

Lo que debería preocuparnos no es la categoría reguladora de los alimentos genéticamente modificados, sino que las mentiras repetidas pueden convertirse en verdad mediática en una democracia…

Este artículo apareció por primera vez en el blog personal de Marcel Kuntz

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *