The news is by your side.

Suecia ve crecimiento económico en el primer trimestre a pesar del coronavirus

El crecimiento del PIB de Suecia es un marcado contraste con las naciones que implementaron cuarentenas totales de línea dura.

0

La cadena NBC informa que Suecia, que evitó implementar una cuarentena de línea dura como la mayoría de países del mundo durante la pandemia de COVID-19, vio crecer su economía en el primer trimestre.

La economía sueca se expandió a una tasa muy superior a la de muchos de sus homólogos europeos durante los primeros tres meses del año, según mostraron los datos publicados el viernes, luego de la decisión del gobierno de no imponer un bloqueo total para contener la propagación del coronavirus.

La oficina de estadísticas del país nórdico informó que el producto interno bruto (PIB), la medida más amplia de la salud económica, creció a una tasa anual del 0,4% en el primer trimestre.

El PIB de Suecia aumentó un 0,1% en el primer trimestre, cuando se ajustó estacionalmente y en comparación con los últimos tres meses de 2019. Los pronosticadores promedio en una encuesta de Reuters de economistas esperaban ver una contracción de 0,6% trimestralmente.

Los resultados son presumiblemente una sorpresa para muchos.

Tanto los críticos como los partidarios de la política de «enfoque suave contra el coronavirus» de Suecia han señalado, aunque su tasa de mortalidad es mejor que la de muchos de sus vecinos europeos «(Francia, Bélgica, Italia, España y el Reino Unido»), sin embargo, se esperaba que los suecos vieran una contracción económica en el primer trimestre

Una encuesta de Reuters a economistas había proyectado una contracción de 0,6% en el primer trimestre, y las proyecciones anuales fueron mucho peores. Recientemente, el 30 de abril, el banco central de Suecia, el Riksbank, pronosticaba una contracción económica entre 6,9 y 9,7% para 2020. Mientras tanto, el Instituto Nacional de Investigación Económica (NIER) dijo que creía que la economía de Suecia se reduciría en un 7%.

Sin duda, hay un largo camino por recorrer. Suecia aún puede ver una disminución en el PIB en el segundo trimestre y más allá. Sin embargo, los datos muestran un marcado contraste entre los suecos y las naciones que iniciaron los bloqueos de línea dura.

Francia ya ha entrado oficialmente en una recesión, con una caída del PIB del 5,8% en el primer trimestre después de reducirse un 0,1% en el último trimestre de 2019. 

Estados Unidos vio una contracción del 5% en el primer trimestre. La economía de Italia cayó un 4,7%. La economía española se derrumbó un 5,2% .

Las consecuencias de estas contracciones económicas serán devastadoras, por supuesto. Pero lo que quizás sea más notable es el coro de voces que sugieren que la devastación puede haber sido innecesaria.

Este mes, la directora de la agencia de salud pública de Noruega, Camilla Stoltenberg, dio una entrevista en la que dijo que los bloqueos no eran necesarios para frenar la propagación de COVID-19.

«Nuestra evaluación ahora, y creo que existe un amplio consenso en relación con la reapertura, fue que uno podría lograr el mismo efecto, y evitar parte de las desafortunadas repercusiones, al no entrar en cuarentena», dijo Stoltenberg. «En cambio, pudimos permanecer abiertos con precauciones para detener la propagación».

Lo que dice Stoltenberg es que la evidencia sugiere que el distanciamiento social se puede lograr sin cuarentenas. Esto es precisamente lo que hizo Suecia.

Anders Tegnell, el principal experto en enfermedades infecciosas de Suecia y el arquitecto de su estrategia contra el coronavirus, señaló que el tráfico peatonal y el tráfico de trenes en Suecia eran de 10% y 20%, respectivamente, de los niveles normales.

«Realmente hicimos una comparación con nuestros vecinos nórdicos, y los patrones de viaje suecos han cambiado tanto como nuestros vecinos, a pesar de que tienen muchos más cierres legales que nosotros», señaló Tegnell en una entrevista en mayo.

En otras palabras, Suecia practicaba el distanciamiento social. Simplemente lo practicaron de una manera diferente, alentando a los ciudadanos a comportarse de manera responsable e iniciando intervenciones menos intrusivas (y menos dañinas) que sus vecinos, lo que permitió que la mayoría de los aspectos de la vida diaria continuaran. Como resultado, Suecia evitó muchas de las «desafortunadas repercusiones» a las que aludía Stoltenberg. (Cabe señalar que la tasa de mortalidad de coronavirus de Suecia también es más alta que la de sus vecinos nórdicos, aunque es más baja que la de muchas otras naciones europeas).

Los bloqueos fueron sin duda bien intencionados. Fueron diseñados para proteger a las personas de un virus mortal. Sin embargo, como señalé esta semana, también son históricamente sin precedentes.

Debido a esto, no teníamos conocimiento empírico sobre cuáles serían los costos de los bloqueos masivos. Finalmente estamos comenzando a ver esos costos con mayor claridad: recesión económica, desempleo masivo, cientos de miles de empresas aniquiladas y aumento del gasto público.

El costo psicológico de la angustia económica y el aislamiento social también es grave. El suicidio creciente es un componente, pero la angustia emocional generalizada es otro.

Según un par de psicólogos que escribieron en The Conversation, las nuevas estadísticas gubernamentales muestran que los estadounidenses están comenzando a agrietarse bajo la presión.

«En comparación con una encuesta de 2018, los adultos estadounidenses tienen ahora ocho veces más probabilidades de cumplir con los criterios de angustia mental grave», escriben los autores. «Un tercio de los estadounidenses informan síntomas clínicamente significativos de ansiedad o depresión clínica, según una publicación de datos de la Oficina del Censo a fines de mayo de 2020».

Como a los economistas les gusta decir, es importante juzgar las políticas por sus resultados, no por sus intenciones.

Los resultados de las cuarentenas masivas se están saliendo a la luz: han sido desastrosos.

Publicado con permiso de FEE. Por: Jon Miltimore.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.